policias pagina 2El procurador general del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos, Jorge Amílcar García, corroboró que se pidió prisión preventiva para 17 efectivos policiales que protagonizaron la protesta que se llevó a cabo en Concordia.

Explicó que la sedición “es un delito grave, tal como el homicidio, no tiene vuelta atrás, tiene consecuencias”, explicó el letrado. Indicó que el delito de sedición agravada puede llegar a tener una pena de hasta 12 años de prisión.

Se recolectaron pruebas de los dos hechos, tanto de la sublevación como de los saqueos, y dichas pruebas “son las que llevaron a los jueces a solicitar la detención de los policías que participaron en la toma de la comisaría, lesionaron a sus jefes y los privaron de la libertad”, explicó el procurador general del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos, Jorge Amílcar García.

En este sentido, indicó que se “pidió prisión preventiva para los detenidos, porque durante todo este tiempo, se hubieran podido presentar de manera voluntaria, pero en cambio, amenazaron con cortes de rutas e insistieron en el absurdo de que una negociación extorsionada podía tener validez”.

Asimismo, García explicó que la sedición agravada “es un delito grave, tal como el homicidio, no tiene vuelta atrás, tiene consecuencias”, explicó el letrado e indicó que puede llegar a tener una pena de hasta 12 años de prisión.

Esta situación pone a los efectivos afectados a pase de disponibilidad, “estamos hablando de una situación de pasividad casi inmediata”.

Por su parte, el fiscal concordiense que entiende en la causa, Mario Guerrero, anunció que en los próximos días serán indagados los 17 policías detenidos en Concordia y el lunes solicitará la prisión preventiva. Todos fueron trasladados a la Unidad Penal de Federal, Mario Guerrero afirmó a Diario Río Uruguay, que los agentes que participaron de la toma de la Jefatura de Policía durante la noche del domingo 8 de diciembre “sabían lo que estaban haciendo. Tienen experiencia. Es de público conocimiento que toman la Jefatura a las 9 de la noche y a esa misma hora comienzan los saqueos”.

Manifestó además que los distintos hechos que investiga la Unidad Fiscal de Concordia “no fueron planificados por una persona sin experiencia o por un delincuente común, fue por gente experimentada en el tema. Que conoce y maneja determinadas situaciones y reacciones” y se preguntó entonces “cómo explicamos que a las 9 de la noche irrumpan la Jefatura tirando un gas lacrimógeno, tomando el lugar, y que al mismo tiempo empiezan en la zona noroeste los saqueos”.

“Las instituciones no pueden ser tomadas de esta manera, mucho menos cuando somos funcionarios públicos”, consideró.

“Creo que hay suficientes elementos para que otorgue la preventiva”, señaló el fiscal en diálogo con Diario Río Uruguay, ampliando que “la base está en que cómo se hace para que en estos dos meses siguieran prestando servicios en la fuerza y sus propios compañeros no pueden declarar en su contra porque los ven a diario en el trabajo. Es imposible que vengan hoy a declarar contra el compañero”.