Crisis en la UE: el gobierno de Italia rechaza a los inmigrantes

El buque humanitario Aquarius, con más de 600 náufragos a bordo, debió seguir hasta España porque no los dejaron desembarcar en Italia

La crisis desatada en Europa por la negativa del nuevo gobierno de Italia a recibir los migrantes del buque humanitario Aquarius aumentó peligrosamente cuando Roma exigió una disculpa pública a París por las declaraciones formuladas por el presidente Emmanuel Macron, convocó al embajador francés en la capital italiana y amenazó con anular una reunión prevista para entre los líderes de ambos países.

Tras 72 horas de crisis en pleno Mediterráneo y con 629 migrantes a bordo, el Aquarius comenzó finalmente u travesía hacia España, que aceptó abrir el puerto de Valencia, donde debería llegar a fines de semana.

En Francia, después de dos días de embarazoso silencio y criticado incluso en las filas de su propio partido, Macron denunció el “cinismo e irresponsabilidad del gobierno italiano”. Una declaración que cayó como una bomba en Roma, donde el nuevo primer ministro, Giuseppe Conte, advirtió ante el Parlamento que “Italia no puede aceptar lecciones hipócritas de países que prefirieron mirar hacia otro lado en materia de inmigración”.

Al mismo tiempo, Matteo Salvini -hombre fuerte del gabinete, ministro del Interior y líder de la ultraderechista Lega- exigió excusas y amenazó con anular la reunión prevista entre Macron y Conte. Según Salvini, Francia debe pasar “de las palabras a los actos” después de haberse comprometido a acoger inmigrantes provenientes de territorio italiano, “lo que todavía no ha hecho”, precisó.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.