Con la guardia alta ante las políticas de la Nación y la Provincia, Oscar Ávila asumió en Agmer  

Oscar Avila 1.jpg WEB

Los tres próximos años tendrán al director de la Escuela Nº 94 “Francisco Ramírez” como secretario general del gremio docente en Gualeguaychú. Las reformas impulsadas por el gobierno nacional y las “ambigüedades” de la Provincia, los ejes marcados por el maestro que se jubilará el año próximo.

Anoche, en la Escuela Técnica Nº 1 “José María Sobral”, asumieron las autoridades de Agmer Gualeguaychú. La nueva comisión directiva está conformada por 14 miembros, y es encabezada por Oscar Ávila, quien a los 58 años comenzará la semana que viene una nueva gestión –de tres años– como secretario general de la departamental Gualeguaychú de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer). Antes, quien es director de la Escuela Nº 94 “Francisco Ramírez” dialogó con ElDía sobre los desafíos que traerá un año que promete muchos debates políticos y movilizaciones en la calle.

“Después de seis años vuelvo a la conducción de Agmer –en las dos gestiones anteriores estuvo Diego Sánchez–, con los desafíos de siempre, como el tema salarial, y otros que están en la agenda nacional, como la reforma previsional, la laboral y la no convocatoria a la paritaria nacional”, expresó, sentado en uno de los bancos de la Técnica Nº1, donde un rato antes de hablar con ElDía limpiaba junto a otros docentes el patio para la ceremonia de asunción que protagonizaría por la noche.

¿Cuándo comienza la discusión salarial?

Nosotros, a través de la Ctera, pedimos que se reabran las paritarias nacionales, como establece la ley. Pero también en la provincia, donde el Ministro de Economía ha dicho que después del 15 de enero va a empezar a trabajar en una convocatoria a los docentes, que tendríamos que volver a la escuela el 19 febrero. El tema es que siempre nos apuran, no se dan los plazos necesarios, quieren resolver el 3 de marzo qué hacemos el 5. No podemos resolver los dirigentes lo que tienen que resolver los compañeros en la escuela, en asamblea.

Agmer expresó un fuerte rechazo a la reforma previsional ¿cómo los afecta?

El proceso de la reforma previsional se inició cuando se aprobó la Ley de Reparación Histórica, donde está en letra chica que las provincias se tienen que adecuar a la Nación en el ajuste propuesto. Hay provincias que han empezado ese proceso, como Buenos Aires, donde la movilidad jubilatoria no se respeta: los aumentos no son en función de los acuerdos paritarios de los activos, sino que se dan en relación a la disposición del dinero que tenga la provincia. La nueva fórmula que el gobierno nacional aprobó no es la que pretendemos, luchamos para que cuando el activo reciba un aumento también lo haga el jubilado.

Bordet prometió respetar el 82% para los jubilados provinciales…

En dos años el Gobernador ha tenido un discurso con alguna ambigüedad. Fuimos a una elección y cada uno votó lo que quiso. Pero resulta que en el Congreso de la Nación todos terminaron votando juntos. Le recriminamos a Bordet haber firmado un pacto fiscal como el que firmó (Jorge) Busti en la gestión de (Carlos) Menem, que siempre ajusta para el lado del trabajador. El Gobernador ha dicho que la caja de jubilaciones no va a ser tocada, pero no tenemos esa certeza. No podemos tenerla cuando antes de las elecciones los candidatos firmaron un acuerdo en Paraná con la CTA –de la que es parte Agmer– para no votar la reforma previsional y la reforma laboral, y en la realidad demostraron otra cosa. Tenemos motivos para estar desconfiando esa realidad que el gobernador plantea.

La potestad de modificar la edad jubilatoria es de las provincias en este tipo de jubilaciones. Pero, al menos hasta ahora, Entre Ríos no ha avanzado en este sentido. Aunque no es garantía, según Ávila: “la Nación pide que se extienda la edad jubilatoria y la movilidad se quite, esa es una realidad a la que deberemos hacerle frente”.

¿Y con respecto a la reforma laboral?

Nosotros estamos encuadrados dentro de la CTA, los debates se dan en ese marco. Sabemos que en la Ciudad de Buenos Aires hay ensayos que tienen que ver con la designación de docentes sin concurso, a lo que lógicamente nos oponemos. El estatuto de Agmer plantea esta situación para que los destinos de los docentes no estén librados a la buena voluntad de quien gobierna, sino al recorrido educativo realizado.

Hubo un ensayo en la época de Moine con el intento de creación de los consejos escolares, integrados por padres, políticos y docentes. También con Busti, cuando se quiso declarar a la educación como servicio público para coartar la capacidad de acción de los maestros a la hora de hacer un reclamo. Ya tenemos experiencia en estas iniciativas de la política.

JGF_9948.JPG WEB

Marta Lando, una buena señal

La asunción la ex directora de la Departamental de Escuelas, Marta Landó, al frente del Consejo General de Educación (CGE) fue bien recibida por el gremio docente. “Su capacidad de trabajo es incuestionable”, expresó Ávila, al tiempo que rescató su experiencia y conocimiento del sector, a diferencia de su antecesor, José Luis Panozzo, quien “parece estar ligado a lo partidario exclusivamente, a la política”. En cambio con la actual presidenta del CGE “podemos tener un montón de diferencias, como las hemos tenido, pero siempre hemos llegado a algún acuerdo”.

¿Qué pasó finalmente con los relojes faciales?

Justamente, Marta Landó siempre fue crítica de esa inversión hecha por el gobierno provincial. Entonces, rescató un proyecto de nuestra compañera Amalia Omar que Agmer había presentado para el control médico de las licencias e inasistencias, que tiene  que ver con la creación de tres juntas médicas: en Gualeguaychú, Concordia y Paraná.

Entonces, serán los médicos los que controlarán la vigencia del certificado que presenta cada docente. Nosotros creemos que es el mejor mecanismo para empezar a encausar esa gran crítica que le hacen a los docentes por la inconcurrencia a la escuela. En lugar de que nos quiten derechos en el reglamento de licencias, pretendemos que haya un verdadero contralor en esa cuestión.

Por último, el flamante titular de Agmer –que se jubilará el año que viene, circunstancia que no le impedirá concluir su mandato en el gremio–, quien además es afiliado radical pero férreo defensor de la defensa de sus representados por sobre los colores partidarios, hizo una proyección “desde el corazón y desde la razón” de los tres años próximos.

“Desde el corazón, uno se mete en estas cuestiones porque sabe que de alguna manera algo va a lograr y trata de infundirle ese optimismo a los compañeros, porque vamos en el camino de la defensa de los derechos. En cuanto a la razón, estamos en un camino difícil, con un gobierno que habla de diálogo y después no convoca a los docentes, o plantea reformas en educación sin la representación de los maestros, esto marca la perspectiva que tienen de la construcción colectiva”, cuestionó.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.