Agmer local ante el DNU de Macri: “Es una actitud poco democrática”

Oscar Avila - copiaEl secretario general de la seccional Gualeguaychú del gremio docente, Oscar Ávila, se refirió al decreto de necesidad y urgencia firmado por el Presidente que, entre otras modificaciones, elimina la paritaria nacional y reduce la representatividad de la Ctera en la negociación paritaria.

Como cada año, el tira y afloje de las paritarias docentes comienza a ser noticia durante el receso de verano. Pero, con el precedente del 2017, cuando desde el gobierno nacional se dio por tierra por lo dispuesto por la Ley de Financiamiento Educativo y, pese a las multitudinarias marchas y reclamos que los trabajadores de la educación de todo el país protagonizaron en Buenos Aires, no abrió –como sí lo había hecho en 2016, el primer año de la gestión Cambiemos– la paritaria nacional docente. ¿Qué implica esto? A grandes rasgos, se quita el “piso” salarial garantizado por la Nación para todas las provincias del país y se vuelve al esquema en que cada arreglo provincial depende de la fuerza de cada gremio y de la voluntad política y, sobre todo, de la capacidad de dar respuestas de cada gobernador. Así, hubo provincias que dieron un aumento de más del 38%, como San Luis, y otras que apenas superaron el 17%, como el caso de Salta.

 

Te puede interesar: Bordet convocaría a los docentes después del 15 de febrero

 

Ahora, con la modificación del decreto de necesidad y urgencia (DNU) firmado por el presidente Mauricio Macri, que modificó varias normas vigentes desde el 2007 y estableció, entre otras cosas, que cada gremio, tanto en el ámbito nacional como provincial, podrá estar representado únicamente por un miembro en las negociaciones paritarias, el histórico conflicto que amenaza con el no inicio de clases está más caliente que nunca.

Esto perjudica principalmente a la Ctera, que hasta el momento contaba con cinco de los nueve integrantes de la mesa sindical en las paritarias, por lo que tenía amplia mayoría a la hora de tomar decisiones. Pero prácticamente todos los gremios del país se manifestaron en contra del DNU presidencial. El caso de la Asociación gremial del magisterio de Entre Ríos (Agmer), lógicamente, no es la excepción. Desde el gremio, el que cuestionó con dureza la medida fue el secretario general local, Oscar Ávila.

En diálogo con ElDía, el docente y director de escuela cargó con dureza la actitud del Presidente y realizó una breve reseña de las conquistas que “están en peligro”.

Agmer Gualeguaychú

“En primer lugar es bueno reafirmar que los dirigentes somos peregrinos y que las instituciones continúan su vida más allá de nuestro pasaje; las que son  constituidas con una ley marco, como la 23.551/88, que es abarcativa de todas las actividades gremiales”, indicó.

“En las paritarias hay que tener principios políticos muy claros, como la distribución de las riquezas de un país. No se trata de confiar en la benevolencia de los gobiernos, sino presentar a sabiendas el monto de dinero que necesita un trabajador para satisfacer sus necesidades. No de lo que le hagan creer que necesita, sino de lo que en la realidad se demanda cada día para cumplir con los servicios esenciales, la educación de sus hijos, la comida, la salud y la recreación, entre tantos otros gastos”, enumeró el dirigente.

“Vemos con desagrado que el gobierno anuncie diálogos que no existen. Más aún, la campaña para desintegrar a las entidades sindicales, incentivando la desafiliación”, agregó.

 

Te puede interesar: Los docentes técnicos rechazan la eliminación de la paritaria salarial 

 

Asimismo, Ávila recordó las “conquistas docentes”, como la Ley de Incentivo Docente con aportes del gobierno nacional, “reconociendo en un 5% que existían provincias muy pobres que necesitaban de ayuda para pagar sueldos docentes con recursos propios”. Y el “logro en 2016 de la Ley 26.075, que establece el Programa Nacional de Compensación Salarial Docente”, cuyo objetivo fue, según la letra de la ley, “el contribuir a la compensación de las desigualdades en el salario inicial docente en aquellas provincias en las cuales se evalúe fehacientemente que, a pesar del esfuerzo financiero destinado al sector y de las mejoras de la eficiencia en la asignación de los recursos, no resulte posible superar dichas desigualdades”.

Ahora, con la firme decisión de anular la paritaria nacional, el gobierno muestra una “actitud que consideramos poco democrática, con un DNU se desecha la ley 26075/06 reemplazándola por un acuerdo fiscal entre gobernantes que son condicionados y otros que se dejan condicionar, poniendo en riesgo los logros de la clase trabajadora, como es la mesa de discusión paritaria docente”, finalizó el número uno de Agmer Gualeguaychú.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.