Button volvió a festejar en una carrera accidentada

Image El GP de Malasia se canceló cuando quedaban 23 vueltas y el triunfo fue para el inglés, el puntero hasta el momento de la suspensión. El piloto de Brawn había ganado el fin de semana pasado en Australia, en el arranque de la Fórmula 1.


Cielo negro. Lluvia. Un clima infernal, peligroso y traicionero amenaza el Gran Premio de Malasia, la segunda prueba del año de la Fórmula 1. Van 31 vueltas y la decisión es lógica. Se suspende la carrera. ¿Sigue? Complicado. Continuar en estas condiciones puede ser suicida. Tensa espera. Tras 45 minutos de espera, los comisarios anuncian la suspensión definitiva. Algo curioso porque todavía quedaban 23 vueltas pendientes y no se ha cumplido el 75% que obliga el reglamento. Por eso, sólo se repartió la mitad de los puntos. Final. Alegría para el inglés Jenson Button que, hasta el momento de la cancelación era el líder en Sepang. Un arranque perfecto para el piloto de Brawn. Dos victorias sobre dos competencias.

La salida fue limpia, con problemas para Button, quien largó primero. Pero rápidamente el piloto inglés se vio superado por el italiano Jarno Trulli y, sobre todo, por el alemán Nico Rosberg, que tomó la punta. Hasta que comenzó el infierno…

La tormenta apareció y los pilotos comenzaron a entrar en boxes con el riesgo de regresar si la lluvia no paraba. El español Alonso fue la primera víctima al despistarse en la vuelta 22. Conclusión: todos a boxes para poner los neumáticos de lluvia. Pero las gomas de agua extrema aún eran una medida excesiva. Por eso, otra vez a boxes para cambiarlos por los de lluvia media. La estrategia comenzaba a jugar su partido.

Hasta que llegó el diluvio infernal. El cielo negro se hizo presente y comenzó a complicar a los competidores. Button, tras su cuarta parada, estaba puntero. El circuito se convirtió en un río y fue entonces que el coche de seguridad tuvo que suspender la carrera.

Tras 45 minutos de tensa espera, y a falta de 23 vueltas, los jueces de carrera decidieron decretarla bandera roja por la intensa lluvia. Todos los autos tuvieron que parar en la recta de salida y esperar. La suspensión final pareció acertada. Desde los boxes, Fernando Alonso dio su punto de vista: "Hay mucha agua y puede haber un accidente grave".

Los comisarios tomaron como final las posiciones de la vuelta 31. Button volvió a festejar y el podio lo completaron Nick Heidfeld y Timo Glock. Los siguieron Jarno Trulli, Rubens Barrichello, Mark Webber, Lewis Hamilton. (Clarín.com)

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.