Lo que tengo que saber para estimular correctamente a mi bebé

Bebe.jpg web

Durante el primer año de vida el desarrollo psicomotriz de un niño está muy cargado de hitos que marcan las bases para el posterior crecimiento en un contexto saludable.

Lic. Federico Peralta*

MN: 12024, MP: 1405

 

Es una preocupación habitual de los padres, fundamentalmente quienes tienen su primer hijo, saber cuál es la manera correcta de estimular a su bebé e inclusive está muy presente la preocupación sobre qué características los deben alarmar y cuáles no.

¿Qué debo observar en un bebé recién nacido?

La premisa necesaria al momento del nacimiento es la observación de la simetría. Si bien nosotros no somos exactamente iguales a un lado y otro de nuestro cuerpo, las asimetrías notorias muchas veces nos están indicando la necesidad de prestarle atención. Al hablar de simetría no sólo la debemos observarla desde un punto de vista morfológico, sino también observar simetría de movimiento.

Otra de las características que debemos observar es la actitud en flexión. Al nacer, la actitud similar a la posición fetal, situación que con el paso del tiempo y progresivamente se irá modificando, permitiendo al bebé sentarse y luego pararse.

Por otro lado, durante los primeros meses de vida el reconocimiento de los objetos y con ello del entorno se realiza fundamentalmente con la boca, por lo cual es habitual que el bebé quiera llevarse todo a la boca. Lo importante es mantener una higiene regular de los objetos con los cuales está en contacto el niño.

¿Debo poner al bebé boca abajo?

El desarrollo en gran medida está relacionado a un contexto que así lo demande. Es decir, si el entorno no le propone al bebé la necesidad de moverse su desarrollo se encontrará limitado. En algún momento se hablaba de la relación entre la posición boca abajo y ciertas alteraciones del bebé, hasta inclusive se lo relacionó con algunos casos de muerte súbita. Hoy se sabe que no hay relación y que, por el contrario, es necesario que el bebé se encuentre boca abajo.

¿Por qué ponerlo boca abajo?

En esta posición el bebé intentará elevar su cabeza y poder girar el cuello para así poder salir de esa posición de disconfort. Inclusive el bebé debería poder jugar en esta posición en la medida en que la situación se repita. Esto es fundamental para estimular el control cefálico, es decir, la posibilidad del bebé de controlar su cabeza. El tiempo estimado para este hito del desarrollo es a los tres meses de vida. Lo importante es tener en cuenta que los tiempos son estimativos, ya que depende en gran medida de la estimulación que reciba del entorno. Puntualmente en relación a la posición boca abajo, es importante que siempre esté supervisada para evitar cualquier situación de disconfort que el bebé no pueda resolver solo.

Pasado el primer mes el bebé comienza a ayudar al sentado. Si tomamos ambas manos y tiramos como para sentarlo, comenzará a ayudar en esta actividad. Es necesario comprender que para tener un desarrollo saludable se debe dar una consecución de hechos.

Por ejemplo, en la medida en que el bebé mejore el control de su cabeza, podrá tener un mayor control en es sentado y con ello comenzará a habituarse a esta posición como una posición de juego. El inicio del sentado le será muy complejo poder liberar sus manos y mantener esta posición. Con lo cual no será una posición optima para el juego. En la medida en que esta situación se sostenga, el bebé mejorará su estabilidad en el sentado, permitiéndole jugar. Esto es fundamental para la estabilidad del tronco, pensando en un gateo o más adelanta, pararse y dar los primeros pasos.

¿Si el bebé no gatea es para preocuparse?

No necesariamente. Se ha visto que no todos los bebés gatean y no por esto su desarrollo se encuentra alterado. La necesidad de trasladarse desde el sentado está directamente relacionada con la accesibilidad de su medio. Es decir, que si el bebé está sentado y todas las cosas de su interés están a su alcance, no tendrá la necesidad de trasladarse, con lo cual es menos probable que desarrolle alguna estrategia para hacerlo. Teniendo en cuenta esto, es importante que el niño no tenga todos los objetos de interés al alcance ya que de esta forma comenzarás a investigar de qué forma se puede trasladar para poder alcanzar los juguetes.

Para finalizar, es importante remarcar que el bebé como todas las personas, desarrolla sus capacidades en relación a un entorno que así se lo demande. La consulta temprana con un profesional formado, puede evacuar las dudas de los padres y evitar situaciones de falta de estimulación que a la larga puedan significar alguna dificultad para el niño.

 

*Licenciado en kinesiología y fisiatría UBA orientado a rehabilitación neurológica, trastornos vestibulares y del equilibrio; docente UBA, investigador y responsable de CIRIC Formación Permanente.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.