La tercerización de las funciones familiares

familiaLa familia, que constituye la institución humana más antigua, es una unidad flexible que se adapta a las condiciones de vida de un lugar y tiempo dados.

En el escenario contemporáneo, la familia está cambiando su pauta con una velocidad acelerada, se acomoda en forma llamativa a la presión social que caracteriza al actual período histórico.

Los sociólogos sostienen que en los últimos 60 años se modificó en forma sustancial la forma de vida familiar, como consecuencia de que ambos padres están laboralmente ocupados.

Una primera consecuencia de este cambio fue que la presencia de la mujer adquirió un carácter parcial o limitado en la crianza de los hijos, circunstancia que determinó la “tercerización” de esa función a niñeras y guarderías.

La tercerización es un concepto que viene del mundo de las empresas. Es una práctica que llevan a cabo las firmas cuando contratan a otra para que preste un servicio que, en principio, debería ser brindado por ella misma.

Este proceso, en la economía, suele realizarse con el objetivo de reducir costos. En forma análoga, cabe hablar de tercerización cada vez que la familia subcontrata a otros agentes para realizar tareas que hizo históricamente por sí sola.

Pero este nuevo paradigma en el caso de la crianza no está exento de problemas afectivos. En efecto, las madres ocupadas suelen desarrollar una sensación de culpabilidad por tener que dejar a sus hijos al cuidado de otros.

La familia es una institución que se justifica porque cubre necesidades vitales que hacen a la preservación de la especie y a la socialización de los individuos. En este sentido, tiene a cargo el cuidado y protección de sus miembros.

Este grupo es responsable de satisfacer las necesidades esenciales vinculadas a la reproducción, la alimentación, la crianza, la salud, y en general todo lo que contribuye al bienestar de sus miembros.

Ahora bien, la tercerización como fenómeno contemporáneo no sólo involucra la crianza sino otros aspectos de las actividades de la vida familiar. Por ejemplo, el cuidado de los padres ancianos, que antes tenía lugar dentro del marco familiar, ahora se confiere a otras personas o a instituciones como residencias, clínicas y geriátricos.

Por otro lado, la gestación de un ser humano, que se realizaba hasta no hace mucho en forma natural, en el ámbito familiar, con el concurso del padre y la madre, hoy se terceriza en virtud de la reproducción asistida.

La ciencia, en efecto, ha revolucionado las “maneras” de tener un hijo, conmoviendo certezas ancestrales que parecían inobjetables. El dato revolucionario es que cada vez son más las personas que acuden a los laboratorios para crear una familia.

Algunos sociólogos hablan de un creciente proceso de “mercantilización” de los procesos vitales, sugiriendo que el mercado se ha introducido en áreas de la vida que se habían mantenido fuera de los intercambios monetarios.

Ahora todo es susceptible de compraventa, de suerte que las relaciones interpersonales, como la que se dan en la familia, aparecen como productos contratables.

En tanto, la “mesa familiar”, que incluía la preparación en casa de la comida, está cediendo hoy a la compra de comida elaborada fuera del hogar.

Por otro lado, hoy domina el delivery (reparto o entrega), la logística que aporta el mercado para colocar bienes, servicios e información directamente hacia ese lugar de consumo que es la familia.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.