Codegu: “intolerancia dirigencial y autismo sobre la realidad”

Corporación

No es ninguna novedad que las instituciones intermedias, en general, sufren una profunda crisis institucional. Algunas más que otras porque tienen más o menos responsabilidades, sea por qué equivocaron el camino, por una falta de liderazgo y de una dirigencia competente o por no tener en claro su misión

Raúl Arellano

Opinión

 

Las instituciones no pueden ser mejores que las personas que las integran, y ese es el punto. Corporación del Desarrollo no es la excepción, razón por la cual ha entrado en una profunda crisis institucional donde la incompetencia de sus dirigentes, el voluntarismo y alguna pasividad de las entidades miembros han permitido este estado de cosas. Eso trae aparejado algunos efectos no deseados como un desprestigio importante y una falta de protagonismo en los quehaceres comunitarios.

Los chinos consideran a las crisis como un privilegio, dado que supone una gran oportunidad para cambiar la historia y no un problema.

Hoy Corporación es una entidad neurótica, es decir desde afuera da la impresión de que no pasa nada, pero desde adentro pasa de todo por decisiones equivocadas reiteradas: una intolerancia dirigencial importante y un autismo preocupante sobre la realidad, sin gestión suficiente, sin  proyectos transcendentes, ni alguna idea interesante, producto de no tener algunas cuestiones en claro. Todo esto produce una debilidad institucional preocupante y la autocrítica sigue estando ausente.

Está demostrado que cuando se ignora la realidad ésta en algún momento prepara su propia venganza y se cobra todo.

También digo que las entidades no se resisten al cambio, sí se resisten a que las cambien con relatos inconsistentes y poco creíbles.

El desarrollo moderno abarca un aspecto económico, un aspecto social y no puede faltar el aspecto ambiental, y para eso se necesitan de políticas claras con un objetivo determinado, ideas superadoras y una estrategia que haga posible todo eso. Corporación está en falta, sea por desidia, por incompetencia o por autismo.

El desarrollo necesita una mirada estratégica de mediano y largo plazo capaz de pensar el Gualeguaychú del 2030 y evaluar los distintos obstáculos a sortear para así trazar un camino.

He participado durante muchos años activamente sea como auditor municipal, como síndico, como asesor y como consejero, y eso me da cierta autoridad para esbozar una crítica constructiva. Salvemos a Corporación entre todos, porque a todos de una manera u otra nos interesa que le vaya bien por distintas razones. La ecuación público-privado no puede estar ausente en este proceso.

Porque el futuro no será lo que suceda, sino lo que seamos capaces de hacer hoy para que suceda. Definitivamente decir que No, no es negar el pasado, decir que No es corregir el futuro. Que así sea.

 

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.