Advierten sobre los efectos negativos de “la epidemia del tabaquismo”

TabaquismoEn Argentina se estima que mueren por año 40 mil personas por enfermedades relacionadas con el tabaco. En 7 segundos una cuarta parte de la nicotina de un cigarrillo llega al cerebro a través de la arteria pulmonar.

 

La neumonóloga Alejandra Doval, integrante de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud, sostuvo que “elegir no fumar es apostar a la vida”.

Fumar es una epidemia y una adicción que genera daños en la salud del consumidor y si bien con el tiempo se han tomado medidas para contrarrestar la posibilidad de reducir su consumo, los resultados jamás han dejado de asumir cierta relatividad en cuanto a su éxito como medida preventiva en términos sanitarios. Así surge de un informe elaborado por el Ministerio de Salud de la provincia.
“Elegir no fumar es apostar a la vida, a optimizar la calidad de vida y fundamentalmente a dar un mejor ejemplo”, afirmó Alejandra Doval, neumonóloga integrante del cuerpo de profesionales de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud de Entre Ríos.
Dentro de las 500 marcas que están en circulación no se sabe a ciencia cierta qué contienen además de nicotina, y segundo porque circula la idea de que muchas de las tabacaleras están detrás de fomentar el uso del cigarrillo electrónico.

La profesional dijo que el cigarrillo es un asesino silencioso que va generando consecuencia de un modo gradual y letal. Por ejemplo, aseguró la doctora Doval, que en 7 segundos, una cuarta parte de la nicotina llega al cerebro a través de la arteria pulmonar. Es una droga psicoactiva y un potente reforzador conductual, capaz de producir severa dependencia química en el consumidor.
El cigarrillo actúa según la dosis. Pues, a dosis bajas, es psicoestimulante mejorando (paradójicamente) la capacidad mental, sobre todo en lo que hace a la concentración, sin embargo a dosis altas tiene un efecto sedante al actuar como depresor.

Enfermedades como consecuencia
Las enfermedades más importantes producidas por el tabaco son: las cardiovasculares, hipertensión, arritmias, infartos, accidentes cerebros vasculares, enfermedades respiratorias, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, bronquitis crónica, enfisema, reactivación asma, enfermedades digestivas, gastritis, úlceras, esofagitis, enfermedades del aparato reproductor y oncológicas entre otras seleccionadas dentro de un listado bastante más largo. Aumentando la incidencia no solo de cáncer de pulmón también de boca, gástrico, esofágico, urológico (vejiga) mama, leucemia, etcétera.
El tabaquista crónico se comporta frente a la actividad física como 12 años mayor que una persona que no fuma. Y, fumando 20 cigarrillos por día, equivale a realizarse una radiografía de tórax anual. Mientras que por otro lado, el fumador pasivo tiene el 30% de posibilidades de padecer las enfermedades de los tabaquistas, sean vasculares, respiratorias, sin haber sido su opción.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.