Glifosato cero: Con una larga lista de reuniones se avanzará en 2018

Glifosato.jpg web

Aunque la gran mayoría está de acuerdo en la necesidad de cambiar el sistema de producción para reducir el uso de químicos, se plantearon otras diferencias. La necesidad de controlar la aplicación de la norma divide las aguas entre los concejales. “Ambiente no tiene presupuesto”, expresaron desde la oposición.

 

Mónica Farabello

 

El proyecto fue anunciado por el secretario de Desarrollo Social y Salud, Martín Roberto Piaggio. Fue el mismo día en que se anunciaban los resultados de la primera etapa del estudio interdisciplinario de los casos de cáncer en la ciudad.

Aunque fue muy bien recibido por la inmensa mayoría de la sociedad, no tardaron en llegar los cuestionamientos acerca de quiénes serían los responsables de controlar que se cumpliera la normativa.

Luego, llegó un sinfín de notas, pidiendo a los concejales reunirse para plantear su postura y aportar al proyecto. Ambientalistas e ingenieros agrónomos manifestaron posturas enfrentadas.

Por un lado, los ambientalistas pidieron la prohibición, no sólo del glifosato, sino de todos los agroquímicos. Por su parte, los profesionales de la agronomía manifestaron que sin controles la ordenanza no servirá para nada y preguntaron: ¿Qué pasará con las empresas que venden glifosato a pocos metros, pero fuera del ejido urbano?

Con este panorama, los bloques opositores dentro del Concejo Deliberante plantearon la necesidad de continuar con una agenda de reuniones, entre las que queda el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), la Universidad Autónoma de Entre Ríos, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Universidad Nacional de Entre Ríos, entre otros.

Desde el oficialismo el objetivo era aprobarlo antes de fin de año, aunque las audiencias se extenderán durante enero y febrero.

ElDía se contactó con ediles de Cambiemos quienes aseguraron que consensuarán una lista de audiencias para los primeros meses del años y resaltaron que el mayor punto está en los controles. En este sentido, indicaron que la provincia cuenta con dos inspectores para controlar la aplicación de agroquímicos, por lo que la ciudad debería contar con los propios.

Al respecto, Araceli Traba, concejal de Cambiemos opinó: “En Ambiente Municipal no tienen presupuesto. ¿Con qué van a solventar los controles y los inspectores? No podemos sacar una ordenanza que sea tapa de diario por unos días y que en la realidad no cambie nada”.

 

Aumento de tasas

Desde Cambiemos alertaron sobre la presentación de un proyecto para aumentar las tasas municipales. “Serían entre 35 y 65 pesos más para destinar al Ecoparque. Esto es porque Ambiente no tiene presupuesto”, argumentaron.

Esto, además de repercutir en las cuentas de los contribuyentes, plantearía una compleja situación a la hora de tomar personal para controlar la no aplicación del glifosato.

El tema es amplio, complejo y aborda uno de los temas más sensibles para todos: la salud y el ambiente. El 2018 comenzará de manera intensa y con cuestiones serias a resolver.

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.