Apelarán el fallo que frenó la suba del gas y esperan definición de la Corte

Gas

 El Ministerio de Energía señala que dará los pasos procesales necesarios “para defender las medidas tarifarias que hemos dictado y que están plenamente basadas en los marcos legales”. La Corte Suprema podría definir la próxima semana.

Hasta anoche el Gobierno no había logrado reaccionar frente al fallo de la Cámara Federal de La Plata que anuló las resoluciones referidas a los aumentos en el gas de todo el país. El Ministerio de Energía de Juan José Aranguren emitió un escueto comunicado para decir que analiza los alcances del fallo y que dará los pasos procesales necesarios “para defender las medidas tarifarias que hemos dictado y que están plenamente basadas en los marcos legales”.

Allegados a esa cartera dejaron trascender que pedirán un recurso extraordinario a la Cámara y si se les niega, se presentarán en queja ante el máximo tribunal, mientras, esperan, sigan vigentes las subas de tarifas. En este supuesto las distribuidoras de gas deberían seguir facturando y los usuarios seguirían obligados a pagar por lo menos en los distritos donde no hay cautelares vigentes.

Siguieron además los rumores, fogoneados desde el Gobierno, de que la Corte se expedirá la semana próxima, aunque cada vez se nota más cautela en avanzar sobre el posible contenido del pronunciamiento. El tribunal se encuentra ante una cantidad creciente de cautelares que frenan los aumentos en el gas en nueve provincias: Santa Cruz, Chubut, Córdoba, Mendoza, San Luis, Salta y Jujuy, a las que se sumaron ayer Neuquén y Río Negro, más las dictadas en partidos importantes por su población como La Matanza, Avellaneda y Moreno. Y a todo eso se suma el fallo de La Plata que define por primera vez sobre la cuestión de fondo.

Esta avalancha de pronunciamientos judiciales revela un malestar de consumidores hogareños y pequeñas y medianas empresas que será difícil de soslayar para la Corte. Lo que se agravará porque recién a partir de agosto se recibirán las facturas más caras del año para los hogares debido a los consumos de invierno.

Está claro además que fracasó el acuerdo entre el Gobierno nacional y las provincias que pretendieron dejar sellado a principios de junio los ministros Aranguren y Frigerio con los gobernadores. Fue cuando resolvieron fijar los topes del 400% de aumento para hogares y 500% para el resto, frente a la decisión original que implicaba subas de más del 2.000% en la Patagonia y otras provincias donde no estaban vigentes los incrementos aplicados desde 2014.

Sucede además que este invierno se adelantó y mayo tuvo las temperaturas más frías de 60 años, por lo que aumentó el consumo y los topes fueron ampliamente superados por la realidad.Todo ese conjunto debe poner en aprietos a la Corte que tradicionalmente prefirió no expedirse sobre amparos. Además cuando ya hay fallo de segunda instancia sobre la cuestión de fondo, resultaría raro un dictamen por la vía del “per saltum”. Pero el problema mayor es del Gobierno porque no supo medir las consecuencias de lo que estaba decidiendo, y ahora tampoco encuentra la forma para rebobinar. Fuente: (Ámbito).-

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.