Para Colombatto, prohibir el glifosato “ocasionaría un daño muy grande”

José Colombatto

El presidente de la Sociedad Rural Gualeguaychú, José Colombatto, se mostró en desacuerdo con la prohibición del agroquímico de “un día para el otro”, pero aclaró que se debe controlar y castigar el mal uso, y desde la entidad no se defenderá a aquellos que dejan “mal parado” al campo.

La polémica por la utilización del glifosato en el campo y la decisión municipal de crear una ordenanza para prohibir su uso, almacenamiento y comercialización dentro del ejido urbano de Gualeguaychú, sigue originando opiniones a favor y en contra según desde donde se mire.

La semana pasada se realizó una reunión en el salón del Concejo Deliberante entre los legisladores de la ciudad y un grupo de productores, que acudió al encuentro para sentar su oposición a la intención de prohibir la utilización del agroquímico.

José Colombatto, como representante de la entidad rural que preside, opinó que la reunión con los concejales fue muy positiva y que fue una buena ocasión para dialogar con los ediles sobre la compleja situación que se presenta para el sector.

 

Nota relacionada: Concejales y productores debatieron sobre la prohibición del glifosato

 

Colombatto fue muy claro. Sentó su oposición a la prohibición del uso del glifosato “de un día para el otro”, debido a que trata de una “herramienta para trabajar en las explotaciones agropecuarias”, de las cual depende la economía de muchas familias, y si se llegara a sancionar la prohibición “ocasionaría un daño muy grande”.

El Presidente de la Rural aclaró que no está en contra que se  hagan todos los controles necesarios y que se castigue como corresponde a quienes  no cumplen con la ley; y aseguró que la Rural no va a salir a defender a personas, que dejan “mal parado” al campo, porque hay una “gran mayoría de productores que cuida el recurso suelo y el medio ambiente trabajando como corresponde”.

Frente a esto, exigió la participación del Estado en los controles para que se cumpla con las buenas prácticas agrícolas con una mayor cantidad de inspectores. “Al glifosato se lo asocia con la soja únicamente, cuando en realidad también se lo utiliza en una alfalfa, una pastura”, señaló Colombatto, y agregó que hay muchos productores que además de hacer agricultura, tienen tambo, ganadería, producciones en donde necesitan aplicar este agroquímico para combatir las malezas, porque de lo contrario se les hace inviable la producción.

 

Nota relacionada: “Si prohíben el glifosato lo apoyaremos y lo respetaremos”

 

El ruralista también criticó la arbitrariedad de la ordenanza que se quiere promulgar, porque la mayoría de los campos que forman parte del ejido se dedican a la ganadería y un poco de agricultura. La sanción de esta legislación “afectaría notoriamente sus economías y se profundizaría el éxodo rural”. Además se preguntó qué alternativa de producción le daría el municipio a los afectados por la medida, para que no se vayan del campo y abandonen la producción.

Aseguró que hubo quejas de productores que tienen su campo a 30 kilómetros de la ciudad y serían alcanzados por la ordenanza, en tanto que otros ubicados “cruzando el Gualeyán por la Ruta 20 no tienen problemas”,  por el dibujo y los alcances del ejido.

 

Nota relacionada: Glifosato: La Mesa de Enlace propuso no prohibir pero controlar

 

Por otro lado, Colombatto se mostró preocupado por las chacras y los campos ubicados en proximidades de la ciudad que lentamente se están poblando de espinillos y malezas, porque “tener un campo cerca es cada vez más complicado por los robos, y son pocos los que se arriesgan a tener animales, por temor al robo y las carneadas”.

Finalmente, indicó que es un tema que “tiene que seguir  debatiéndose con todas las partes interesadas y no cerrar la posibilidad del uso de este agroquímico de un día para el otro”.

 

El clima

La falta de lluvias está  causando  estragos en la parte agrícola y en menor medida en la ganadera.

Es así que la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer) pidió la “emergencia agropecuaria”, porque el problema de la sequía alcanza a toda la provincia y “desde cada entidad rural se está elaborando un informe con los alcances de este fenómeno, para luego ser elevado al gobierno provincial, y que este tenga en cuenta  todo lo que está padeciendo el productor”.

En materia de agricultura los rindes de soja van a estar muy lejos de lo esperado, mientras que el maíz sufre el stress calórico. La ganadería también afronta las consecuencias de casi 60 días sin lluvias importantes, salvo algunas aisladas y localizadas.

Colombatto contó que en los campos semi bajos “se secó prácticamente todo” y en los esteros “podes andar en un vehículo sin problemas debido a que se han quedado sin agua, al igual que en la naciente del Arroyo Ñancay”. Agregó que los campos bajos mantienen algo de agua por las últimas sudestadas, pero si llueve pronto la situación pasará de ser crítica a grave.

 

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.