Tuvo migraña durante 25 años y terminó con el dolor luego de eliminar dos alimentos

migrañaAndrea Henson, de 46 años, sufrió durante 25 años de una migraña que muchas veces perjudicó su vida, hasta el punto de terminar en el hospital tras un grave ataque del crónico malestar que la afectaba.

“Mis episodios siempre fueron impredecibles. Podían comenzar rápidamente y afectar mi visión o tener un comienzo más pausado y con una duración de entre uno o tres días”, relató la mujer a DailyMail.

Por lo mismo, esta mujer de Inglaterra y dueña de una empresa de banquetería, decidió someterse a una serie de exámenes para encontrar la causa detrás de sus terribles dolores de cabeza.

“Tenía la sensación de estar siempre agotada y adolorida, pero no había nada que pudiera hacer. Como manejo mi propio negocio, tenía que intentar estar lo mejor que podía”, apuntó Andrea.

Ante esto, a la mujer le prescribieron unas tabletas para tratar migrañas “muy fuertes” y que debía tomar sólo cuatro veces al mes, dado que dentro de los efectos secundarios se encontraba la somnolencia y los mareos.

Pero todo cambió dos décadas después, cuando la mujer decidió someterse a un test de intolerancia alimentaria, llamado YorkTest, para ayudar a sus clientes con requerimientos especiales, con el que logró descubrir su problema.

“Pensé que sería una perfecta oportunidad para obtener una visión más profunda respecto a las sensibilidades de diversos clientes, y además quería estar al tanto de la salud de mi familia, y logré que tanto mi esposo como mis hijos se hicieran el test conmigo”, contó la madre de dos hijos.

Fue así que descubrió que sus dolores se debía a su intolerancia a la leche de vaca y al maíz, síndrome que también afecta a sus hijos McKenna, de 18 años, y Carter, de 16 años, quienes tampoco pueden consumir el primer alimento.

Por lo mismo, actualmente la familia comenzó a consumir leche de soya y Andrea dejó en claro que sus migrañas han desaparecido lo suficiente como para recuperar su vida.

¿Por qué es malo obligar a un bebé a que coma?

bebe comiendoLa alimentación de un bebé es un tema que a muchos padres nos cuesta, especialmente la etapa en la que empiezan a incorporar sólidos. En mi caso, al comenzar a darle alimentos nuevos a mi hijo, me di cuenta de que no iba a ser tan fácil como pensaba: la mayoría de las cosas parecían no gustarle (sobre todo lo salado) y muchas veces, intentando que las probara igual, terminábamos en llantos y enojos.

En mi frustración, lo que más me consolaba era la noción de que todos los chicos terminan creciendo y comiendo como seres normales. Nadie va a un restaurante a los 20 años y pide: “Banana pisada, por favor. Y si me puede hacer avioncito, mejor”. Pero aún así, supuse que estaba cometiendo varios errores y me propuse averiguar cómo mejorar mi técnica. Enseguida pensé en el Dr. Carlos González, el pediatra español al que admiro tanto, y le escribí. Fue muy grata mi sorpresa cuando respondió (casi de inmediato) y accedió a contestar mis preguntas, que les comparto a continuación:

¿Qué tipo de alimentos son los que prefieren los bebés por lo general?

Normalmente a los bebés les gusta lo que comen sus padres. Pero muchas veces les damos cosas muy distintas, extrañas mezclas en puré o productos industriales en polvo reconstituidos con agua, cosas que nosotros jamás comeríamos.

¿Por qué es malo obligar a un bebé a que coma, por más de que no le guste?

Click Aqui
Por muchos motivos. Primero, porque obligar a comer es peligroso; si el bebé llora mientras le metemos comida en el boca puede aspirar el alimento. Segundo, porque ya tenemos un grave problema de obesidad infantil, sólo faltaría que los niños comieran todavía más. Tercero, porque es contraproducente: cuanto más le intenten obligar, más se negará a comer, y acabará odiando aquellos alimentos con los que le han obligado. Con tan mala fortuna que los padres siempre insisten más en los alimentos que consideran más sanos, y nunca insisten con las golosinas o la comida basura. Los niños acaban odiando la comida sana. Pero, sobre todo, porque no se puede obligar a comer a un ser humano. Porque es indigno. Ni siquiera en la cárcel pueden obligar a comer a los presos.

Entonces, ¿qué hay que tener en cuenta para iniciar la alimentación con sólidos en los bebés de forma correcta?

Darles comida normal, la misma que comen los padres, sin triturar (por supuesto, cortada en trozos de tamaño adecuado, y quitando huesos, espinas, etc), y sobre todo permitiendo que sea el propio niño el que la agarre con la mano o con el cubierto y se la lleve a la boca.

Fuente: La Nación

De 127 kilos a 63 en dos años sin recetas mágicas

Carli Jay de Sydney es una mujer que inspira a miles de personas a través de las redes sociales mostrando que con perseverancia y determinación se puede cambiar los malos hábitos por una vida saludable.
Jay padecía de obesidad mórbida con 127 kilos en 2014. A los 28 años comenzó una estricta dieta y un entrenamiento duro. Al cabo de dos años había perdido la mitad de su peso corporal.Hoy pesa 63,5 kilos.
Carly Jay consumía 400 calorías diarias. Bajó 64 kilos en dos años
En su cuenta de Instagram, @misscarlijay_healthyliving, motiva a miles de personas
Atribuye este gran logro a un trabajo duro en el gimnasio junto con una dieta saludable “Ten un poco de fe en ti mismo y toma el riesgo”, comenta en una de las imágenes que comparte con sus más de 50 mil seguidores en Instagram.
Carli Jay pesaba 127 kilos en 2014
Hoy Carli Jaiy luce así, pero comparte fotos viejas de ella para demostrar cuán lejos llegó
Hoy con un entrenamiento duro y una dieta saludable consiguió el peso ideal
Tras conseguir su meta en el tiempo que había fijado, ahora ella quiere motivar a otras personas para que sepan siempre hay tiempo para hacer algo. “En lugar de quejarme por el tamaño de mi cuerpo hizo algo al respecto”.

Y asegura que el primer paso es “salir de la zona confort” para comenzar la gran transformación.
Fuente: Infobae