¡Llegó el verano, a tomar agua! Presbifagia, para tener en cuenta

Adultos SaludQue los abuelos tomen agua en este momento del año es muy importante, pero también es importante que eso sea seguro.

 

Lic. Federico Peralta*

MN: 12024, MP: 1405

La deglución, o simplemente tragar, es un proceso que involucra al sistema nervioso y a muchísimas estructuras musculares. Para tener una idea de lo complejo de este mecanismo tan importante para la supervivencia de nuestra especie, el proceso deglutorio requiere de contracciones musculares en serie y coordinadas que ponen en juego seis nervios craneales, cuatro nervios cervicales y más de 30 pares de músculos. Debido a la importancia de su buen funcionamiento y a múltiples causas que han demostrado afectarlo, el estudio de los trastornos deglutorios ha avanzado mucho en los últimos años.

 

¿Qué es la disfagia?

La disfagia es definida como una dificultad o molestia en el transporte de saliva y del bolo alimenticio desde la boca hasta el estómago. Las complicaciones asociadas a la disfagia son muy severas, como se puede presumir, generando desnutrición, deshidratación o trastornos respiratorios.

Ahora bien, dentro de los distintos factores que pueden generar alteraciones de la deglución, la edad parece ser muy importante, ya que ah sido ampliamente descripta y es un tema presente dentro del ámbito científico, la disfagia en el adulto mayor. Este tipo de trastorno se lo denomina presbifagia, y se encuentra sumamente asociado al deterioro de la función asociado con la edad. De la misma manera que se altera la forma de caminar, el habla o la habilidad manual, se altera el proceso deglutorio.

La prevalencia de disfagia en ancianos o personas institucionalizadas (en hospitales u otras instituciones) puede variar entre un 30 y un 60%, con niveles de gravedad que también son muy variables. El 84% de las personas con enfermedad de Alzheimer pueden presentar disfagia. Los datos estadísticos son importantes, teniendo en cuenta el subdiagnóstico y la falta de tratamiento de estas alteraciones.

En esta época del año es muy común escuchar que “los abuelos” tienen que tomar agua. La estabilidad de la salud de los adultos mayores es, cuanto menos, vulnerable. El calor y la presión atmosférica la modifican, como a todos, pero en ellos las consecuencias son distintas. La ingesta de líquido en este momento del año es muy importante, pero también es importante que ese tomar agua sea seguro.

¿A qué le tengo que prestar atención ante un posible trastorno en la deglución?

En principio tenemos que decir que tomar líquido es de lo más desafiante para nuestro sistema deglutorio. Esto tiene que ver con la velocidad en que el líquido ingresa a nuestro cuerpo. Otro de los puntos a aclarar es que el agua, por más que sea mineral, al pasar por la boca lleva consigo un montón de bacterias propias de la boca, que en caso de que la persona tenga alguna alteración de su deglución, serán posiblemente arrastradas a sus pulmones. Desde este lugar pueden surgir las infecciones respiratorias, como las neumonías, en los adultos mayores.

Ahora bien, como detecto si existe un potencial trastorno del trago. En principio lo primero sería preguntarle al abuelo/a si nota alguna dificultad para tragar, puede que esto le suceda sólo con agua o con otras consistencias. Segundo, debemos ver que sucede después de tragar. Si una persona cada vez que traga tose, ese es un signo de alarma, nos esta diciendo que parte de lo que está ingiriendo está queriendo pasar hacia sus pulmones y, la buena noticia, es que el mecanismo que nos tiene que defender de eso (la toz) está funcionando. Un segundo aspecto es la voz húmeda. Puede pasar que después de un trago de agua, la voz permanezca húmeda y sea necesario realizar múltiples tragos para “aclarar la garganta”, esta es otra de las situaciones que deben llamarnos la atención.

 

¿Qué se hace antes estas circunstancias?

En principio consultar al médico de cabecera que esté a cargo del adulto mayor en cuestión.

Por otro lado, es importante saber que la restricción de la ingesta de alimentos por boca no es la única estrategia de tratamiento. Hay múltiples estudios que han demostrado que ciertos ejercicios específicos y pautas de educación son eficaces para mantener un trago seguro y sostener la alimentación por boca. Asique siempre es importante consultar con un profesional idóneo en el área para poder llegar a los mejores resultados posibles.

 

*Licenciado en kinesiología y fisiatría UBA orientado a rehabilitación neurológica, trastornos vestibulares y del equilibrio; docente UBA, investigador y responsable de CIRIC Formación Permanente.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.