Estado en que se encuentra uno de los baños del establecimiento

Una escuela de Gualeguaychú “está en primer lugar en orden de prioridades para ser reparada”. Lo manifestó el secretario General de Agmer, Diego Sánchez, luego de realizar un relevamiento y dialogar con todos los delegados. El Estado “debe intervenir en forma inmediata”, consideró. Nota de la directora a sus superiores.

Rubén Skubij

El estado de los edificios en escuelas y colegios del departamento Gualeguaychú es una preocupación constante de la dirigencia y delegados de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer). A pocos días de finalizar el ciclo 2012, los problemas subsisten en muchos de ellos pese a las notas y pedidos reiterados a las autoridades del Consejo General de Educación.

Si bien todos merecen una solución, hay urgencias. Agmer considera que en primer lugar se encuentra la Escuela N° 8 “Rosendo Fraga” ubicada sobre Boulevard Montana. “La realidad de ese edificio implica una intervención inmediata por parte del Estado”, expresó Sánchez a ElDía.

Una recorrida y observación de la escuela permiten afirmar que la infraestructura –en varios sectores- no está en condiciones óptimas para el desarrollo de una escuela y la presencia constante de cientos de niñas y niños.

El dirigente mencionó un dato que preocupa. “Una situación que se detectó fue la filtración de orina de los baños del primer piso sobre la sala de jardín”.

Las ventanas
Por la rotura de vidrios, por las pedradas, por las distintas situaciones en el contexto en el que está la Escuela se mantienen cerradas las persianas.

Los chicos no ven el sol, si uno sube y transita el pasillo largo vas a observar luz artificial todo el tiempo. Por otra parte, el SUM que es nuevo no tenía instalación eléctrica ni vidrios en ventanas y puertas.

En la última visita que hicimos estaban colocando la electricidad y algunos ventanales. Una cámara aséptica de la cocina no tenía tapa, era un riesgo porque se podía caer un chico, luego se solucionó.

“Pasar a los hechos”
El secretario general de Agmer Gualeguaychú mencionó que “en la dirección Arquitectura provincial saben lo que ocurre en la Escuela N° 8, visualizan que una de las más complejas, entonces me parece que acá se debe pasar de las palabras a los hechos”.

Estimó que la inversión es voluminosa “para refaccionar, no planteamos un edificio nuevo, sí que lo pongan en condiciones. Tenemos un montón de ejemplos de grandes inversiones realizadas en la ciudad, en esa línea creo que se tiene que continuar para mejorar el estado de los edificios escolares”.

Planteo por escrito
Con fecha 28 de febrero, la directora suplente del establecimiento, Adriana Luján, informó a la Supervisora Departamental, Marta Landó, los diversos inconvenientes que presentaba en aquella época, “situación que se viene denunciando desde el año pasado”.

Los problemas más urgentes: “Sanitarios: faltante de puertas, iluminación, griferías, desagües tapados y pérdidas de agua.

Nivel Inicial: humedad en las paredes por las pérdidas de los baños de planta alta produciendo vahos desagradables.

Aulas: humedad en las paredes, faltantes de vidrios, seguridad en puertas y ventanas.

Comedor: falta de seguridad en puertas y ventanas, desagües tapados y cocina en mal estado.

Patio: desagües a cielo abierto, cámara séptica sin tapa y canaletas pluviales sin rejillas”.

También consideró que la escuela “no está en condiciones de salubridad, higiene y seguridad para el comienzo de clases ya que expone de alguna manera a todos los que transitamos por el lugar y es parte de mi función dentro del marco de Responsabilidad Civil velar por la seguridad de todos”.

Marta Landó, además de la nota formal, recibió una serie de fotografías donde se señalaban las falencias estructurales. Docentes y dirigentes de Agmer apuntan a que las mismas se corrijan por el bien de niñas y niños que concurren a estudiar.