Ex general se envenenó tras escuchar su condena en La Haya

Veneno

Ingirió un líquido que guardaba en una botellita. Murió poco después, según informó la TV croata.

El ex general bosnio-croata Slobodan Praljak ingirió un líquido que guardaba en una pequeña botella momentos después de que los jueces confirmaran su condena a 20 años de prisión. Murió horas después, según informó la TV croata. El contenido del recipiente era según dijo el propio Praljak un tipo de veneno.

Praljak, de 72 años, fue comandante militar de las fuerzas bosnio-croatas entre 1992 y 1995 y fue juzgado en el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, el mismo que la semana pasada condenó a cadena perpetua por genocidio y crímenes de guerra y lesa humanidad al general serbo-bosnio Ratko Mladic.

Tras beber de la pequeña botella Praljak gritó: “no soy un criminal de guerra”. El juez ordenó inmediatamente requisar la pequeña botella para que fuera analizada y los servicios del Tribunal llamaron a una ambulancia.

A primeras horas de la tarde, un guardia de la corte anunció que Slobodan Praljak estaba vivo. “Está vivo y recibe actualmente cuidados médicos”, declaró a los periodistas. Pero poco después, la televisión croata daba la noticia: Praljak había muerto.

Praljak fue condenado, entre otros crímenes, por ordenar la destrucción de una de las maravillas culturales y arquitectónicas de los Balcanes, el puente del siglo XVI que unía las dos orillas de la ciudad bosnia de Mostar. La sentencia asegura que ese puente fue derribado en noviembre de 1993 para “provocar un daño desproporcionado a la población civil musulmana” de la ciudad. El puente fue reconstruido en 2004.

La sesión judicial de este miércoles debía servir para que el tribunal aceptara o no (finalmente no lo hizo) el recurso que la defensa de Praljak presentó a su condena y era la última sesión de un tribunal que cerrará sus puertas en diciembre tras más de una década juzgando a criminales de guerra de los Balcanes: 161 personas fueron juzgadas desde 1993 y 90 de ellas condenadas.

Crímenes de guerra en la ex Yugoslavia: Slobodan Praljak, un ex general bosnio-croata, se envenena y muere tras escuchar su condena

Slobodan Praljak ingiere una sustancia desconocida en la sala de la corte en La Haya./ EFE

Una nota de ‘Radio Free Europe’ explica como Praljak es un ejemplo típico de cómo “algunos de los más notables actos de destrucción del patrimonio cultural –destinados a borrar toda traza de la población musulmana de áreas de Bosnia que los croatas consideraban suyas- fueron organizados o llevados a cabo por hombres que antes de la guerra se habían construido una reputación de promotores de la cultura”.

Antes de la guerra Praljak fue escritor y director de cine. También fue director de teatro varios años, incluyendo un período como director del teatro de Mostar, ciudad que machacó con sus tropas durante la guerra. Praljak tenía varios diplomas universitarios: ingeniero, filósofo y sociólogo.

El puente de Mostar, desde el que en verano los jóvenes se lanzan al agua del río Neretva, fue construido en el siglo XVI por orden del sultán turco Suleyman el Magnífico y diseñado por el arquitecto Mimar Hayruddin. Era la joya de la arquitectura islámica en Bosnia. El puente sobrevivió cuatro siglos de intemperies y a la caída del Imperio Otomano, las dos guerras mundiales y la ocupación nazi.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.