La mamá de Anto a los concejales: “Prohíban el glifosato antes de que mueran más chicos”

Natalia Bazan.jpg web

Natalia Bazán fue la primera citada por los concejales que trabajan en el proyectopara prohibir el agrotóxico. Fue escuchada, y también cuestionada. Despejó dudas contestando desde el dolor por haber perdido una hija producto del cáncer y emocionó a todos con un video duro y desgarrador.

Ayer a la mañana, a las 9 en punto, Natalia Bazán estaba lista y esperaba ansiosa ser recibida por los concejales de todos los bloques para dar su parecer y su opinión sobre el proyecto de ordenanza  que busca la prohibición del uso, aplicación, movimiento y comercialización de glifosato en todo el ejido de la ciudad.

A diferencia de las demás reuniones que tendrán lugar en enero, su citación no fue por sus saberes acerca del agrotóxico, sino por el dolor de haber perdido a su hija, Antonella González, la chiquita de 9 años que durante más de un año y medio luchó contra una leucemia y que murió en noviembre del año pasado.

 

Te puede interesar: La historia del abuelo que murió tras ser rociado con agroquímicos en el patio de su casa

 

Ingresó al recinto conociendo sólo a uno de los concejales y sin saber cuál de todos estaba a favor o en contra del anteproyecto, aunque a medida de que avanzó la reunión se dio cuenta las intenciones de cada uno.

“Fui para contarles todo lo que sufrió Anto, todo lo que a ella le pasó, y no sólo a ella, sino a muchos chicos que transitaron o transitan por ese mismo dolor. Todos los chicos con leucemia, primero enfermaron en el pecho, en los bronquios. A muchos les diagnosticaron una alergia, y cuando llegaron al verdadero diagnóstico ya era demasiado tarde”, le contó a ElDía Bazán, quién recalcó que fue tratada muy bien en el Concejo Deliberante y que todos la escucharon con mucho respeto.

La mamá de Anto leyó el proyecto de ordenanza, el cual considera necesario que sea aprobado. Pero también cree que eso sólo sería el primer pasa para la solución de un problema que es mucho más grande. “Son muchos los problemas ambientales que hay que acomodar. El río, Botnia, el Parque Industrial donde también hay una fábrica de pesticidas. Pero empecemos por algo, es primordial que ya no se use indiscriminadamente y sin control el glifosato, que lo arrojen cerca de las escuelas o donde viven personas. No podemos seguir esperando porque de lo contrario serán muchos más los chicos que morirán”, advirtió con el ímpetu que sólo el dolor puede otorgar.

Admitió que no es quién para opinar técnicamente, pero sí desde su lugar de madre que vio morir a una hija: “No estudié ni para médico, ni para ambientalista, ni para concejal. Soy una mamá normal”, recalcó antes de contar que, para demostrar que sabe sobre lo que habla, le mostró a todos los concejales el material más crudo, duro y explícito que tiene para demostrar la devastación del cáncer: el video que grabó tan sólo minutos después de que Anto muriera.

“Todos conocen a Antonella cantando, haciendo chistes, riendo, pero los momentos malos muy pocos los vieron. Y los concejales debían verlos. Se los mostré a todos, tenían que ver cómo murió mi hija porque de ellos depende que este proyecto se apruebe”, sostuvo antes de contar que tras ver las imágenes, dos concejales no disimularon para nada la congoja, la emoción y tristeza luego de ver las imágenes.

En varios momentos de la reunión, Bazán confesó que algunos concejales intentaron varias veces desacreditarla con preguntas que, sin llegar a ser un ataque, fueron bastante incisivas. “Querían saber cómo sé yo que Anto tenía glifosato en sangre, y mi respuesta fue que de lo único que estaba segura es que los chicos en el Garrahan se enferman primero de los bronquios, de las vías respiratorias, y que todo deriva en una leucemia, en un cáncer. Y el  glifosato causa cáncer”, adelantó.

También la cuestionaron por no haberse hecho ella y su familia los análisis para saber si tienen glifosato en sangre: “Lo que pasa que eso se hace sólo en Mar del Plata, y sale caro. Pero sería bueno que nos hiciéramos esos exámenes y así poder demostrar que eso (por el glifosato) está dentro”, retrucó de manera contundente. También quisieron saber cómo fue que su hija fue afectada por el agrotóxico viviendo en la ciudad, y también les despejó esa duda: “Le encantaba ir a pescar, al parque, a Ñandubaysal, y cuando mi marido salía a repartir hielo nos íbamos todos con él: a Rosario del Tala, a Gualeguay, a Urdinarrain. Anto anduvo por todos lados, recorrió todo Entre Ríos. Por eso, a pesar de vivir en la ciudad, tuvo contacto con el campo”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.