Círculos viciosos o virtuosos

La forma de alimentarnos y nuestra conducta en cuanto a la actividad física forman nuestro ser sanitario, es decir, que de acuerdo a como nos comportamos así será nuestro cuerpo y nuestra salud.


Por Abel Lemiña

 
Los hábitos son comportamientos, usanzas, acciones, que se repiten regularmente, y ellos a través del tiempo, repercuten en nuestro organismo, es decir, cada día mis acciones determinan el cómo soy de acuerdo al cómo vivo. Estro es aplicable a lo bueno y a lo nocivo de nuestros actos, sobre los cuales hoy en día se sabe qué es lo que beneficia nuestra salud y qué la perjudica.
Al ser los hábitos, fenómenos a repetición, nos dan un patrón de comportamiento diario, semanal, que nos determina nuestra forma de vida, con un estilo con el cual nos podrían describir. Por ejemplo, si yo como carne todos los días, más de dos veces por semana frituras, tomo un litro de cerveza por día, vino, fumo un atado diario, casi no como frutas, verduras muy poca, no me gusta hacer gimnasia, voy con el coche aunque sea a tres cuadras para no caminar, etc. Aunque esta lista es un compendio de errores, lamentablemente hay muchas personas que se identificarían en un alto porcentaje con este patrón de comportamiento.
Estos dañan la salud, alteran gradualmente, por sumatoria, las arterias, el corazón, los riñones, y así todo el organismo sufrirá por efecto de estos hábitos, poniéndole el sello característico a las personas y por ser actos cotidianos comienzan a conformar un círculo vicioso.
Vicioso por dos motivos, porque es a repetición y porque son el resultado de acciones nocivas reiteradas. Me levanto, daño mi salud, me acuesto, otro día, me vuelvo a levantar, y vuelvo a agredir mi cuerpo, y así ese ciclo se vuelve rutina, en un círculo vicioso que como triste premio traerá sufrimiento, enfermedad, especialmente cardiovascular, renal, diabetes, hipertensión arterial, artrosis, etc.
Si los hábitos en cambio, son otros, como en el caso de la persona que realiza una alimentación sana, variada, con pocas grasas, que evita el exceso de calorías, que come frutas y verduras, que bebe buena cantidad de agua y no se excede en alcohol, que no fuma y realiza actividad física en forma regular, también en forma cotidiana, esos hábitos repercuten en el organismo, pero para bien, mejorando la calidad de vida y disminuyendo los riesgos de padecer las enfermedades mencionadas.
Desde el punto de vista de lo repetitivo y cíclico, también será un círculo vicioso, pero en este caso será vicioso pero virtuoso, porque tiene la virtud de beneficiar la salud.
Llevando estos círculos a la práctica, es decir a la observancia cotidiana, vemos como hay mucha obesidad, general o de esas localizadas, me refiero a esos abdómenes voluminosos que están hablando de un posible síndrome metabólico.
Esos estados alterados del cuerpo, no son producto de un evento único, el resultado de un solo día de desarreglos, sino la consecuencia de sucesivos días acumulando errores y los errores se pagan y a veces muy caro. La cuota de anotarse en un círculo vicioso-vicioso a veces es demasiado alta.
Podemos cambiar de hábitos, no es fácil pero se puede, se necesita una muy buena dosis de voluntad, un buen asesoramiento sobre la alimentación que me conviene y lo mismo para la actividad física, ya que un buen profesor de educación física, que esté actualizado en fisiología del ejercicio sabrá darle el movimiento adecuado para cada uno como así también lo puede ayudar a que en forma gradual pueda volver a practicar el deporte que le gusta.
La elección de qué círculo quiere para su vida está en usted. Si quiere una ayuda, sin dudas yo le propongo adherirse al círculo virtuoso, porque quiero que usted disfrute la vida y a su vez le contagie ese virtuosismo a sus hijos en el momento cotidiano de la mesa familiar, del diálogo y el ejemplo, porque para ellos somos el espejo donde se miran.
Es hora que se dé la oportunidad de entrar en un círculo vicioso pero que sea virtuoso.
 
 
 
 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.