La soja volvió a trepar en Rosario

La soja argentina, que en las últimas semanas creció más de 30 por ciento, repuntó impulsada por las subas momentáneas de Chicago.o


En Rosario, el principal puerto de granos del país, la oleaginosa cerró a 845 pesos (239 dólares) por tonelada, desde los  825 pesos. Lejos ya de los 640 pesos que se veían al comenzar el último mes de 2008.

La misma tendencia se registró últimamente en la plaza de Chicago, en el marco de un avance generalizado de las commodities.

Ricardo Baccarin, especialista en el mercado de granos, analizó: "La soja subió 50 dólares en 32 días, lo que marca una buena recuperación. En este momento, el mercado está firme, y está siendo muy influido por lo que sucede con la situación de sequía en la Argentina, el sur de Brasil, y en menor medida Paraguay y Uruguay".

También Lorena D´Angelo, del centro de estudios de la Bolsa de comercio de Rosario, consideró que la recuperación de los precios se debe, en gran medida, a las condiciones climáticas en Sudamérica. "La falta de precipitaciones en la zona, especialmente en el sur de Brasil, que aglutina el 65 por ciento de la producción de la región, hace que se reduzcan las perspectivas de producción", detalló.

El crecimiento de la demanda china también influye en la tendencia alcista de los precios. "Estacionalmente, la demanda china está hoy orientada hacia los EE.UU., porque hace poco terminó allí la cosecha. En el comienzo de la crisis, se pensaba que el efecto sobre la demanda de soja del gigante asiático podía ser mayor, sin embargo por ahora no ocurrió eso y China tiene una demanda activa", agregó.

Adrián Seltzer, de Granar S.A., coincidió en la influencia de la seca en América del sur sobre el precio de la oleaginosa, y agregó otros condicionantes: "También influyó cierto flujo dinero en fondos de inversiones en los Estados Unidos, que generó una demanda más interesante, en un mercado con poco volumen a nivel internacional", que acompañó a la firme demanda China. Para Seltzer, en el mercado local también pesó la devaluación del peso en las últimas semanas.

"Esto va a generar un volumen mayor de comercio a nivel internacional. Se embarcará lo vendido y habrá un aumento en volumen exportado y, por lo tanto, de ingresos por retenciones. Y ahora, considerando que los productores se quedaron con un volumen para exportar, el incremento va a generar alguna diferencia respecto de los mismos meses del año anterior. Pero no va a ser la salvación del país", analizó.

 

Proyecciones

Baccarin no cree improbable que el precio de la soja llegue a los 400 dólares, que crezca entre un 10 y un 15 por ciento, en un escenario internacional más estable. "Pero difícilmente se pueda volver al precio de 600 dólares FOB, ni en el mediano ni en el largo plazo", añadió.

Para D´Angelo el alza no será duradera. Según dijo, por el conflicto del campo y la posterior baja en los precios internacionales de las commodities, "en la Argentina hay hoy mucha soja. Y si esa soja se empalma con la nueva cosecha, el precio podría bajar", estimó.

Seltzer concluyó en que "sería imprudente decir que la tendencia alcista es sostenible o pasajera, ya que depende de muchos factores variables. Y más, en un momento de crisis financiera mundial, en la que el derrumbe de los mercados puede impactar contra las commodities".

Fuente: La Nación

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.