El Hogar de Ancianos cura Jeannot celebró sus primeros 85 años

Ayer la entidad sin fines de lucro que alberga a 29 abuelos conmemoró un nuevo aniversario. El vicepresidente Gustavo Píccoli, se refirió al momento que atraviesa la institución, cómo hacen para vivir el día a día, y proyectar a futuro.

El dirigente habló sobre la alegría que les provoca que la institución- pese a todos los avatares-  en su larga trayectoria esté viva, activa y que la historia se “prolongue en el tiempo, especialmente si tenemos a nuestras espaldas la imagen y el inmenso legado del Padre Jeannot Sueyro”, sacerdote que eligió el asilo como su último hogar.

También a distintas personalidades como Alberto Campostrini, y un número destacado de gente que trabajó mucho por el hogar, y ni “hablar de la comunidad toda que hace posible que esta obra se sostenga”.

Píccoli aeñaló que el Hogar de Ancianos Cura Jeannot sería inviable si no “contáramos con un recurso económico mínimo. Siempre tenemos un déficit, y las obras que se encaran es con los fondos que se recaudan en una actividad”.

En lo que se refiere al mantenimiento de la institución, el costo diario, mensual y los distintos pagos de servicio, indicó que cada vez se hacen más difíciles de afrontar, máxime en el “contexto económico que estamos atravesando”.

Los tutores responsables de los abuelos que están alojados en el Hogar nos comentan que los ven bien, con “predisposición para hacer cosas que la edad y su salud les permiten”.

Quienes tienen familiares tutores pagan una cuota mensual, y los que no “tienen a nadie, el hogar se hace cargo”.

Los adultos mayores “no es un cuerpo que se sienta y vegeta. Ellos tienen una  actividad, un proyecto de corto, mediano y largo plazo. Así lo entiende y lo lleva a la práctica la comisión que rige los destinos de la institución, luchando diariamente para que los abuelos se sientan cómodos y reconfortados”.

El Vicepresidente del Hogar remarcó que los integrantes de la comisión y el grupo de colaboradores son voluntarios; no cobran un peso por lo que hacen, y se autoimponen  “brindarle al abuelo todo lo que esté a su alcance”.

Recordó que desde un primer momento se trató de ver las alternativas de los “requerimientos que había solicitado el Pami, como que las abuelas estén en un cuarto privado con baño incluido”. Fue un desafío que la clase 61 que asumieron y hoy es prácticamente una realidad.

La organización no gubernamental se “planteó el desafío de mejorar el parque, de realizar tareas manuales, pequeños granitos de arena que hacen la felicidad del abuelo en su entorno, siempre en la búsqueda de que no sea algo estanco, con  actividades todos los días de la semana”.

En cuanto a la atención que reciben los adultos mayores, indicó que “médicos y nutricionistas trabajan juntos en distintos puntos como control de peso, dietas especiales y demás”.

Comentó que grupos de jóvenes vienen a leerles libros y a cantarles a los abuelos,  en un evento donde los “dos extremos de la vida se juntan en un mismo espacio”.

 

Muchas actividades

Son varias las que se realizan en el Hogar: La semana comienza con actividades físicas supervisadas por el profesor Daniel Quintero, actividad que se repite el miércoles, día en el que visita el Hogar, Cata Antúnez  de la Divina Misericordia de San Juan Bautista con todo su equipo.

Por su parte, la licenciada Valeria Lonardi dicta un taller de Psicoterapia los días martes; mientras que los jueves pueden disfrutar de un ciclo de cortometrajes, documentales, gracias a la gentileza de Martín Falco. Los viernes, la profesora Adriana Padilla hace Arte-Terapia, en tanto que Sonia Luján está a cargo de Abuela cuenta cuentos.

En otro orden, estudiantes de la ENET Nº 1 estarán coordinando detalles para el manejo de la biblioteca.

 

 

 

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.