Un informe sobre los abusos sexuales de las guerrillas conmociona a Colombia

reyes

Denuncian miles de casos de violaciones en el seno de las FARC y de otros grupos armados.

El escándalo de las agresiones sexuales durante el conflicto colombiano ha salpicado de lleno a las FARC pocas horas antes del trascendental encuentro de ayer entre su líder, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, y el presidente Juan Manuel Santos. El candidato presidencial de la ahora llamada Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común dialogará con el jefe del Estado para intentar destrabar los obstáculos surgidos en el proceso de paz.

Los paramilitares y las distintas guerrillas protagonizaron desde 1959 por lo menos 15.000 casos de violaciones, abuso sexual, mutilación de órganos sexuales, tortura o desnudez forzada, según la estremecedora investigación que durante una década ha realizado el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

El principal señalado del informe titulado La guerra inscrita en el cuerpo es Raúl Reyes, segundo comandante y “canciller” de las FARC convertido en un mito tras perder la vida en un ataque del ejército colombiano, en 2008, en territorio ecuatoriano, lo que provocó un fuerte choque diplomático con los países bolivarianos.

“Él siempre llevaba su doble intención porque a él le gustaba tomarla a una [se refiere a ella misma] para escolta, siempre tenía muchachas así, y después de abusar de una, a él le gustaba abusar de las muchachas que llevaba”, describe en el informe la ex combatiente Gina.

Varios testimonios confirman cómo Reyes abusaba de su poder para forzar a las chicas (Gina fue reclutada a los 9 años) de 9 a 15 años reclutadas a la fuerza, a las que amenazaba de muerte.

Las FARC prohibían este tipo de conducta, pero nada hizo para impedirlas. “No es preciso un aval explícito, pero hay un silencio al interior del grupo sobre el uso de la violencia sexual por parte de ciertos frentes. Hay unos privilegios en las jerarquías del grupo”, denuncia la antropóloga Rocío Martínez, investigadora del CNMH. En el grupo guerrillero también existía la política de obligar a las nuevas guerrilleras a abortar.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.