Boca empató con Godoy Cruz

Image Empataron 1-1 en la Bombonera y el equipo de Ischia, que no jugó bien, quedó más lejos de la punta. Los goles fueron de Gaitán y Caruso.


Amargo. Ese sabor tiene que haber quedado en la boca de Carlos Ischia tras el empate por 1-1 ante Godoy Cruz de Boca en La Bombonera. La punta del Clausura le sigue quedando lejos, pero sobre todo porque el nivel que mostró su equipo no fue para nada bueno. Arrancó arriba el local a través de Gaitán, pero en el complemento se durmió, lo igualó Caruso y ya se quedó sin ideas para desnivelar.

Godoy Cruz asumió la responsabilidad de atacar en La Bombonera. No se quedó en el papel secundario del típico equipo visitante que enfrenta a Boca, se cuida cerca de su arquero e intenta salir de contra. Para nada. El equipo de Diego Cocca juega de la misma manera en Mendoza como en La Boca. Siempre por abajo, no abuso del pelotazo y tiene jugadores con criterio y buen pie. Por eso el Tomba complicó a los de Ischia en los primeros minutos.

Olmedo y Leiva en el medio recuperaban la pelota con facilidad ante un Riquelme estático. Víctor Figueroa, inclinado a la izquierda, y Martín Aguirre a la derecha les ganaban casi siempre a Chávez y a Gaitán respectivamente. Fue Forlín el que sostuvo firme a una defensa desnutrida ante los intentos de Leandro Caruso e Iván Borghello. Aguirre tuvo la más clara a los 10. Dejó en el camino a Forlín y a Battaglia, quedó en la puerta del área y sólo lo tapaba Abbondanzieri, pero su remate se fue por encima del travesaño.

Boca basaba sus ataques en centros. Desde la derecha, primero Chávez y después Gaitán, buscaron a Palermo. Pero el Titán no llegó a cabecear en ninguna de las dos oportunidades, a pesar de las malas salidas del arquero Ibáñez. Sigali, siempre cerca, obstaculizaba al capitán y goleador. Después de los 20 levantó Battaglia, y levantó Riquelme. Recuperó la pelota Boca y la movía con prolijidad. Riquelme se juntaba con el Pochí y con Gaitán para juntar gente y buscar a los laterales Ibarra o Krupoviesa para llegar con sorpresa. Sin embargo no generó un remate franco al arco.

Vallés se perdió la apertura del marcador a los 26, en una contra que manejaron entre Leiva y Borghello. Perdonó Godoy Cruz y Boca pasó por caja… Gaitán, por derecha, tocó para Palermo (Figueroa se llevó marcas para la izquierda). El nueve devolvió la pared con tanta fortuna que pegó en Olmedo y le quedó a Nico para entrar al área y enfrentar a Ibáñez. El zurdo definió al segundo palo, con calidad, a lo Messi en el primer gol frente a Venezuela… Boca encontró la ventaja casi sin buscarla.

El inicio del complemento fue clave. A los 30 segundos tocaron Riquelme, Palermo y Gaitán. Figueroa dominó la pelota en el área chica, se sacó de encima la molesta marca de Martínez, giró y remató de zurda. Ibáñez se hizo gigante y evitó el segundo de Boca. Nada volvió a ser lo mismo. Se confió el local, ante la chance clara en el arranque imaginó un desenlace mucho más simple, al menos en forma inconciente, pero esa confianza le generó un efecto secundario casi hostil.

Boca se quedó, inmóvil. De a poquito, Godoy Cruz comenzaba a manejar otra vez la pelota. Seguro y con criterio. Encima Nico Gaitán se ganó la amarilla, la quinta (se pierde el juego ante Estudiantes) e Ischia lo sacó para que juegue frente a Guaraní por la Copa. Boca perdió sorpresa sin Gaitán. Y a los 15, Boca se entretuvo con la pelota en la salida, salió sucia, la recuperó Leiva para el Tomba, tocó para Caruso y el delantero no perdonó. Giró, aprovechó la cortina de Borghello sobre Roncaglia y sacó un derechazo tremendo que se metió por el primer palo, al ángulo del arco de Abbondanzieri. Con poco, el equipo de Cocca llegaba a un merecido empate.

Media hora tuvo Boca en su cancha y ante su gente para meter un gol y llevarse los tres puntos. Tiempo suficiente para un equipo acostumbrado a las hazañas. Sin memoria, Boca se repitió en centros a Palermo que nunca llegaron a destino. Ischia puso a Palacio en lugar de Lucho Figueroa, y Rodrigo tuvo el gol al minuto de su ingreso, pero Martínez se lució para salvar a último momento a su arquero. También pudo haber dado la sorpresa Godoy Cruz, con el ingreso de Encina ganó profundidad por derecha, pero el centro del Sapito terminó con una mala definición de Víctor Figueroa.

Para el cierre quedaron los intentos desesperados de Boca. Sin claridad, si ideas, sin innovar. Una pelota parada de Riquelme encontró la cabeza de Krupoviesa, que se anticipó bien a Ibáñez. Aunque el balón se fue pegadito al palo. No hubo más tiempo para nada. Quedó sellado el empate 1-1 en La Bombonera. Una victoria hubiera sido demasiado premio para cualquiera. (Clarín.com)

El clásico fue empate

Gimnasia y Esgrima La Plata y Estudiantes igualaron 1 a 1 en el añejo clásico platense, que se disputó en el Estadio Único. El Lobo lo ganaba con gol de Cuevas. Pero en el sexto minuto de descuento llegó el empate de Sánchez Prette y desató la locura Pincha.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.