El corazón más hermoso

Vacíos y heridas en el espíritu están indicando vivencias en una persona, que la arman y definen.


Por Elsi Rodríguez

 
De los dolores y decepciones intensos, de las caídas y de los abandonos imprevistos, es necesario recepcionar el aprendizaje. Es desde esos acontecimientos que debe surgir un ser fortalecido espiritualmente y con la convicción que todo es posible sobrellevarlo. La fé y el buen amor deben ser la guía de aquellos que saben que dentro de cada uno hay una usina dispuesta a hacer frente a cada nueva historia.
 
———————————————–
 
El corazón más hermoso
 
Un día un hombre joven se ubicó en el centro de un poblado y proclamó que él poseía el corazón mas hermoso de toda la comarca. Una multitud se acercó y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en ni un rasguño.
Admirado, el joven se sintió más orgulloso aún. De pronto, una persona señaló a un anciano y dijo: “¿Por qué dices eso, si tu corazón no es ni aproximadamente lindo comparado con el de este hombre?” Sorprendidos, la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, estaba cubierto de cicatrices y hasta existían zonas donde parte del corazón habían sido reemplazadas por otras que no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares en su contorno. También había lugares con huecos donde faltaban trozos profundos.       
Entonces todas las personas tuvieron una gran confusión y pensaron ¿Cómo puede este hombre decir que ese corazón viejo es más hermoso?
El joven contempló el corazón del anciano y se echo a reír, “Debes estar bromeando,” dijo. “Compara su corazón con el mío… El mío es perfecto. En cambio el suyo es un conjunto de cicatrices y dolor”. “Es cierto,” dijo el hombre, “pero tu corazón no tiene el valor que posee el del anciano… Observa, cada cicatriz representa porciones de su corazón que él entregó a aquellos que ha amado. Muchos a su vez, le han obsequiado una parte del suyo, que colocó en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales se alegra, porque al poseerlos vibra con el amor que han compartido.” “Hubo oportunidades, que entregó un trozo de su corazón a alguien, pero esa persona no le ofreció un poco del suyo, allí quedaron los huecos… Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas le producen al haber quedado abiertas, ellas hablan de la capacidad de amar de ese anciano, siempre esperanzado con el regreso de esos seres para que ocupen el vacío que han dejado en su corazón y logren así experimentar también ellos la alegría del Amor”
“¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?”
El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó al anciano, arrancó una parte de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció. El viejo hombre lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó una porción del suyo y con él tapó la herida abierta del joven. La pieza se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes. El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho mas hermoso que antes, porque el intercambio de amor con el anciano fluía en su interior.
 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.