El huracán Irma cambió de rumbo y apunta directo a Miami Beach

huracan

La tormenta pasó sobre Barbuda, San Bartolomé y San Martín en la madrugada del miércoles y se dirigía hacia la isla boricua, República Dominicana, Haití y Cuba. Llegará Florida durante el fin de semana con vientos de casi 300 kilómetros por hora.

Residentes y turistas del sur de Florida comenzaron hoy la evacuación a la espera del huracán Irma, el mayor que se tiene registro en el Atlántico. Es que el ciclón cambio su trayectoria y ahora apunta directamente hacia Miami Beach.

El huracán Irma, el más poderoso del que se tenga registro en el Atlántico, tocó tierra el miércoles de madrugada en islas en el nordeste del Caribe, avanzando en una ruta hacia Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Cuba, antes de posiblemente dirigirse a Florida el fin de semana.

Los estragos del fenómeno ya se sentían sobre el mediodía en San Juan. El Centro Nacional de Huracanas advirtió que la marejada cicloncia causaría un fuerte oleaje de y aumentaría el nivel del mar hasta 1,8 en la costa norte de Puerto Rico, mientras que en las Islas Vírgenes llegaría a los 3,3 metros.

Son preocupantes los estragos que puede causar Irma a su paso por La Española (República Dominicana y Haití), especialmente en la segunda, donde se declaró alerta roja en todo el territorio, con centenares de familias aún en campamentos como consecuencia del huracán Matthew y unas 40.000 personas todavía desplazadas por el potente terremoto que destruyó parte de Haití en 2010 y que dejó unos 300.000 muertos.

Este miércoles, el ojo del huracán Irma inició su recorrido con su paso sobre Barbuda en torno a las 1:47 de madrugada (5.47 GMT), según el Servicio Nacional Meteorológico de Estados Unidos. Vecinos de la zona dijeron en la radio local que las líneas telefónicas se habían caído. Aguaceros y fuertes vientos castigaron la vecina isla de Antigua, levantando escombros por los aires mientras la gente se resguardaba en casa o en refugios del gobierno.

Posteriormente, el fenómeno atravesó por la mañana las islas antillanas de San Bartolomé, donde permaneció más de una hora, y luego alcanzó San Martín, según indicó el servicio de meteorología francés Météo France. “Se están dando en estos momentos impactos importantes en estas islas” caribeñas, subrayaron las autoridades. El mar “está golpeando con una extrema violencia” en las costas y hay una “gran sumersión de las zonas bajas del litoral”, agregó. Según autoridades locales, unas 7.000 personas en estas islas se han negado a refugiarse, pese a la activación de la alerta máxima.

La tormenta de categoría 5 mostraba vientos sostenidos máximos de 295 kilómetros por hora (185 mph), según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, que calificó el fenómeno como “potencialmente catastrófico” y con vientos que amenazan la vida.