La noche que Messi le dio una mano a la selección y algo más

messi-5

Iban apenas 45 segundos y se debe haber hecho toda la película. Futbolero como es, presidente del club más grande de la Argentina y uno de los más emblemáticos del mundo, tiene que habérselo imaginado. A 10 días de las elecciones, Argentina afuera de un mundial como no pasaba desde 1970 era demasiado pesado.

 

 

Jorge Barroetaveña

 

 

Es cierto que el fútbol no le cambia la vida a nadie, salvo unos pocos que pueden hacerse millonarios y a los que manejan los verdaderos intereses de la pelotita, pero para los argentinos es una parte inescindible de sus vidas. Es el Mundial cada cuatro años un acontecimiento deportivo que desborda al fútbol y se convierte en tema de conversación obligado, antes, durante y después del fenomenal evento.

Es un motor influyente en el estado de ánimo colectivo y sus usos pueden ser múltiples. Sino pregúntele al Presidente de la Nación que comenzó a construir su carrera política en un club de fútbol. Hasta dónde las pasiones se mezclan con la razón y la potencia que tiene todo lo que rodea a la pelotita. Si bien lo tiene a Angelici, la AFA es uno de los lugares en los que Macri no ha podido tener influencia decisiva. Está obligado a convivir con el yerno de Moyano y hay muchas caras que preferiría evitar.

Es un mundo que conoce pero no puede hacer lo que quiere. Y muchas cosas dependen que la pelota entre o no, aunque parezca mentira. El jueves, esa pierna zurda de Messi no solo nos dio la clasificación al Mundial, también sirvió para espantar cualquier fantasma que, a juzgar por el gobierno, pudiera influir en los resultados del domingo que viene.

Ninguna encuesta de las que se ha conocido dice que Cristina le gana a Bullrich en la Provincia. Siempre bajo el resguardo que, como en todas las anteriores, hubo mucho encuestador trucho, la tendencia marca que le será difícil a la ex presidenta revertir la tendencia. Nadie podrá negarle que ha intentado hacer algo distinto. Sigue con sus rondas de entrevistas, un poco raras algunas, en un claro intento por ‘abuenar’ su imagen ante un sector del electorado que no la quiere. Pero claro, hablar seguido también tiene sus contras. Implica en muchas ocasiones, abrir el abanico de definiciones y ceder flancos a los críticos. Sus dichos sobre la Tragedia de Once, o dejando librado a su suerte a Julio De Vido siembran zozobra, hacia adentro y hacia fuera.

Pero no tiene otras alternativas si quiere perforar el techo de las PASO y tener chances de ganarle a Cambiemos. A medida que pasan los días su decisión de negarle la interna a Randazzo, adquiere otras dimensiones, negativas por supuesto. Esos votos hoy serían claves para sostener su ínfima victoria de agosto y proyectarla con mayor fortaleza. Claro, si se sigue su trayectoria, no es el primero que comete. Otros, graves, terminaron con Macri como Presidente y Massa como referente de la oposición.

El oficialismo quisiera que el tiempo pase lo antes posible. Que se pudiera pegar un salto hacia el domingo que viene y no se alterara ninguna de las condiciones actuales. Es mas, van por mas, sostienen en cercanías del Presidente, que Cambiemos podría ganar en 12 provincias, arrebatándole al peronismo Santa Fe y Buenos Aires. En ambos distritos la elección fue cerrada y el resultado esta abierto. En la ‘bota’ está Agustín Rossi, un ultra K y en Buenos Aires está la madre de la criatura. Tienen motivos suficientes para ilusionarse.

En su rápido ascenso al poder, el oficialismo ha conseguido posicionar definitivamente la ‘marca’ Cambiemos y lo que sucede en varios distritos es un claro ejemplo. En Santa Fe encabeza un dirigente poco conocido la lista y en Bs. As., Bullrich aún tiene altos niveles de desconocimiento en el electorado, incluso el que podría votarlo el próximo domingo. Aunque el fenómeno de la marca y las figuras fuertes no es patrimonio oficial. Cristina es una marca en sí misma y nadie sabe el nombre de su cabeza de lista de diputados. Se llama Fernanda Vallejos, habló una vez, metió la pata y la hicieron callar. Todo empieza y termina en Cristina.

María Eugenia Vidal anda como madrina trajinando los canales de televisión. Detrás del equipo buscan disimular su influencia, niveles de conocimiento e imagen positiva Bullrich no tendría chances si Vidal no estuviera detrás. ¿El Frente Renovador que sería si no lo tuviera a Massa?

En silencio estos cambios de la política vernácula llegaron para quedarse. Los partidos como históricamente los hemos concebido están en retirada. Cristina se fue del PJ, creó Unión Ciudadana y va a sacar 3 millones de votos. Macri fundó el PRO y hoy es Presidente. El PJ quedó reducido a un sello y un montón de dirigentes sin rumbo por ahora, o sí, tienen claro que no la quieren a Cristina. Casi sin darnos cuenta, el sistema muto y va hacia no sabemos dónde. Tampoco es un fenómeno solo de la Argentina. Contra todos los pronósticos un tal Trump es presidente de la mayor potencia mundial.

Por ahora Cambiemos le saca ventaja a los tentáculos del peronismo en sus múltiples formas. En el medio sólo hay un agujero.

 

 

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.