Jack Ma: Diez años y 33 millones de empleos después

Jack Ma

Qué piensa Jack Ma, el carismático fundador de Alibaba (la mayor plataforma de comercio electrónico del mundo) y el segundo hombre más rico de China. Por qué dice que la tecnología ayudará al mundo.

Florencia Carbone

El primer salario que recibió, apenas graduado como profesor de inglés, fue de 9 dólares. Hoy es el segundo hombre más rico de China.

Su patrimonio neto actual ronda los US$38.000 millones y Alibaba, empresa que fundó el 4 de abril de 1999 en Hangzhou y que hoy es la compañía de comercio electrónico más grande del mundo, tiene un valor de mercado cercano a US$460.000 millones.

Jack Ma, Ma Yun o “The Boss” (“El jefe”, como lo llaman), es tan carismático como poderoso. Hace unos días estuvo en Buenos Aires (por tercera vez en lo que va del año) para participar de la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, que reunió en el país a 164 delegados de todo el mundo, representantes de diferentes naciones, organismos internacionales, organizaciones no gubernamentales, periodistas, etc (se calcula que hubo en las diferentes reuniones más de 4.000 personas).

Además de caminar distendido por las calles porteñas –las cámaras lo registraron en recorridas de jogging y zapatillas- brindó un par de charlas.

“Nunca supe que sería billonario y tan afortunado, que viajaría alrededor del mundo encontrando gente tan interesante. Hoy mi objetivo es tener un comercio electrónico inclusivo”, dijo el hombre que sólo el año pasado voló ¡847.000 horas!

Jack Ma se declara un ferviente defensor de la globalización y el libre mercado. Dice que la globalización no es mala, pero que necesita mejoras.

“Soy un fuerte creyente en la globalización y en el libre comercio, y en que la tecnología ayudará al mundo porque les permite acceder a las pymes, a la gente joven y a las mujeres, da oportunidades. Hoy a la gente no le gusta la globalización porque los países en desarrollo no tienen oportunidades ni soluciones. Tampoco la gente joven ni las pymes. Y es la tecnología la que les permitirá hacer las mismas cosas que han hecho las grandes empresas durante los últimos siglos”, dice entusiasmado.

Grandes vs. chicos

Asevera luego que muchas de las reglas que rigen hoy el sistema de comercio “están hechas para las grandes compañías” y relata lo que pasó en su país.

“Nuestra experiencia en China, en los últimos 18 años, prueba que el comercio electrónico está diseñado para los países en desarrollo. China no tenía infraestructura alguna de logística ni un buen ancho de banda. Empecé mi negocio en mi departamento, cuando en China no había nada, ni siquiera celulares, pero en los últimos 18 años hicimos que todo pasara. Estoy convencido de que este es el futuro (por el comercio electrónico). Sólo en los últimos 10 años, Alibaba creó 33 millones de empleos en China. Por el Día del Soltero (el 11/11), por las ventas online, se facturaron US$25.000 millones en un día. Más del 50% fueron ventas de pymes y buena parte de esas empresas no existían hace 5 años”, explica.

Luego agregará que decidió viajar a la Argentina porque sabiendo que en la Ministerial de la OMC se reunían más de 160 ministros de Comercio de diferentes países, creyó muy importante poder compartir las experiencias, lecciones y “errores” de los que aprendieron en China.

“Compartiendo información es como se aprende y así es como hicimos que ocurrieran las cosas y logramos que en China se desarrollara tan rápido el comercio electrónico y crecieran los emprendedores”, dijo frente a un auditorio repleto que lo seguía con absoluta atención.

Tsinghua Innovation Forum In Beijing...BEIJING, CHINA - APRIL 19:  (CHINA OUT) Jack Ma, chairman and CEO of Alibaba Group, speaks at the Tsinghua Innovation Forum at Tsinghua Science Park (TusPark) on April 19, 2011 in Beijing, China. The Tsinghua Innovation Forum is a part of Tsinghua University Centenary Celebrations, which held by Tsinghua University and Development Research Centre of the State Council.  (Photo by ChinaFotoPress/Getty Images)

Temores

Luego admitió que en el último tiempo ha escuchado “mucha preocupación”, especialmente por parte de los de países en desarrollo respecto del efecto de la tecnología en la pérdida de puestos de trabajo.

“No se preocupen por la tecnología. La revolución tecnológica destruye trabajos, pero también los crea. ¿Te gusta la revolución tecnológica? Está ocurriendo. ¿No te gusta? Está ocurriendo igual. Mejoremos la OMC haciendo la globalización más inclusiva. Cada país tiene que tener la oportunidad de estar ahí, cada pyme, cada joven. No es difícil, si China pudo hacerlo, si nosotros pudimos hacerlo, ustedes pueden hacerlo. Me acuerdo que hace 18 años le dije a los 8 fundadores de Alibaba: si podemos hacerlo, el 80% de los jóvenes chinos podrá hacerlo. No teníamos dinero. No teníamos nada más que la tecnología. La tecnología ayuda a la gente. La inteligencia artificial es algo que aterra a la gente pero el ser humano lo hará mejor. Conocemos menos del 7% del cerebro humano. Tenemos que tener confianza. Hoy no usamos el 93% de nuestro cerebro. Sólo con el 7% desarrollamos las máquinas y robots que conocemos. No hay que preocuparse por eso”, insistió.

Adelanto

Aunque Jack Ma insiste con la idea de que “nadie es experto en el futuro”, vaticina algunos cambios.

Dice que así como antes hablábamos del Made in China o Japón (ahora se habla del Made in the World  para referirse a los productos de ciudadanía global o Hechos en el Mundo a raíz de las denominadas Cadenas globales de valor, ya que, por ejemplo en los más de 200 componentes de un teléfono celular intervienen más de 20 países), en el futuro hablaremos del “Made in Internet”.

“Imagínense a un pequeño comerciante en Argentina que quiera vender cosas a Noruega o China a través de internet. Eso ya pasa. O a un consumidor chino que puede comprar lo que quiere del lugar del mundo que quiera y recibirlo en su casa en 72 horas. La idea es facilitar a todo el mundo, que los hacedores de política y los gobiernos faciliten el comercio a las pymes, los jóvenes y las mujeres”, describe.

¿Y el papel de la regulación? “Cuando empezamos con esto en China, no sabían cómo regularlo. Si el gobierno se hubiera dado cuenta de cómo regularlo, probablemente no hubiera crecido así. Las formalidades del comercio mundial van a modificarse. En los últimos 100 años el comercio mundial estuvo concentrado en grandes empresas que movían todo a través de grandes contenedores, de B a C (Business – Empresas- a Consumer –Consumidor). Creo que en el futuro será al revés, del Consumidor hacia las Empresas y no se hará a través de contenedores sino a través de encomiendas. El comercio electrónico es la única solución. No es una de las posibles soluciones sino LA solución. Y lo es especialmente para ayudar a los países en desarrollo, es la solución para las pymes. Es lo que hemos hecho en los últimos 18 años en China. El comercio electrónico necesita normas simples y modernas, lo que significa que tienen que diseñarse específicamente y a medida”, responde.

Más adelante, Jack Ma abundará en su postura anti-regulatoria.

“Creo que nuestro mundo está muy controlado por los reguladores. Hoy, por mi propia experiencia, digo: ¡Por favor dejen que surja la innovación primero! Tenemos que hacer políticas para facilitar la vida de los emprendedores. Cuando aparece una nueva tecnología es un gran momento para que los emprendedores innoven. La innovación y las políticas de regulación normalmente son contradictorias. Si hay demasiado control no habrá innovación. Creo que se trata de un balance. En Europa no se ven grandes compañías de internet y una de las razones es que tienen demasiados temores. Están preocupados por esto, por aquello. Tienen reguladores para todo. Ellos controlan todo y frenan todo. En cambio en los países en desarrollo no tenemos tanta regulación, y eso es una oportunidad que las pymes tienen que aprovechar.”

Casi sobre el final de una de las charlas que brindó, le preguntaron qué hace en su tiempo libre. Fue entonces cuando contó algunas cosas sobre su juventud.

“Era profesor. Odiaba serlo cuando me gradué. El presidente de mi Universidad me dijo que fuera a enseñar durante 5 años con la promesa de que durante ese período debía quedarme. Después de ese tiempo, me volví un buen profesor. Pero entonces pensaba, todo lo que le dije a mis alumnos son cosas que aprendí de los libros. Quiero ir afuera, al mundo de los negocios y después volver a enseñar, entonces seré un buen profesor. Era lo que pensaba…”, comenzó a relatar.

Y confesó: “Sin embargo, aprendí a ser CEO (director de su empresa) por mi experiencia de 5 años como profesor. Un buen profesor siempre espera que sus alumnos sean mejores que él. Uno quiere que sus alumnos sean científicos, banqueros, músicos, no que terminen en la cárcel. Todo lo que hago lo hago pensando que mi gente, mis colegas, puedan hacerlo mejor que yo. Me di cuenta que a cada lugar al que voy hace 18 años como CEO, voy en realidad como el Jefe de Educación de mi empresa. Voy a enseñar y compartir mi experiencia. Soy muy afortunado, conozco a gente muy interesante en todo el  mundo. Esa gente me da ideas para pensar cosas y hacer cosas con gente joven y empoderarlos para el futuro”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.