La mentira como herramienta política

 

Melchiori y Piaggio

Hay algo a lo que desde Cambiemos nos tienen acostumbrados, y es a la inconsistencia. La falta de rigurosidad y de verdad.

Por Carlos Silva*

Recientemente en declaraciones públicas, el ex candidato a intendente de Gualeguaychú, Javier Melchiori, se expresó sobre las políticas locales del gobierno municipal y la relación con el gobierno nacional, incurriendo en afirmaciones sin sustento y ambigüedades. Esta nota vale para aclarar malentendidos y llamar a los integrantes de Cambiemos a la reflexión sobre las consecuencias nefastas que tiene, no para nuestra fuerza política, sino para la sociedad gualeguaychuense, la mentira sostenida.

En principio, opina que el problema del gobierno municipal y del intendente Piaggio sería la “fuerte carga ideológica”, la cual tendría como consecuencia que “Desde Nación no llegan obras”. Nos detendremos aquí ya que nos resulta primordial aclarar la falsedad de esta afirmación y la inconsistencia de su lógica. Veamos lo primero. 

La mentira

“No llegan obras” dice livianamente. Es bueno indicarle entonces que se dirija a la zona de La Cuchilla, al norte de la ciudad, donde podrá ver la marcha de las obras del Plan Hábitat Zona Norte, que comenzaron la semana pasada, una inversión de 118 millones de pesos del Estado nacional, generada a partir de un proyecto presentado por la Municipalidad, trabajado en conjunto con secretaría de Hábitat de Nación. Esa es una obra, se proyectó, se trabajó intensamente durante 8 meses y llegó.

Pero eso no es lo único. También vale indicarle que hay otros muchos proyectos presentados y en gestión como por ejemplo la construcción de una planta potabilizadora de agua y las mejoras de la planta de tratamientos de efluentes cloacales, en el marco del Plan de saneamiento de la cuenca del río Uruguay, que supondrá una inversión de 143 millones de pesos para la ciudad. Este proyecto se está trabajando en conjunto con los gobiernos de Provincia y Nación, quienes aportarán un 33 y un 66% respectivamente, y tal como lo están realizando las otras 4 ciudades que involucra el Plan de saneamiento. La información es pública y puede consultarla.

Y es bueno también que sepa que se encuentran presentados cerca de 30 proyectos de obra pública relacionados a trama vial, viviendas, hábitat y desarrollo social en las distintas instancias de gobierno y que se están trabajando en conjunto con funcionarios de gobiernos provincial y nacional. Paralelamente el municipio viene ampliando su Banco de tierras llegando ya a 30 hectáreas, con el fin de garantizar la concreción de los proyectos. El Estado municipal es un estado que constantemente incrementa su intervención en la sociedad, en el mercado, con el fin de garantizar los derechos y la igualdad social.

La inconsistencia

Melchiori, en el mismo sentido reafirma: “hay una carga ideológica muy fuerte y muy presente que condiciona la relación con la Nación. No hay otra explicación posible, dado que a muchas ciudades entrerrianas están llegando obras postergadas por décadas y a Gualeguaychú, no.” Esto es de lo más curioso.

¿A quién acusa entonces esta acusación? Porque si se presentan proyectos desde el municipio y, si tomáramos como cierto lo que dice, no llegan las obras ¿Sería el municipio el de la “fuerte carga ideológica”? ¿O más bien sería el de Nación? Insistimos en que el supuesto de que no vienen obras es falso. Pero queda clara la torpeza que se comete cuando se quiere ganar terreno político y ensuciar al gobierno local sin fundamentos. Sin darse cuenta, quizás inocentemente, vaticina así contra el gobierno nacional, contra su propio espacio político.

Pero eso no es todo. Luego continúa con otro tono, y acusa al Intendente Piaggio de “problemas de gestión”. Y esto ya es un canto viejo. Lo repite y lo repite, y luego también otros referentes de la fuerza Cambiemos, hasta que realmente lo creen. Y así, en su mundo de ideas se apartan de la realidad efectiva, a la que no consultan. Melchiori se esmera entonces en calificar como negativa toda la gestión y abordaje de problemáticas locales por parte del municipio: respecto a las calles, que lo que se hace no sería suficiente; respecto los espacios públicos, que habría habido una desaceleración; respecto del turismo, que no se logra mejorar; y así con todo otro ámbito: ambiente, cultura, salud, etc.

Lo que quiere no es aportar, sino simplemente denostar a un gobierno que si algo ha hecho es encarar decididamente los problemas que aquejan a la comunidad local, en todos los ámbitos: en la salud, apostando a mantener los programas de prevención y ampliarlos, y frente a problemáticas emergentes como la del AGOS, brindar apoyo; frente a los problemas ambientales, compromiso ambiental; frente al turismo, recuperación de playas públicas, turismo familiar y generación de Fiesta del Pescado y el vino entrerriano; respecto a las calles, se avanza con programas como Mi barrio tiene acceso en la construcción de cordón cuneta y badenes en más de 23 barrios, y se ha sumado nueva maquinaria; en vivienda, generando el programa de autoconstrucción “Hago mi casa”, ampliando el Banco de Tierras y generando proyectos; se conformó la Fabrica Municipal Cooperativas que ya produce baldosas, torres de luz y otros elementos necesarios para la obra pública; al respecto de las plazas y parques, se mejoraron los espacios públicos y se valorizó la Costanera sur. En red de gas, se acaba de confirmar una inversión de 16 millones de pesos para ampliar la red de gas por 11 mil metros, posible gracias un proyecto presentado por el municipio a la provincia. Y así podríamos seguir citando acciones que tienen un sentido claro: fortalecer la presencia del Estado para abordar problemáticas que hacen a la cuestión social.

Dinamitando la frontera

Finalmente, cabe una última aclaración sobre el uso de la falsedad en las afirmaciones de Melchiori. Sin ensayar prueba alguna, este afirma la responsabilidad del intendente en la organización de un escrache al Ministro del Interior Frigerio, cuando dice “en una ocasión, cuando vino el ministro Frigerio a inaugurar unas viviendas en la calle Tropas, le armaron un escrache, lo silbaron. Una movida claramente armada desde el Ejecutivo Municipal.” Esto es totalmente falso, una mentira indignante.

Uno podría enojarse, pero cuando nos ponemos a reflexionar un poco más, podemos advertir que la mentira no es una característica particular de él, sino más bien un elemento que forma parte de los esquemas argumentales del espacio Cambiemos, a lo largo y ancho del país. Ello no consiste simplemente en decir falsedades, sobre los problemas que nos sacuden como sociedad, sino más bien algo más inteligente y cínico: lo que intentan es dinamitar la frontera entre lo falso y lo verdadero. No les importa si lo que se dice tiene algún sustento o no, si hay una cabal mentira o ciertamente algo constatable. Lo que les interesa con la mentira es el efecto inmediato de la confusión.

Así son capaces de decir que la inflación baja cuando se duplica; que sube el empleo cuando hay masivos despidos todos los días; que luchan por la libertad de expresión cuando vuelan por decreto la Ley de medios; que están por la transparencia y el respeto a las instituciones y por decreto anulan o modifican leyes fundamentales como la de emergencia laboral y la de blanqueo de capitales; que la flexibilización laboral es ganar derechos; así también nos dicen que hay inversiones y lo único que se produce en el país es deuda externa, cerca de 100 mil millones de dólares en un año y medio.

De esta forma lo verdadero no se destruye no por la simple mentira, sino por la generación de confusión entre verdad y falsedad. El espacio Cambiemos ha descubierto que con la mentira se puede producir “verdad”, y con la confusión generar inacción. Han descubierto el efecto inmediato que ello tiene, a pesar de las consecuencias nefastas que nos deja a largo plazo en nuestra sociedad. Porque así se pone en riesgo a la política misma, a su potencia, como herramienta de transformación de los pueblos, y a los sentidos de bien común, de derechos, de dignidad, de soberanía, de justicia social, que debemos defender de la relativización neoliberal, para tener futuro.

 

*Presidente bloque concejales Frente para la Victoria

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.