¡A cuidarse del calor!

El cuerpo padece un estado febril cuando acontecen sucesivos días con temperaturas elevadas. Tomar ciertos recaudos es necesario para evitar complicaciones que pueden ir de leves a graves.

 

Image


Durante los veranos actuales es muy frecuente que sucedan jornadas continuadas donde las temperaturas máximas y mínimas superan el rango normal y sensaciones térmicas que van muchas veces más allá de los 40º. Esta “ola de calor” puede desencadenar distintos tipos de alteraciones orgánicas. Es en esos momentos cuando el cuerpo aumenta su temperatura interna y si no se recibe un tratamiento inmediato, el golpe de calor puede agravarse, transformándose en una insolación, la cual requiere de una atención de emergencia.

 
Del golpe a la insolación
En el golpe de calor el cuerpo se pone demasiado caliente, como consecuencia de actividad física, exposición al sol o por un ambiente excesivamente caliente. La persona comienza a sentirse débil y mareado, puede tener dolor de cabeza y mayor número de pulsos cardíacos. La sed es intensa, hay aumento de sudoración, la piel aparece fría y húmeda. La respiración es rápida y superficial.
En el caso de la insolación es el menos frecuente de los trastornos por calor, pero el de peor pronóstico. Es mucho más grave que el golpe de calor y a menudo ocurre luego de un golpe de calor. El cuerpo se calienta demasiado, aparece dolor de cabeza intenso y punzante. Hay debilidad, mareos y un estado de confusión. Aparece dificultad para respirar; estado febril y deshidratación donde se hace presente la sudoración escasa o nula y la piel seca. El sistema que regula la temperatura corporal, encargado de producir sudor comienza a funcionar de manera incorrecta, lo que pone en riesgo la temperatura cerebral. Pueden tener convulsiones o entrar en coma y por consiguiente hay riesgo de muerte.
Señales de peligro por el Golpe de Calor:Agotamiento, mareo, piel fría, palidez extrema o rostro sonrojado; puede llevar a dolor de cabeza, náusea, vómito.
Señales de peligro por Insolación: la piel aumenta de temperatura, y toma color rojo; irritabilidad, respiración agitada, pulso débil pero acelerado; puede desembocar en desmayo.
EN CUALQUIERA DE LAS DOS SITUACIONES “CONSULTAR AL MÉDICO”
 
Una guía saludable
Ø Reemplazar las sales y minerales porque se pierden con el sudor y son necesarias para el cuerpo. Las bebidas deportivas ayudan a resolver este problema, pero las personas que están haciendo una dieta baja en sales minerales deben consultar a su médico.
Ø Usar ropa apropiada, ésta debe ser delgada, suelta y de colores claros.
Ø Protegerse de los rayos solares, no exponerse entre las 11 hs y las 16 hs; las quemaduras del sol impiden al cuerpo enfriarse adecuadamente.
Ø Permanecer a la sombra, en lugares frescos o con aire acondicionado.
Ø Planear actividades al aire libre durante la mañana temprano o al atardecer, cuando las temperaturas no son tan elevadas.
Ø No dejar a los niños o a los animales dentro de los vehículos con las ventanas cerradas.
Ø Evitar comidas calientes o “pesadas”.
Ø Ingerir mucha agua fresca (agua y no gaseosas), aunque no se sienta sed.
Ø Ante síntomas tales como agitación o mareo, mojarse la nuca con agua fría o con un paño de hielo. De ser posible ir a algún sitio público donde exista un aire acondicionado (negocios, bancos, bares, etc.).
Ø Con respecto a los ventiladores, si bien no bajan la temperatura del aire, ayudan a evaporar el sudor de su cuerpo, aliviándolo.
 
 
 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.