Desgarrador relato de la víctima de Martínez Poch, el DJ abusador

Conmovida-Martinez-Poch-Mauricio-Nievas_CLAIMA20160802_0370_28

Revivió ayer en el juicio el drama que le hizo vivir su ex, el DJ Cristian Martínez Poch. Relató que la tuvo cautiva 2 meses, le pegó, la drogó, la violó y la hizo tener sexo con otro hombre.

El llanto interrumpió varias veces su relato. Es que la abogada Vanessa Rial (41) expuso ante el Tribunal Penal de La Plata la humillación, el calvario que padeció junto a Cristian Martínez Poch (51) el DJ platense que está acusado por violar, secuestrar y golpear a esta joven abogada y de abusar a sus dos hijas en su departamento del centro de la ciudad. “Aún le tengo miedo. Sólo si queda preso voy a poder hacer mi vida en paz”, confesó al final de un testimonio estremecedor que ofreció a los jueces con la asistencia de una psicóloga.

“El Conde” Martínez Poch está acusado, además, de violar a dos de sus hijas que tuvo con una primera pareja. Y de haber mantenido cautiva a su ex novia y abusado de ella durante más de 15 días en septiembre de 2013. Los cargos son por abuso sexual doblemente agravado por el vínculo, a sus dos hijas, “quienes pudieron huir de esta situación cuando tenían 14 y 15 años”, según la fiscal Florencia Budiño. Otras dos imputaciones son por haber ejercido suma violencia y el secuestro de la abogada en un departamento de calle 22 entre 58 y 59. Allí la habría drogado con narcóticos antes de someterla. También la justicia lo acusa del delito de violencia de género ejercida contra las tres mujeres.

Esposado. El DJ también fue imputado por abusar de sus dos hijas de su primer matrimonio. FOTO: Mauricio Nievas

Esposado. El DJ también fue imputado por abusar de sus dos hijas de su primer matrimonio. FOTO: Mauricio Nievas

En la primera audiencia del juicio declararon las jóvenes abusadas, quienes exigieron que el trámite fuera a puerta cerrada. “Cuando escucharon la voz de su padre se tapaban los oídos”, contaron a Clarín en Tribunales. Ayer, el acto fue público, pero Vanessa pidió que separaran al procesado de la sala. “Su presencia es aterradora y tan solo oír su voz me genera trastornos”, pidió. Los jueces lo avalaron.

Vanessa recordó desde el inicio, la relación tormentosa con el disc jockey. “Me lo presentó un amigo abogado en 2013. Pensé que había encontrado a mi príncipe azul, era seductor, encantador”, comenzó la descripción. Pero enseguida llegó el desencanto. Después del primer fin de semana juntos, Martínez Poch le dio pastillas para ir al trabajo. “Son vitaminas. Tomalas”, le exigió. Eran calmantes y otras drogas. La joven reconoció: “Estuve todo el día empastillada”. Eso era solo el principio. Después de controlarla toda la jornada, “El Conde” la fue a buscar en su moto. La obligó a subir y volvieron al departamento. Otra vez le suministró drogas. “Me contó cosas de mis padres que yo nunca le había dicho. Ahí empezó a amenazarme”, detalló.

Luego, la llevó a cenar con un amigo del DJ. La abogada no recuerda detalles, pero sabe que terminó en el departamento de ese hombre y la obligaron a mantener sexo oral con el desconocido mientras Martínez Poch la miraba y se masturbaba. Al final, la violó.

Hubo más vejaciones. “Los abusos se daban a veces en el balcón y él sabía que yo le tenía miedo a la altura, jugaba con eso. Cuando más me asustaba yo, más me violaba. Cuando yo me ahogaba y me faltaba el aire él traía una bolsa y me la ponía en la cara diciéndome que tenía que respirar rápido. Mientras él me sacaba la ropa y me hacía de todo en el balcón yo no paraba de gritar”, dijo Rial ya en medio del llanto desgarrador. “¿Por qué no se iba?, preguntó el juez Juan José Ruiz. “Me quería escapar pero no tenía voluntad”, reconoció la víctima. “Cuando una vez pude escapar me agarró de los pelos y me llevó a alta velocidad al departamento y me dio una gran golpiza que jamás me voy a olvidar”, contó Rial.

Otra vez se refugió en una finca en Cañuelas, pero Poch amenazó a los padres de la abogada. La odisea terminó el 6 de septiembre de 2013, cuando rescataron a la mujer y detuvieron al abusador.

Fuentes judiciales explicaron que el juicio oral que se realiza en el Tribunal Oral N°1 de La Plata podría terminar a fines de agosto. Está previsto el paso de más de 60 testigos en los próximos días. De acuerdo con las acusaciones, Martínez Poch podría ser condenado a más de 8 años de prisión. Está detenido desde hace casi tres años con prisión preventiva.

“Para contar esto estuve en tratamiento con tres psicólogas y una internación en un neuropsiquiátrico. Tomo medicación para no tener alucinaciones con él. Es terrible porque me siento perseguida. Es horrible vivir así y trato de salir adelante, aunque a veces siento mucho dolor por todo lo que pasé”, dijo sobre el final la abogada ultrajada por el DJ.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.