La tenaz fascinación por los platillos voladores 

ovni_de_trujillo

Han pasado 70 años desde el nacimiento del mito de los platillos voladores, un fenómeno que desde entonces ha capturado el imaginario colectivo global y que se resiste a desaparecer.

Todo empezó en una soledad mañana del año 1947, exactamente  el 24 de junio, cuando el piloto civil norteamericano Kenneth Arnold, mientras volaba sobre Monte Rainier (estado de Washington), reportó que había visto pasar en el cielo brillantes objetos con forma de discos.

Si bien los objetos con forma de discos han sido divisados en el cielo a través de la historia, el relato de Arnold atrajo una enorme atención y los periódicos rápidamente acuñaron el término “platillos voladores” para describir lo observado por este piloto.

En los meses siguientes hubo cientos de avistamientos similares y rápidamente llegaban de todos los países testimonios sobre la aparición de platillos voladores, de suerte que de repente el cielo se pobló de supuestas inteligencias exteriores.

Una fiebre platillista se apoderó entonces de Estados Unidos, país que había salido ganancioso de la Segunda Guerra Mundial, pero que ya competía contra el poder comunista corporizado en la Unión Soviética.

Se menciona justamente que una de las razones por las cuales los platillos voladores atraparon la atención del público occidental se relacionaba con el difundido temor de un ataque por parte de enemigos comunistas.

Lo cierto es que la noción de aeronaves flotantes en forma de disco fue tomada en serio por gobiernos y militares de todo el mundo, los cuales financiaron programas de investigación al respecto.

A todo esto Hollywood supo capitalizar pronto la fascinación popular por el fenómeno, instalando a través del cine con fuerza la hipótesis extraterrestre, de la posibilidad de habitantes inteligentes de otras galaxias.

Se hizo popular también la “abducción”, al acto en el cual uno o más seres extraterrestres  toman a un ser vivo terrestre contra su voluntad, lo secuestran y lo llevan a algún sitio determinado, generalmente a su propia nave espacial.

Durante los años ‘60 la expresión original “platillos voladores” pasó de moda dando paso al sonido más oficial de “Objeto Volador No Identificado” (OVNI), una expresión tomada de la Fuerza Aérea de EE.UU. que habla de “Unidentified Flying Object” (UFO).

Nació entonces la ufología –en español ovnilogía- un movimiento de investigación de fenómenos aeroespaciales anómalos, considerada por muchos críticos como una falsa ciencia sólo interesada en proclamar el credo de la existencia  alienígena.

En los ‘90 el interés público por los ovnis y las abducciones alienígenas  alcanzó máximos sin precedentes mientras que programas como “Expedientes X” o “Alien Autopsy” (“Autopsia alienígena”) ocupaban las franjas horarias de máxima audiencia.

Aunque hasta ahora no hay pruebas concluyentes sobre estos fenómenos celestes anómalos, una encuesta de Ipsos del año 2015 reveló que un 45% de los estadounidenses cree que los extraterrestres han visitado la Tierra.

Los psicólogos y sociólogos han propuesto algunas teorías acerca de la persistencia de esta creencia. Se especula que alguna gente hace una transposición de ideas religiosas en una especia de tecno-milenarismo.

En vez de Dios, creen en los ovnis porque están convencidas de que algún día la tecnología alienígena salvará al mundo. Se piensa que aunque la ciencia desmienta ciertas creencias, éstas siempre volverán porque la necesidad de creer es algo innato a la mente humana.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.