La semana que viene comienzan las clases, ¿cómo repercute en las familias y maestros?

rosa segovia y docente

El comienzo del año lectivo genera el “volver a la normalidad” para adultos y niños. ElDía habló con profesionales de la educación para que den su opinión sobre lo que implica la vuelta a clase. También habla la mamá de una numerosa familia, “se viene la carrerita de las reuniones”, cuenta.

“El síndrome del corazón partido existe, está y se manifiesta sobre el alumno”

La comunidad educativa de la escuela “Héroes de Malvinas” emprende un año muy particular. Después de muchos años de solicitar un edificio propio, el sueño se cumplió el pasado 13 de diciembre cuando les hicieron entrega del nuevo establecimiento, ubicado en la esquina de calles Goldaracena y Ayacucho.

“Para nosotros esto es todo un desafío”, confesó su directora Rosa Segovia, y no es para menos porque sus 400 alumnos comienzan el ciclo lectivo 2013 en aulas nuevas y cómodas, algo que no tenían en su antiguo inmueble de calles Doello Jurado y España.

“El viernes tuvimos una reunión con todos los profesores, donde nos pusimos de acuerdo en base a los lineamientos, sobre cómo vamos a llevar adelante la escuela nueva y los cuidados que esta requiere. Esto es responsabilidad de todos nosotros y la creación de los hábitos que los alumnos traen desde la casa, porque a ellos les cuesta mucho”, indicó Segovia. Además señaló que los padres “se van a encontrar con una nota de qué cosas se puede hacer y qué cosas no en la escuela”.

Esta docente cree que su rol dentro de la institución no difiere mucho de los demás profesores, solo que la Directora debe organizar y su responsabilidad es un poco mayor. Ella cree que al consultar todo con sus compañeros, los problemas que puedan llegar a suscitarse tienen una solución, e hizo hincapié en su equipo de trabajo, “eso a mi me ayuda mucho”.

Señorita, me aburro

Segovia tiene una visión muy particular sobre su profesión y de forma objetiva acepta los cambios que se van gestando con el correr de los años. Para ella, los docentes recientemente egresados difieren mucho en la parte educativa con los antiguos profesores, porque salen preparados para otros tipos de atenciones, más vinculadas a lo sociológico.

“Cuando nosotros egresamos nos decían: ‘usted es el responsable del aula’, nos fueron formando de otra manera. En la actualidad eso no es así, no se toma como si fuera responsabilidad del docente, y eso lo vemos en el aula, pero creo que tiene que ver con la generación, el profesor hoy está más tecnificado, tiene menos basamento en los libros que teníamos nosotros”, opinó.

Para Segovia este nuevo rol docente “es mas Light”. Antiguamente se hacía hincapié en el conocimiento científico y la parte social se ganaba dentro del aula. En la actualidad esto ha variado, y “creo que se debe a que estamos viviendo una era diferente”.

“Hoy el joven es diferente, el chico se aburre en el aula, está bombardeado de información rápida que su mente la procesa rápido, y sentarse a pensar le está costando  horrores”, comentó la Directora. Sobre este punto expuso un ejemplo que vivió: “el alumno tenía que resolver una situación y cuando se le pidió que pensara bien el problema, el chico respondió: “usted no me dijo que lo pensara”, es como que le tenés que dar órdenes, lo mismo que pasa en el plano de la informática, la computadora da órdenes continuamente sobre lo que se debe hacer”.

“El conocimiento científico que nosotros adquiríamos, el sentarse a estudiar, el de la paciencia, eso hoy no lo tienen. Hoy se busca que todo sea lo más rápido posible. Está comprobado científicamente que la lectura de un libro en la computadora no es lo mismo que la lectura de un libro. La retensión es menor. Esas cosas las estamos viendo y las estamos viviendo”, agregó.

¿Esta situación no la aprovecha el docente recién recibido que de alguna forma es contemporáneo con sus alumnos respecto de los avances tecnológicos, que por lógica ha desplazado al antiguo profesor?

“El profesor debe acomodarse al alumno y el alumno al profesor. También hay que aclarar que no todo el mundo estudia la docencia como una vocación sino como una salida laboral rápida, y no es lo mismo trabajar con un elemento inerte que trabajar con  personas”, expresó Segovia.

Además opinó que otra de las diferencias entre los viejos y nuevos docentes se plasma dentro del aula. En la actualidad hay una desintegración familiar y eso repercute en el comportamiento del alumno, que en muchos casos los nuevos maestros no sienten como parte de su trabajo cumplir con el rol de psicólogo u asistente social.

La exteriorización de lo que pasa en la casa repercute dentro del aula y según Segovia “a veces no hace falta hablar, con la sola presencia o una mirada alcanza, el chico se arrima, se acerca, cuenta cosas que lo están superando y sin embargo tenés que darle una respuesta”.

Esta docente que los temas que influyen a cada alumno por lo general son los mismos, “uno se da cuenta que algo no anda bien entonces trata de buscar la forma de que ese chico se sienta bien en su lugar de trabajo. La separación de los padres siempre es un problema, hay chicos que lo asumen de una u otra manera pero siempre caen. El síndrome del corazón partido existe, está y se manifiesta sobre el chico”.

Los ensambles matrimoniales también son otros de los factores que inciden, los celos entre unos y otros. “El famoso: ‘usted no me quiere’ y este no es un lugar para encontrar amor, pero es una forma que tienen muchos alumnos para decir ‘en mi casa no me quiere nadie y usted tampoco’, pero es porque algo lo está superando y necesita exteriorizarlo”.

 

 

Regresar a la escuela “es volver al orden familiar”

mercedes vico

Volver a la escuela y colegio tiene que ver con el ordenamiento de la vida institucional familiar. La definición pertenece a la Psicopedagoga Mercedes Vico que trabaja junto a un equipo de profesionales.

“Hablo del orden, no solamente la educativa porque se ordenan los hábitos, sobre todo viniendo de vacaciones prolongadas de verano”, aclaró a ElDía.

En una ciudad donde hay un despliegue turístico importante, donde hay muchos distractores placenteros como playas, clubes, etc; iniciado el ciclo lectivo “hay que volver a almorzar en horario, acostarse a la noche en un horario lógico para tener un buen descanso, preparar las cosas de un día para el otro”.

Es necesario –comentó- no dejar el imprevisto “porque también hay responsabilidades que solamente incumben a los chicos y acompañan las familias como son las tareas, los útiles que deben ordenar los papás pero que los chicos tienen que estar al tanto de todo eso”.

Consultada sobre cómo iniciar el trabajo desde su mirada, Vico dijo que “primero hay que ordenarse o llegar a un acuerdo con los padres, los niños se adaptan y ésta va muy ligada a lo que pueden transmitir los adultos responsables. Si éstos no logran organizarse difícilmente los chicos lo hagan”.

No solamente se da el inicio de clases sino que además, empiezan alguna actividad extraescolar como puede ser algún deporte o disciplina artística. “Fundamentalmente los horarios son los que cuestan ordenar mucho y entrar en clima de que la responsabilidad parte desde el primer día de clases, no cuando empiezan las evaluaciones a mediado del trimestre”.

-¿Cómo encara el trabajo desde su óptica?

Nuestra forma de trabajar en equipo, primero es iniciar con los papás y luego con el niño. Con chicos que ya vienen con tratamiento, lo que acordamos en el mes de diciembre es la visita a las escuelas. Al retomar las actividades los docentes regresamos nosotros.

– ¿En esa vuelta a clases como están las escuelas?

No existen tantas diferencias entre las problemáticas dado que lo de la dificultad de aprendizaje está en todas las escuelas. Quizás el recurso para poder brindar estrategias, hay alguna variable en cuanto a la estabilidad del docente en la institución.

En las escuelas públicas se sale a concurso en determinado momento del año y no logramos tener una entrevista con una docente que toma el curso entonces tenemos que volver a empezar de nuevo.

Pero ahí siempre ayudan mucho los directivos y las maestras orientadoras, que son personas fundamentales adentro de una institución; el nexo entre el docente del aula, el equipo directivo, los papás y en mi caso, la psicopedagoga que está trabajando con el niño.

La profesional agregó que “desde ese momento se conversa con la maestra orientadora que elabora o busca un recurso que le permita a la docente seguir trabajando la fortaleza del niño. Y en el caso que no se logre alguna modificación se hace la derivación a Psicopedagogía o al área que se necesite”.

Equipo de profesionales

En el consultorio donde Mercedes Vico desarrolla su labor existe un equipo formado por dos fonoaudiólogas, dos psicólogas, dos psicopedagogas y una especialista en tecnologías educativas “que en este momento está trabajando mucho con nosotros”.

En esta necesidad del problema de aprendizaje que aparece, “se visita una vez por semana a la escuela, se trabaja en conjunto con la maestra elaborando alguna estrategia directamente sobre lo que el niño va a dar en clase”

– ¿Qué responsabilidad tienen los padres con un hijo con una dificultad determinada?

Siempre que la problemática sea tratada con seriedad o clara los papás reaccionan, tienen este período de adaptación a esta nueva información que les llega, que es un hijo que por ahí no tiene las posibilidades intelectuales que se esperaba.

Siempre hay que volver a trabajar con ellos porque un niño que presenta problemas es  un niño que no va a aprender como el resto.

“Se viene la carrerita de las reuniones de la escuela”

familia informe

El comienzo del año lectivo suele ser aliviador para padres y madres. El período de vacaciones, cuando los hijos en gran parte están en casa, es largo y el arranque de las clases suele dar un respiro a sus padres. Aunque “trabajás por igual”, que los chicos estén en la escuela “te da tiempo para hacer otras cosas”, dice María Inés, una mamá ejemplar preocupada por cada uno de sus hijos.

María Inés tiene 51 años y una familia numerosa. Aunque Juan Manuel y Yamila, los más grandes, ya no viven en casa, la acompañan diariamente Huguito (14), Yeni (12), Nico (10), Camila (9), Juan Emilio (7) y Antonella (25). Además, Lorencito (2), su único nieto. Todos empiezan las clases la semana que viene, después de largas vacaciones. Además, cuenta María Inés, “las dos más grandes, Daiana (17) y Dalila (15) viven en la casa del papá, pasaron de año las dos”.

Sus hijos van a diferentes colegios. Uno a la EET Nº2, otros cuatro a la Villa Malvina y dos al Colegio Nacional. Antonella, la mamá de Lorenzo estudia en IDESSA Gualeguaychú.

– ¿Cómo te arreglaste con los más chiquitos durante las vacaciones?

-Bien. No salimos mucho. Estuvieron en pileta, en la casa de la tía. Salimos a los espacios verdes, por ahí. Se la pasaron más acá en casa. Un poco van a la casa del papá los fines de semana también.

– Además el barrio es tranquilo…

– Si, además está la placita. Juan Emilio va mucho a la playa con un vecino que lo lleva, con los amiguitos del mismo colegio. Anoche tuve que ir a buscarlo a las 9.30 a la pileta.

Como pasa en tantas familias, son los abuelos, tios u otros familires los encargados de cuidar a los más pequeños cuando mamá o papá no pueden hacerlo. El comienzo de las clases viene a suplir ese tiempo en casa ajena.

Yeni, la más grande de los chiquitos, es la encargada de llevarlos al colegio. La Villa Malvina está cerca del barrio donde viven así que van caminando, “a veces los acompaño hasta Primera Junta, hasta que crucen”, cuenta la mamá.

Ella sabe que tiene que agudizar el ingenio para combinar los horarios de cada uno de sus hijos. La escuela, gimnasia, catequesis, guitarra, hockey, multiplicado por cinco o seis. Dicen que las mamás se multiplican para poder estar en todos lados, vaya si lo sabrá ella.

-¿Pensás que trabajás más de vacaciones o durante el año?

-Es lo mismo. Tal vez ahora en vacaciones un poco más. Porque están acá adentro y se pelean más. En cambio cuando están en el colegio a la tarde me queda libre. Libre es una forma de decir, porque parar no paro nunca. Pero también  se viene la carrerita de las reuniones de la escuela.  Un día me voy a llevar la cama al colegio más o menos.

 

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.