Infraestructura básica, el déficit de Entre Ríos

ruta erLa provincia exhibe una debilidad crónica: la raquítica infraestructura básica (caminos, puertos, ferrocarriles, energía), sin la cual no hay desarrollo económico posible.

A esa conclusión inquietante se arribó en el Foro de Entidades Empresarias de Entre Ríos, que reunió a un centenar de referentes del mundo de la producción y funcionarios de máximo nivel.

En un encuentro que tuvo lugar el miércoles pasado, en la sede de la Regional Paraná de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), se abordó la temática de la “conectividad y competitividad”, se dijo lo que ya se sabía: es preocupante el déficit de infraestructura que padece la provincia, a causa de la falta de inversión en las últimas décadas.

El subdesarrollo entrerriano tiene aquí una de sus caras más dramáticas: su mediocre infraestructura logística viene conspirando abiertamente contra el desarrollo de las fuerzas productivas.

El dato de la realidad es que falta mucha infraestructura en Entre Ríos, un déficit imputable a los gobiernos de las últimas décadas, ya que es en este terreno donde más patente se manifiesta la importancia central del rol de Estado en la economía.

“Entre Ríos no ha tenido, por lo menos, un plan estratégico de desarrollo de su infraestructura”, comentó al respecto la presidenta del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER), Patricia Popelka, una de las participantes del foro.

“La visión estratégica, no es al año que viene o a la próxima elección, necesitamos una meta a 10 o 20 años, para avanzar hacia adonde creemos que debe dirigirse la provincia de Entre Ríos”, aclaró la directiva.

En su opinión los problemas de infraestructura son un freno a la expansión económica. Al respecto dijo que Entre Ríos está amecetada y necesita “un salto de productividad”.

“Necesitamos cambiar el esquema de pensamiento”, manifestó Popelka y comparó: “La provincia de Corrientes hoy tiene indicadores más bajos que Entre Ríos, pero la tendencia marca que van a mejorar, mientras nosotros tenemos una tendencia estable y nos tiene que preocupar porque estamos amecetados”.
En las economías modernas se asumió hace tiempo que las vías de comunicación y la energía no garantizan per se el desarrollo, pero son su condición necesaria.

O en otros términos, un instrumento central para el desarrollo económico es la infraestructura productiva “dura”. Se entiende por tal a la densidad y calidad de la red de caminos, puertos, ferrocarriles, hidrovías y sistemas de distribución de energía.

Sin vías de comunicación, la producción no puede trasladarse a los mercados, o lo hace a muy alto costo. En tanto que sin fuentes de energía, los planes para el desarrollo de actividades de agregación de valor quedan en una nebulosa.

El diagnóstico compartido en el foro de entidades empresarias es que Entre Ríos ha padecido durante años diversos problemas de atraso en la inversión  relacionados con la infraestructura básica.

Esta realidad ha impactado decididamente en las actividades productivas de la provincia, impidiendo la generación de riqueza y empleo privado de calidad.

En el foro se habló del contrasentido de una provincia que lleva por nombre Entre Ríos, pero que es incapaz de aprovechar en su máximo potencial las oportunidades que brinda el agua como medio de transporte de riqueza.

El desafío hacia futuro, por tanto, es lanzar un plan de inversiones de gran aliento para ampliar y modernizar la infraestructura logística. Sin este requisito, es difícil pensar en una explosión productiva para la provincia

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.