“Dicen que el trabajo dignifica a las personas, puedo asegurar que es así”

Abdías Miranda es uno de los 20 jóvenes con diversas discapacidades que ingresó a realizar tareas al Municipio. En noviembre pasado había contado a ElDía las dificultades de vivir con distrofia muscular; ahora, celebra tener una ocupación, aunque sea hasta agosto, que es lo que dura el programa.

Tiene 34 años. A los seis su madre recibió en el Hospital Garrahan el diagnóstico que cambiaría la vida de su hijo para siempre. Abdías Miranda tiene distrofia muscular tipo Becker, un trastorno hereditario caracterizado fundamentalmente por la debilidad muscular de los miembros inferiores.

El avance de la enfermedad, que es progresiva, hizo que fuera perdiendo movilidad hasta tener que resignarse, no sin innumerables resistencias, a la silla de ruedas. Hace algunos meses, en noviembre del año pasado, accedió a una entrevista con ElDía, en la que relató las dificultades que tiene que sobrellevar desde que se despierta hasta que se acuesta.

 

Nota relacionada: m

 

“Hay cosas a las que no te acostumbrás nunca”, había contado en esa oportunidad, después de relatar los momentos en que perdió la posibilidad de andar en bicicleta o conducir un auto. Pero hay algo que la vida no le pudo arrancar a este joven gualeguaychuense: la sonrisa y la esperanza. Ahora, hace poco menos de un mes y como resultado de golpear una y otra puerta, disfruta del trabajo que le fue asignado en el Área de Accesibilidad e Integración de la Municipalidad.

“Trabajo en un grupo amable, se adaptaron a mí y me asignaron tareas que puedo hacer. Llevo adelante el seguimiento de la gente que está haciendo el certificado de discapacidad, para que traiga algún papel si le falta y tenga la entrevista con la junta médica lo antes posible”, contó en la oficina que ocupa los lunes y los viernes por la mañana, en el edificio de la vieja terminal.

“Hay una frase que dice que el trabajo dignifica al hombre, puedo asegurar que es así. El estar ocupado en algo hace bien. Acá hago las tareas que puedo y eso me hace bien, me cambia el día. Además, yo siempre estuve del otro lado, haciendo los trámites, por lo que entiendo que los tiempos y las dificultades de alguien que tiene una discapacidad no son los mismos que los del resto de la gente. Eso me ayuda a hacer bien mi trabajo”, expresó el joven.

Junto a Abdías ingresaron a diversas áreas municipales 19 chicos más, que desempañan tareas dependiendo de sus capacidades tanto físicas como intelectuales. En este sentido, el joven valoró esta posibilidad porque “a quienes tenemos alguna discapacidad no nos dan laburo en cualquier lado” y “aunque no es mucho lo que puedo ganar y se termina en unos meses, es una linda posibilidad para estar mejor”.

 

Nota relacionada: El Municipio emplea a 20 personas con diferentes discapacidades 

 

“Todavía estamos muy lejos de ser una sociedad integradora y adaptada a las posibilidades de todos. Pero se están haciendo cosas, por ejemplo, después de la nota en el diario en el local de Musimundo pusieron una rampa desmontable, y hasta creo que se me da más paso cuando ando en la calle en la silla de ruedas. Quizá, hace falta darle mayor visibilidad a la situación nuestra, que es más complicada que la del resto”, sintetizó el joven que confía en tener continuidad laboral “en algún lugar” después de agosto.  Mientras tanto, disfruta de su trabajo.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.