El uso de las TIC en el ámbito económico

La llamada economía digital está en expansión en todo el mundo. Tiene que ver con el uso que consumidores y empresarios hacen de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).


La Cámara Argentina de Comercio Electrónico acaba de informar que las ventas en la Web mueven más de 5.000 millones de pesos al año y se trata de un mercado en expansión.

El promedio de incremento interanual del comercio electrónico ha sido en los últimos cinco años del 39,2% y el acumulado entre 2004 (con ventas por 1.020 millones de pesos) y fines de 2009 es del 413,7%, revela el informe.

Según los datos, el 22% de los usuarios de Internet compra frecuentemente por este medio. Hay que pensar que en Argentina se calcula que hay alrededor de 23 millones de personas conectadas a la red.

Las ventas realizadas online se vinculan al hecho de que las empresas y los consumidores argentinos pierden el temor a lo desconocido y se animan a operar desde la computadora.

El impacto de Internet en el comercio argentino representa el 7,4% del volumen del comercio electrónico en toda Latinoamérica. Al margen de este movimiento económico, se estima que el 75% de los internautas argentinos consulta regularmente en la Web antes de hacer una compra en el mundo físico.

Además, la estadística revela que el 51,4% toma esa decisión online, aunque después vaya y pague directamente en el mostrador del negocio. Esto revela que el impacto real de Internet sea 10 veces mayor al comercio electrónico directo.

De todos modos, aunque aquí las ventas en la Web están repuntando, un informe internacional revela que la Argentina está rezagada entre las economías digitales.

El Digital Economy Ranking 2010, un listado de las principales economías digitales del mundo que evalúa a 70 países, situó a la Argentina en el puesto 46°, por debajo de otras naciones de la región como Chile (30°), México (41°) y Brasil (42°), según informó el diario La Nación.

Ese ranking mide la calidad de la infraestructura en TIC de cada país y la habilidad de los consumidores, empresarios y gobernantes para aplicarlas en el desarrollo nacional.

A los países se los evalúa en seis categorías: conectividad e infraestructura; ambiente de negocios; entorno social y cultural; entorno legal; visión y políticas públicas; y adopción de las tecnologías por parte de consumidores y empresas.

Del informe se desprende que, en América Latina, Chile lidera todas las categorías y la Argentina aparece muy bien posicionada en dos de ellas, en las que ocupa el segundo lugar: conectividad e infraestructura.

Sin embargo, el país exhibe magros resultados en las otras categorías (entorno social y cultural, ambiente de negocios, visión y políticas públicas, y adopción de las tecnologías por parte de empresas y consumidores).

El Digital Economy Ranking 2010, evalúa a 70 países de los cinco continentes y es elaborado desde 2000 por Economist Intelligence Unit, división del semanario británico The Economist, e IBM.

En el último informe, la Argentina aparece con un puntaje similar al de Bulgaria y Rumania. Quienes lideran el ranking son los países desarrollados, y dentro de estos se destacan los nórdicos.

El estudio, por otro lado, destaca la extensión de la banda ancha en todo el mundo y su creciente calidad derivada de la instalación generalizada de redes de fibra óptica.

Además, se indica que se va consolidando el acceso universal a Internet gracias a la inversión pública en infraestructura, y por la extensión del concepto que busca consagrar el acceso a la red como un derecho humano fundamental.

 

Comentarios