El adiós a un héroe: Froilán Pedroza fue despedido por una multitud

froilan pedroza tapa

El policía que el viernes por la noche fue baleado durante un allanamiento peleó por su vida, pero la gravedad de la lesión en su cabeza originó múltiples fallas en su organismo y murió el sábado por la tarde. Ayer llevaron sus restos al Cementerio Norte en medio de mucho dolor y un gran acompañamiento.

Pedroza se fue como un héroe. “Un mártir”, así lo despidió el jefe de Policía de Gualeguaychú, comisario mayor Carlos Pérez. El Sargento de 44 años cayó durante un operativo por un disparo artero de un hombre que actualmente está alojado en el Hospital Centenario.

Su fallecimiento caló hondo en el sentir de la ciudad y eso se trasladó ayer en su despedida. Fue incesante la cantidad de personas que acompañó a la familia durante el velatorio en la Mutual del Frigorífico, pero ese número se incrementó notablemente antes de su traslado al Cementerio.

 

Nota relacionada: Se complicó la salud del hombre que baleó a Pedroza

 

Un grupo de cadetes de la Escuela de Oficiales “Salvador Maciá” fue quien retiró el féretro del inmueble y lo llevó hasta el auto fúnebre. Desde allí se inició la caravana que recorrió parte del centro de la ciudad y finalizó en el Cementerio. A su paso, y esperando en las esquinas, mucha gente se acercó a despedir al policía que no conocían, pero que a su manera estaban dolidos por la muerte.

Desde el fallecimiento del sacerdote Luis Jeannot Sueyro no se había visto un acompañamiento de esta magnitud. Cientos de personas esperaron la llegada del auto fúnebre en el cementerio mientras sonaba la despedida de la Banda de la policía de Entre Ríos.

froilan pedroza tapa 2

Los cadetes de oficiales bajaron el cajón del auto y caminaron unos 100 metros hasta el ingreso. Detrás los acompañaba la familia de Pedroza. Su mujer embarazada y sus cinco hijos, su padre, su madre, los hermanos. Lo único que se escuchaba era la marcha fúnebre y el silencio de todos.

En el ingreso principal al cementerio se realizó la despedida. Pérez recordó lo que había sido en vida el Sargento Pedroza, la relación que había logrado con sus compañeros dentro de la fuerza y lo mucho que se lo iba a extrañar. Pero además le prometió a la mujer del policía caído, Gabriela Frizzo, que “no la van a dejar sola”.

Después fue el turno del protocolo. El jefe y subjefe de la Policía de Entre Ríos, comisarios generales Gustavo Maslein y José Lauman, le entregaron a la esposa la gorra y la Bandera Argentina, mientras que la ministra de Seguridad de Entre Ríos, Rosario Romero, le obsequió una medalla.

Los cadetes volvieron a tomar el féretro y siguieron el camino hasta la última morada. La Policía hizo un cordón a lo largo de todo el trayecto y los últimos fueron sus compañeros del Grupo Especial. Los cadetes subieron las escalinatas y colocaron el cajón en el nicho 159. Fue el último adiós de toda su familia, de toda la Policía y de todo un pueblo que reconoció a Pedroza como uno de sus héroes.

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.