Un árbol, una casa, la Patria

Lozano

Un árbol fuerte y frondoso, capaz de dar cobijo y frutos, nos muestra una parte de su realidad, mientras que la otra permanece oculta. A veces podemos observar la dimensión de sus raíces cuando por algún motivo debe ser trasplantado. Claro que esto depende también de la especie arbórea, del clima, del suelo… Pero quiero quedarme con esa idea expresada de modo tan bello por el poeta: “Porque después de todo he comprendido / por lo que el árbol tiene de florido / vive de lo que tiene sepultado”. (Francisco Luis Bernárdez)

Continuar leyendo

20 de Junio: Belgrano, un prócer necesario

-ManuelBelgrano

No voy a pretender que el Presidente sea un conocedor de la labor de Manuel Belgrano, menos que intente imitarlo, lo que sería muy bueno, simplemente digo que en épocas de olvidos interesados y fiestas patrias en que su pueblo está ausente, la figura del creador de la bandera nacional se vuelve necesaria como la conciencia moral de Mayo y se proyecta al futuro.

 

 

Ricardo Luis Mascheroni*

 

 

Manuel Belgrano es el presente, por su compromiso en cuestiones que a más de 200 años los argentinos seguimos padeciendo en lo económico, en lo social, en lo ambiental y de género, entre otras.

En su visión de una economía con gran sensibilidad social, Belgrano expresaba: “el mejor modo de socorrer la mendicidad y miseria es prevenirla y atenderla en su origen; y nunca se puede prevenir si no se proporcionan los medios de que el Mendigo busque su subsistencia.”

En una lección de moral económica, y en defensa de los pequeños productores, propone la creación de un fondo de fomento “con destino a socorrer al Labrador”, y continúa diciendo en torno a la oligarquía de entonces y ahora: “yo espero que se adopte el pensamiento, para evitar los grandes monopolios que se ejecutan en esta Capital, por aquellos hombres que desprendidos de todo amor hacia sus semejantes, solo aspiran a su interés particular, y nada les importa el que la clase más útil del Estado, o como dicen los economistas, la clase productiva de la sociedad, viva en la miseria y en la desnudez que es consiguiente a estos procedimientos tan repugnantes a la naturaleza, y que la misma religión y las Leyes detestan. Es preciso confesar que los pudientes no han hecho más que el Comercio de Europa sin atender a otros ramos, se ha pensado que el dinero era la verdadera (riqueza); así es que a la plata y oro se ha pospuesto infinitos otros medios más útiles a la humanidad”.

Tampoco le fue ajena la situación de niños y mujeres en estado de pobreza, para los que proponía la creación de escuelas públicas y de artes y oficios. Con las cuales se daría ocupación a la gente pobre y especialmente a los niños e industrias, “para que trabajasen tantos infelices, y principalmente el sexo femenino, sexo en este país, desgraciado y expuesto a la miseria y desnudez, los horrores del hambre, y estragos de las enfermedades, expuesto a la prostitución, expuesto a tener que andar mendigando de puerta en puerta un pedazo de pan para su sustento, sabedor de todos los males que sufre este sexo por falta de trabajo”. Y para el trabajador reclama salario digno, ya que  “es indudable que el hombre se abandona luego que no halla recompensa en su trabajo, y que no ve el premio de sus fatigas”.

 

En torno a los suelos y su protección, decía: “No se debe menos atención a los montes. Es indispensable poner los mayores esfuerzos en poblar la tierra de árboles, mucho más en las tierras llanas, que son propensas a la sequedad cuando no están defendidas, la sombra de los árboles contribuye mucho para conservar la humedad, y proporcionan mil ventajas al hombre; en Europa, se premia a todos los que hacen nuevos plantíos, y los particulares por su propia utilidad se destinan a este trabajo, además de haberse prescrito leyes por los Gobiernos para un objeto tan útil como este. Tal es en algunos cantones de Alemania que no se puede cortar árbol ninguno por propio que sea para los usos de carpintería sin antes haber probado que se ha puesto otro en su lugar; añadiendo a esto que ningún habitante de la campaña puede casarse sin presentar una certificación de haber comenzado a cultivar un cierto número de árboles; también asegura, que en Vizcaya hay mucho cuidado para que todo propietario que corte un árbol ponga en su lugar tres”.

 

“Se podía principiar cercando las Heredades con los  árboles. Los cercos contribuyen a la fertilidad del terreno, defienden de los grandes vientos, y hacen que se mantenga más tiempo la humedad; siendo de árboles como propongo, pueden dar leña  para sus necesidades…y  con el tiempo tendremos maderas en abundancia para nuestros edificios y demás usos”.

Distinto hubiera sido el destino del quebracho y otras especies, si los funcionarios hubieran homenajeado a Belgrano con hechos, más que con actos que no sirvieron para salvar nuestro patrimonio natural.

En relación a la importación, y los fondos buitres cuyos efectos provocan: recesión,  imposibilidad de venta de nuestras propias manufacturas, quebranto de los hacendados por falta de valor de las producciones, dice: “Señores, todos los pagos se han hecho con dinero en efectivo” y se pregunta “¿Y cuáles han sido las ventajas que hemos conseguido? La destrucción, el aniquilamiento de nuestros fondos,”. Y  sigue,  “Están persuadidos aun, con un orgullo increíble, que su poder es inmenso, y aun les parece que no hay autoridad que los juzgue, y por esto mismo se les debe hacer conocer la energía con que nuestros jueces han sostenido las obligaciones de sus cargos,” aunque más no “sea para que conozcan nuestros venideros que hubo hombres de bien en medio de la corrupción,” que supieron mantener la pureza de las leyes y cumplieron con lo que ellas mandan.

Sobre la concentración y la distribución de la riqueza dice: “como lo aseguran los Economistas, la repartición de las riquezas hace la riqueza real y verdadera de un País, elevándolo al mayor grado de felicidad, mal podrá haberla en nuestras Provincias, cuando se reducen las riquezas a unas cuantas manos que arrancan el jugo de la patria y la reducen a la miseria”. Belgrano habla de monopolios, clases sociales explotadas, fomento del Estado a las actividades productivas, mejoramiento de la calidad de vida, miseria y desnudez de los trabajadores, etc., por lo que no tengo dudas que si en el Gobierno Nacional, leyeran estas frases, sin saber su autor, diría que están en presencia del discurso de un populista, que no comprende las ventajas del mercado global.

 

*Docente

“¿Qué ves cuando me ves?”

Desigualdad nota Lozano

Así canta una canción de hace unos años. Muchas veces repetimos que las “apariencias engañan” y, sin embargo, nos seguimos guiando por ellas para establecer escalas de valores falsas, juicios inadecuados, o simplemente chismes.

 

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano

 

 

Seguimos sosteniendo que “no todo lo que reluce es oro”, y sin embargo ilusamente buscamos felicidad en una marca de ropa, de zapatillas o un modelo de celular, cuando no de moto o auto.

Pero volvamos nuestra mirada sobre la gente. Te propongo imaginar o recordar fotos de los diarios o revistas de las últimas semanas. ¿Te ayudo un poco? Niños en ciudad bombardeada, movilizaciones en Venezuela, Fiesta del 25 de Mayo, algún artista de TV,  gente durmiendo en la calle, jugadores de futbol, migrantes, políticos, el Papa…

¿Qué vemos? ¿La misma dignidad? ¿Igualdad de oportunidades? ¿Equidad económica? ¿Acceso a los derechos elementales?

Como si Francisco hubiera estado ante las mismas imágenes que nosotros, nos dice que “deberían exasperarnos las enormes inequidades que existen entre nosotros, porque seguimos tolerando que unos se consideren más dignos que otros, (…) como si hubieran nacido con mayores derechos” (LS 90).

“¿Qué ves cuando me ves?” ¡Qué pregunta! Como dice otra canción: “Yo soy lo que soy no soy lo que ves”, “Somos tan distintos e iguales, todos somos uno con los demás”.

Francisco nos da una pista para una respuesta bien concreta y sin vueltas: “si ves en el otro a tu hermano nadie puede quedar excluido”. Y es así. Mientras que una parte de la humanidad, o de la sociedad, o de mi barrio no sean mirados como hermanos (que lo son realmente) es difícil pensar en una sociedad más justa.

Si no hay justicia, tampoco habrá paz social, la cual no se pierde o vulnera únicamente cuando hay enfrentamientos violentos en la calle.

Cuando muchos niños no se nutren adecuadamente, están descalzos y no van a la escuela, viven hacinados y están en riesgo de ser abusados, no hay paz social; tampoco con jóvenes que ni estudian, ni trabajan, ni buscan hacerlo, cuando son usados por las mafias narcos como soldaditos o mulas; cuando campesinos o indígenas son expulsados de sus tierras; no hay paz social.  Hace un par de semanas escribí en esta columna dominical que la droga empezó a ir a la escuela y tiene asistencia perfecta. Unos docentes me hicieron llegar su reflexión por medio de un sacerdote para agregar que también tiene asistencia perfecta el abandono de los padres, la práctica sexual a temprana edad, el poco valor de la vida (propia y ajena). ¡Cuánta violencia!

Muchas veces nos preguntamos “¿qué puedo hacer yo?”. En realidad mucho. Empecemos por “cambiar la mirada” para poder también transformar el corazón. Veamos hermanos en cada persona. Veamos derechos que me muestran deberes, obligaciones.

Vos podés crecer en generosidad. Este sábado 10 y domingo 11 de junio se realiza la Colecta Nacional de Caritas. Una excelente oportunidad. Y si leíste hasta aquí me atrevo a darte algunos ejemplos para ser concreto.

Si vivís en una casa en la cual no filtra agua cuando llueve, que tiene agua potable, y cloacas, pensá en tus hermanos que no. Si tenés cómo calentarla ahora que empieza a hacer tanto frío, pensá en tus hermanos que no. Si tus hijos y nietos van a la escuela o a la facultad, pensá en otros que no, y que también “son tuyos, nuestros”.

Si en tu familia tienen trabajo, pensá en tantos que no, o no tienen un sueldo digno.

Si tus riquezas crecieron en un año por encima de la inflación, compartí con los que no llegan muchas veces a fin de mes.

Si te enriqueciste de modo fraudulento por medio de la coima o la corrupción, y llegaste hasta estos renglones del texto, devolvé lo que robaste.

Te recuerdo el lema de la Colecta de este año: “Si ves en el otro a tu hermano nadie puede quedar excluido”.

Jesús enseñó: “No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las paredes y los roban. Acumulen, en cambio, tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que los consuma, ni ladrones que perforen y roben. Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón”. (Mt 6, 19-21)

Y la carta de San Juan es bien elocuente: “Si alguien vive en la abundancia y viendo a su hermano en la necesidad, le cierra su corazón, ¿cómo permanecerá en el amor de Dios?” (I Jn. 3, 17).

Con el dinero recaudado se sostienen diversos emprendimientos en todo el país. En San Juan se ayuda en dos Áreas: Educación, y Economía Social y Solidaria.

En el Área educación se compran materiales didácticos, libros para clases de apoyo escolar y se promueven merenderos. En Economía Social se acompaña el trabajo de micro emprendimientos de promoción laboral en tejidos, panificación, muñequería, servicios de lunch, etc.

También se puede colaborar llamando al 0810-222-74287 o ingresando al sitio: www.caritas.org.ar

El próximo martes 13 de junio se cumple un nuevo aniversario de la Fundación de San Juan. Pidamos a Dios que nos ayude a vernos como hermanos.

El sábado 17 de junio (en la celebración de la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo), viviremos un momento muy importante y significativo para la Iglesia en San Juan de Cuyo. Nuestro actual Arzobispo monseñor Alfonso Delgado, en el comienzo de la misa me entregará el báculo (el bastón que utilizamos los obispos) y la sede para presidir la Celebración, quedando en ese momento a cargo de la Diócesis como nuevo Arzobispo. Te invito a participar a las 16 hs del sábado en la puerta de la Catedral, y a sumarte en la oración. Demos gracias a Dios por estos años de servicio a la Arquidiócesis de San Juan y a la Región de Cuyo de mi hermano Alfonso.

 

*Arzobispo coadjutor de San Juan de Cuyo y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social

Nisman, Cartasegna y la Justicia: “Impunidad y muerte van de la mano”

Nisman Cartasegna

Giovanni Falcone, fue un juez que con dedicación y coraje logró desarticular en la década del 80 a la mafia en Italia.-Mediante la realización de un mega juicio fueron condenados cientos de integrantes de la “Camorra”, la “Cosa Nostra” y la “Ndrangheta”, quienes ilícitamente durante casi un siglo y medio se manejaron con total impunidad en contra de la ley.

Continuar leyendo