Cáncer y rehabilitación: Lo que se sabe y lo que se hace

CÁNCER

Argentina se encuentra dentro del rango de países con incidencia de cáncer media-alta. Los profesionales de salud debemos ocuparnos de optimizar las intervenciones para mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos en Gualeguaychú. ¿Cómo hacer? ¿Qué se sabe y qué se hace en este sentido?

 

Federico Peralta*

De acuerdo a las estimaciones realizadas para el 2012, según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), Argentina se encuentra dentro del rango de países con incidencia de cáncer media-alta (172.3-242.9 x 100000 habitantes). Se ha calculado una incidencia de 217 casos nuevos por año cada 100.000 habitantes. El cáncer de mayor incidencia es el de mama, con una tasa de 71 casos por cada 100.000 mujeres, seguido por los cánceres de próstata (44 x 100.000) y pulmón (32,5 x 100.000) en los hombres. (Fuente: http://www.msal.gov.ar/inc/acerca-del-cancer/incidencia/).

El diagnóstico precoz y la evolución en el tratamiento han ampliado la sobrevida de los pacientes oncológicos. Las opciones terapéuticas adyuvantes (quimioterapia, radioterapia y terapia hormonal) no actúan solamente sobre las células cancerígenas, afectando también tejidos sanos circundantes y/o a distancia. Este daño es la causa de los múltiples efectos adversos, ampliamente documentados en la bibliografía científica internacional.

De estos eventos adversos, la fatiga física y/o cognitiva es el que se presenta con mayor frecuencia, afectando entre el 70 y el 100% de las personas con cáncer. Es habitual escuchar relatos de cansancio, agotamiento y/o debilidad en las personas en tratamiento. Por otro lado, el desarrollo de fatiga tiene un fuerte impacto sobre la calidad de vida, afectando las actividades diarias y determinando importantes consecuencias sociales y económicas. Debido al curso de la enfermedad y al tratamiento adyuvante, las personas con cáncer tienen una peor calidad de vida que las personas que no tienen esta enfermedad. Además se ha descripto una marcada reducción de la tolerancia al ejercicio, que se exacerba durante los ciclos de quimioterapia. La capacidad de ejercicio es un fuerte predictor del estado de salud general y de la sobrevida en las personas con cáncer. Es decir, que tener disminuida la capacidad del ejercicio anticipa un peor estado de salud general y una menor sobrevida.

¿Por qué disminuye la capacidad de ejercicio en las personas con cáncer?

Las drogas quimioterápicas (antraciclinas y ciclofosfamidas, las más usadas para el tratamiento de las mujeres con cáncer de mama) presentan cardio-toxicidad. Dicha cardio-toxicidad altera la función del corazón y ha sido postulada como un factor determinante de la intolerancia al ejercicio. El corazón, ante el uso de estas drogas, disminuye su capacidad de bombeo generando sensación de falta de aire, palpitaciones, fatiga y/o dolor anginoso durante las actividades del día a día.

¿Cuáles son los efectos de la rehabilitación en las personas con cáncer?

La rehabilitación en los pacientes con cáncer tiene más de 70 años de ejecución y estudio por parte de la comunidad científica internacional. Además, la rehabilitación llevada a cabo por un profesional de salud ha demostrado ser segura y efectiva en cuanto a la reducción de la fatiga, de la ansiedad, mejora del índice de masa corporal y, lo más importante, es incuestionable la mejoría en la calidad de vida por medio de un programa de rehabilitación adaptado para esta población. Algunos protocolos de entrenamiento han mostrado, además de los resultados antes comentados, una reducción de un 40% del péptido natriurético cerebral. Éste péptido es un marcador de la hipertrofia y la severidad de la falla cardíaca. En la misma línea, otros trabajos han estudiado la función del corazón, mostrando una mejoría de la misma en los pacientes oncológicos que llevaron a cabo un programa de rehabilitación durante los tratamientos adyuvantes de quimioterapia o radioterápia.

Notas de del autor

A pesar de que la literatura internacional es más que contundente para entender que el tratamiento de rehabilitación debe ser llevado a cabo en las personas con cáncer, en Argentina el desarrollo de este tipo de programas aún es muy excepcional y no está incorporado dentro de las prácticas habituales de salud. Generalmente los pacientes oncológicos que realizan rehabilitación, son derivados por las alteraciones secundarias generadas por el proceso de la enfermedad o bien por lesiones asociadas. En la experiencia personal, los pacientes oncológicos que he tenido la oportunidad de rehabilitar, fueron derivados por lesiones en su sistema nervioso o bien por alteraciones ortopédicas. Los resultados obtenidos en este tipo de pacientes han mostrado una sincronía con lo reportado en la literatura científica, con lo cual el enfoque del tratamiento oncológico es parte fundamental en un tratamiento kinésico en esta población. Por otro lado, y teniendo en cuenta la situación particular de Gualeguaychú, es muy necesario, además de realizar un estudio exhaustivo de los factores generadores de cáncer, promover el tratamiento de rehabilitación en los pacientes oncológicos y fomentar la formación académica en los profesionales a cargo. Teniendo en cuenta que esta situación no solo se repite en toda la Argentina, sino en gran parte del mundo.

 

*Licenciado en kinesiología y fisiatría UBA orientado a rehabilitación psicofísica y trastornos del equilibrio; docente UBA y responsable de CIRIC Formación Permanente. MN: 12024, MP: 1405

 

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.