Hoy en el cine de ALEA: Iris Murdoch

iris

Como todos los terceros viernes de cada mes, hoy continúa el Ciclo de Cine “La enfermedad de Alzheimer en el Séptimo Arte”, que la Asociación de Lucha en la Enfermedad de Alzheimer (ALEA) presenta este año en el Nuevo Hospital Centenario.

 

Julio Zarra*

A las 19,  con entrada libre y gratuita, se proyectará la película “IRIS” (Reino Unido, 2001), de 90 minutos de duración.

La escritora Dame Jean Iris Murdoch nació en Dublín, Irlanda, en 1919, y prontamente su familia se muda a Londres, donde ella recibirá una buena educación, comenzando su carrera como escritora, publicando varios ensayos sobre filosofía y el primer estudio en inglés sobre Jean Paul Sartre, hasta que en 1954 publica su primera novela, “Bajo la red”, éxito que trasciende las fronteras de su país y de Europa. Dos años más tarde conoce a John Bayley, un profesor de literatura inglesa y escritor, con quien comienza y mantiene una relación de amor que duró 43 años.                                                                                          Iris Murdoch escribió sin interrupciones a lo largo de toda su vida, con sensible profundidad en temas como la naturaleza del bien y el mal, la libertad, la sexualidad y el amor. Publicó 7 ensayos sobre Filosofía, 6 obras de teatro, 2 libros de poemas y 25 novelas, transformándose en una de las mejores escritoras de lengua inglesa del siglo pasado. En 1997, cuando tenía 78 años de edad y en plena productividad literaria, se le diagnosticó la enfermedad de Alzheimer, que la padeció durante 2 años, falleciendo a causa de este mal en 1999. Durante toda su enfermedad, fue cuidada y atendida por su marido, con una sensible dedicación que bien podría considerarse  el producto de la prolongada, intensa y apasionada relación de amor entre ambos.                                                                                     La película                                                                                                                              Dos años después de su muerte, como un tributo u homenaje póstumo, el director de cine inglés Richard Eyre estrena  el año 2001 la película biográfica “Iris”, centrándose en la historia de amor del matrimonio y en el período final de la vida de la escritora luego de contraer la cruel enfermedad de Alzheimer.                                           Verdadera obra emblemática en la filmografía sobre la enfermedad de Alzheimer, “Iris” es una película sólida, profundamente sensible e hiperrealista, donde muestra en riquísimos matices la intensa historia de amor entre los dos protagonistas, desde su juventud hasta su ancianidad. Y expresa sin caer en golpes bajos ni sensibleros sentimentalismos, el proceso de la enfermedad de Alzheimer en la vida de la escritora y la repercusión sobre la relación de pareja.                                                                                                                                   Una película que pretende, y lo logra, ser Literatura pero sin dejar de ser Cine. Como bien lo definiera su director, quien se propuso que la película gustara no solo a los amantes de la Literatura, sino a aquellos amantes del cine que nunca hubieran conocido o leído a Iris Murdoch.

LOS ACTORES                                                                                                                           Cuatro actores ingleses de primera línea: Kate Winslet (“Titanic” y 37 películas más) es la joven Iris. Judi Dench (la legendaria jefa de James Bond 007 del Servicio Secreto Ingles y 42 películas más) es la anciana Iris. Hugh Bonneville (“Notting Hill” y 20 películas más) es el joven John Bayley. Jim Broadbent (“Indiana Jones”, “Harry Potter” y 32 películas más) es el anciano John Bayley, por quien ganara el premio Oscar al mejor actor de reparto en 2001.

 

 LA PAREJA, EL AMOR Y EL ALZHEIMER                                                                              Desgarradora y cruelmente expresiva, “Iris” nos muestra la inexorable progresión del Alzheimer y la repercusión sobre la vida del enfermo y su cuidador. Sin caer en sensiblerías lacrimógenas, “Iris” es un film exquisitamente delicado, profundo y sincero, que  aunque ha intentado ser fiel a los hechos acontecidos durante la vida real de Iris y plasmar su verdadero espíritu, no es una biografía, ni tampoco es una ficción, sino un lúcido equilibrio entre ambas concepciones. Con una narrativa que va oscilando entre el pasado y el presente, insinuando un sombrío futuro de destrucción y muerte, “Iris” se debate entre la miseria y la grandeza humana, expresándose de manera sensible pero no sensiblera, internándose en controvertidos temas como las relaciones bisexuales, la búsqueda del placer, tanto físico como intelectual, la naturaleza del bien y el mal, los delicados principios de la libertad, conjuntamente con la simpleza del amor entre dos personas que se enamoran, se casan y pasan su vida juntos. Así “Iris” es un film multifacético, y trascendiendo la estética de su impecable lenguaje cinematográfico, aborda no solo la dimensión testimonial sobre el proceso de la enfermedad cerebral, (con los estragos provocados por la destrucción del aparato psíquico), sino el poético reflejo de la pasión del amor conyugal, pero sobre todo ahondando en el fascinante mundo de las palabras y el lenguaje, a la altura de una auténtica construcción  literaria. Con una inconfundible atmosfera británica, por su estética y su impecable lenguaje cinematográfico, grande pero no grandilocuente, de perfil bajo pero muy profunda, austera y muy rica a la vez, “Iris” es una película digna de verse una y otra vez, tal vez una de las mejores que el Ciclo de Cine de ALEA pueda ofrecer.

 

 

*Fundador y Presidente de ALEA

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.