La clase media es la que levanta vuelo

Rafael Alonso - copiaEl presidente de Airbus (el fabricante de aviones europeo) para Latinoamérica y el Caribe cuenta el papel clave del grupo en el desarrollo del sector; ¿a quién le “robarán” pasajeros las aerolíneas de bajo costo? Mensaje para las operadoras tradicionales y los micros de larga distancia.

 

Florencia Carbone 

 

El aterrizaje de las compañías aéreas de bajo costo en la Argentina no sólo no les quitará pasajeros a las aerolíneas tradicionales o las empresas de micro de larga distancia, sino que sumará nuevos usuarios al sistema de transporte.

El que habla es que Rafael Alonso, presidente para Latinoamérica y el Caribe de Airbus, el fabricante de aviones europeo.

Tal como hace su principal competidor (el gigante norteamericano Boeing), Airbus elabora anualmente una proyección del crecimiento del tráfico aéreo para los próximos 20 años.

Según el estudio “Previsión Global del Mercado 2017-2036”, en las próximas dos décadas se duplicará la flota comercial de aviones, con un incremento de 35.000 aeronaves. Se estima que esa demanda generará a su vez la necesidad de contratar a 530.000 nuevos pilotos y 550.000 nuevos ingenieros de mantenimiento.

En esos números positivos juegan un rol clave los “pasajeros primerizos”, integrantes de la denominada Clase Media Emergente o Mundial, que empujarán de modo decisivo el crecimiento del turismo; y la ampliación y apertura de rutas aéreas.

“El factor preponderante que fomentará el aumento de vuelos durante los próximos 20 años es el número de individuos que será parte de la clase media, el cual se duplicará y alcanzará cerca de los 5.000 millones de personas”, dicen en el documento.

Para el caso de América latina, por ejemplo, se señala la evolución a lo largo de los últimos años: mientras en 2005 en la región había 243 millones de habitantes que pertenecían a la clase media, esa cifra trepó a 329 millones en 2015, sería de 429 millones en 2025 y de 504 millones en 2035.

A nivel global, los números indican lo siguiente: el colectivo de clase media en el mundo en 2005 reunía a 1.867 millones de personas, en 2015 a 2.792, en 2025 serían 3.776 millones y en 2035, 4.830 millones.

En la proyección de Airbus se calcula que durante los próximos 20 años la región Asia-Pacífico concentrará el 41% de los vuelos del mundo, el siguiente destino será Europa con un 20% y Norteamérica se ubicará en el tercer lugar con el 16% de los viajes.

AirBus - copia

El tráfico aéreo en China y la India casi duplicará el crecimiento anual respecto de mercados maduros como Norteamérica y Europa Occidental.

¿Y qué pasará en nuestro barrio? El tráfico a, desde y dentro de América latina crecerá 4,5%.

Además, se destaca el gran potencial de crecimiento de las rutas intrarregionales: se calcula que en 2035 habrá 9 mega-ciudades de la aviación en esta parte del mundo.

 

Aporte económico

¿Por qué es importante el desarrollo de la aviación en la vida de un país? Simplemente porque juega un papel clave en su desarrollo económico, explica Alonso antes de citar algunas cifras locales. “En la Argentina, la aviación genera 289.000 empleos y aporta US$8.800 millones al PBI”, comenta.

Luego dirá que la clase media en nuestro país es una de las más importante en la región (según sus proyecciones en 2025 llegará a ese status el 80% de la población, siendo sólo superado por Chile, que tendrá al 87% de sus habitantes en esa categoría), y que ese es un factor muy importante para el desarrollo de la industria aérea.

Si se analizan los promedios de viaje per cápita anuales, se verá cuánto queda por hacer –y crecer- en el país: mientras un europeo hace 1,17 viajes en avión por año y un norteamericano 1,76, el promedio en América latina es de 0,44 y en la Argentina, 0,34 viajes per cápita anual.

Las proyecciones indican que en 2035 esos números se habrán prácticamente duplicado: un norteamericano hará 2,40 viajes anuales; un europeo 2,20; el promedio en América latina ascenderá a 0,93 y en la Argentina 0,64 viajes per cápita anual.

-Dice que las aerolíneas de bajo costo no vienen a “robar” pasajeros a las tradicionales sino a sumar a un nuevo público. De algún lugar sale esa gente, ¿perjudicarán a los micros de larga distancia?

-Pongo el caso de México: las tarifas son tan atractivas, que gente que no volaba, lo empieza a hacer. En Europa hay destinos turísticos que están súper desarrollados porque hay jóvenes o parejas que van a pasar un fin de semana a Praga, por ejemplo. Aquí pasará que decidan ir a Misiones porque pongan una tarifa súper barata. Son vuelos para gastar el exceso de plata que tengas. Si la tarifa es muy atractiva, te vas. Si te ponen un vuelo Buenos Aires-Río de Janeiro a US$100 ida y vuelta, tal vez considerás irte un fin de semana, cosa que nunca harías si el pasaje cuesta US$500.

-Uno de los temores que hay respecto de las aerolíneas de bajo costo tiene que ver con la seguridad…

-No hay absolutamente ningún motivo por el que una aerolínea de bajo costo no sea tan segura como una regular. La seguridad de una compañía está regulada por una administración que hace los mismos tipos de intervenciones y controles para todas. Sería absurdo pensar que las compañías de bajo costo ahorran en temas de seguridad. Sería suficiente que haya un accidente o algún incidente por un problema de seguridad para que se le acabe el mercado para siempre.

-Explican que las proyecciones son a 20 años para licuar las variaciones coyunturales. Sin embargo, es difícil obviar lo que pasa en Brasil, que viene con problemas desde hace tiempo. ¿Cuánto es el peso que tiene en la región?

-Es casi la mitad, algo menos. Brasil viene de 3 años de crisis pero ya empezamos a ver un poquito la luz al final del túnel. El tráfico, sobre todo el internacional, se está recuperando. El doméstico todavía está deprimido pero cuando mirás el crecimiento de tráfico aéreo, la curva sigue creciendo. Posiblemente cuando analicemos la curva de Brasil veremos que estos años ha habido un estancamiento -de hecho se dice que estamos ahora en el tráfico de hace cinco años-, pero estoy seguro de que cuando empiece a crecer el tráfico, los cinco años serán absorbidos. Brasil venía con crecimientos del 13/15% anual. ¡Es enorme! Por lo tanto somos optimistas, el tráfico despuntará.

-¿Cuán importante es contar con una buena base de clase media para que se desarrolle la industria aérea?

-La clase media es esencial, es la que trae el boom, la masa de pasajeros. Es la que tiene esos ahorritos para gastar en turismo y otras actividades de ocio. Eso por un lado, y por otro, un dato importante es vivir cerca de las ciudades. América latina es la segunda región del mundo en tener a la mayor población viviendo cerca de ciudades, porque si vivís a cuatro horas de un aeropuerto eso no te incita a volar tanto como si estás a una hora, tomar un avión. Son las cosas primordiales para el crecimiento del sector. Y la infraestructura, claro, es necesaria. Sin la infraestructura no hay crecimiento, no hay desarrollo.

-Ese es un tema en el que la región también está en deuda.

-No es que haya una carencia. Estuve en Río de Janeiro. Me dejó impresionado el aeropuerto que hicieron. Es espectacular. En América latina se pueden hacer cosas bien, lo que pasa es que hay que hacerlas (dice sonriendo). El problema es que la infraestructura no ha ido acompañando el desarrollo que están teniendo las compañías aéreas ni mucho menos. Muchas de las compañías aéreas no tienen la posibilidad de desarrollarse por falta de infraestructura adecuada para agregar más aviones. Hay mucho por hacer respecto del nivel de eficiencia de los aeropuertos, muchos de ellos no están operando en su capacidad. Lo están haciendo al 100% de la capacidad con los medios que tienen pero si añadiesen otros medios que podrían operar de forma más eficiente y se podrían añadir más operaciones diarias.

No soy un experto, pero me dijeron que en Aeroparque están operando 20 y tantas frecuencias por hora. Seguramente con otros medios podría mejorar eso. Eso es un poco lo que los países tienen que hacer, más allá de apoyar el crecimiento de las compañías aéreas.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.