Asaltaron en una ruta brasilera a tres familias de Gualeguaychú

gualeguaychuenses asaltados

Ocurrió en las primeras horas del domingo, en la Ruta 290, que comunica Uruguaiana con Alegrete, en Río Grande do Sul. Tiraron miguelitos en el camino y cuando frenaron, delincuentes armados salieron de su escondite. Les llevaron dos autos y todas las pertenencias.

La caravana argentina partió de Gualeguaychú con destino a Mariscal, una localidad dentro del municipio de Bombinhas, a sólo 40 kilómetros de Camboriú. Viajaron en cuatro autos. En un Ford Focus lo hicieron Ariela Scola y su marido, en un Citroën C4 uno de sus hermanos y su familia, otro hermano y su familia radicada en Paraná lo hizo en otro Ford Focus,  y el hijo de Ariela con su novia en un Ford Fiesta 0km que el viernes había sido entregado de la agencia.

Cruzaron hacia Brasil por Uruguaiana y “luego de pasar la Policía Caminera en la frontera, a unos 30 kilómetros, sentimos algo en las ruedas delanteras del auto en el que viajábamos mi marido y yo”, relató a ElDía Ariela Scola, que hasta ese momento ignoraba que estaban a punto de ser víctimas de un atraco.

“Le hicimos seña a los otros tres autos para que pararan y frenaron a unos 300 metros más adelante. Cuando bajaron, salieron de los pastos al costado de la ruta y asaltaron a los autos de mis hermanos y mi hijo”, relató la mujer que desde su vehículo observaba toda la secuencia delictiva de un grupo armado de delincuentes.

Los asaltantes se llevaron dos de los tres automóviles. “Robaron el Citroën C4 y el Ford Fiesta, pero se ve que al Fiesta no lo pudieron manejar y lo abandonaron rápido. Le quemaron el embriague. El C4 al ser automático lo pudieron manejar bien”, narró.

Los delincuentes apuntaron con armas a los menores que iban en los vehículos y les exigieron la entrega del dinero. No les hizo falta mucho tiempo porque se llevaron todo lo que había arriba de los vehículos.

Para Ariela Scola la “zona estaba liberada”, porque tras denunciar el hecho en la Caminera que habían pasado 30 kilómetros antes, los policías trabajaron con mucha displicencia, como que no estaban interesados en solucionar nada, dejando prácticamente tirados a los entrerrianos.

El Fiesta apareció rápidamente porque no pudieron manejarlo, pero el C4 fue hallado el domingo por la tarde – obviamente- desmantelado. No había ninguna de las pertenencias de los propietarios, por lo cual no solo perdieron los equipajes y dinero, sino también toda la documentación personal y del rodado.

Ya de regreso en Gualeguaychú, Ariela Scola relató a la distancia la odisea que debieron atravesar. Acudieron al Consulado argentino, que los ayudó en su regreso al país con los automóviles que no contaban con la documentación. Pero ella sabe que la historia bien pudo ser otra, y eso lo tiene claro: “damos gracias que estamos vivos, que no nos pasó nada”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.