La mayoría de los senadores boicoteó a sus provincias

Sólo el 32% de la Cámara alta votó a favor de coparticipar los fondos de las administradoras que pasaron al Estado, y un 28% por hacerlo con el impuesto al cheque, que fue prorrogado. Así, le quitaron recursos fiscales a sus distritos.o


Según una investigación del Centro de Estudios Nueva Mayoría, a cargo del investigador Rodrigo Mallea, se constató que en la votación de reestatización de las AFJP y la prórroga del impuesto al cheque, la mayoría de los integrantes del Senado votaron en contra de coparticipar recursos para sus provincias.

Esta disminución de recursos se decidió en momentos en que muchos distritos se enfrentan a serios problemas fiscales y al riesgo de pasar al déficit en 2009.

Los proyectos con media sanción que fueron girados al Senado referidos a la reestatización de las AFJP y el impuesto al cheque contemplaban recursos coparticipables entre las provincias.

El estudio de Nueva Mayoría destaca que al tratarse en el Congreso la reestatización de las AFJP, las provincias reclamaban un 15% de masa coparticipable. Sólo 23 senadores (32%) votaron por coparticipar los fondos, mientras que 41 (57%) votaron en contra de recuperar dinero para sus provincias. En este caso, Santa Fe y Salta votaron en su totalidad a favor de la coparticipación.

En el caso del impuesto al cheque, apenas 20 senadores (28%) abogaron por el 100% de su coparticipación, mientras que 45 (62%) votaron por el régimen que contemplaba un 70% para la Nación, y apenas 30% para las provincias.

Sólo Santa Fe actuó en ambos casos a favor de la coparticipación total de los fondos: sus tres senadores Rubén Giustiniani (Partido Socialista), Carlos Reutemann (PJ) y Roxana Latorre (PJ) votaron afirmativamente.

En contraposición a lo que ocurrió con Santa Fe, la totalidad de los senadores de Tierra del Fuego, Misiones y Neuquén votó -en ambos casos- a favor de no coparticipar los recursos a las provincias que representan.

 

Mayor dependencia

Durante el 2008 se profundizó el deterioro de las cuentas del sector público provincial. En términos consolidados, el déficit financiero pasaría de $600 millones en 2007 a $3.040 millones en 2008, según la consultora Economía y regiones.

Teniendo en cuenta este déficit y, con amortizaciones de la deuda pública estimadas en $9.000 millones, las necesidades de financiamiento superarían los 12.000 millones de pesos.

Asumiendo mercados de deuda cerrados para los las provincias, durante el 2009 los distritos más complicadas deberán recurrir al financiamiento a través del FFDP (Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial). Pero este organismo tiene un presupuesto acotado, el que además está directamente relacionado con los excedentes de caja que presente el Gobierno Nacional.

Así, en la medida que las cuentas nacionales se compliquen, las partidas destinadas a este fondo podrían reducirse y, por tanto, no alcanzar a solventar la totalidad de las necesidades de caja de las provincias.

En el peor de los escenarios en el que las provincias no puedan honrar sus compromisos, es de esperar que se den refinanciaciones de deuda pero con el Gobierno Nacional o que éste encare la reprogramación de los Bogar 2018. Entre Noticias

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.