Luis Otto: “Esperamos una cosecha muy buena en los maíces de primera”

maiz.jpg WEB

El profesional se refirió al momento que atraviesa el sector productivo. La evolución de los cultivos, la presencia de plagas y malezas. También de deudas pendientes como el de caminos  y rurales acordes para sacar la producción.

Fabián Miró

Indicó que los días y semanas que se avecinan van a ser “muy movidos, teniendo en cuenta que ya se están empezando a picar algunos maíces, mientras que otros que se van a trillar húmedos”. Por otro lado, acota, febrero es el  mes  de las plagas, con “orugas y demás insectos, en la soja”.

Recordó que en la mayor parte del departamento, los suelos son “erosionables por una cuestión de pendientes”, y por otro lado las prácticas más recomendables e inteligentes para prevenir la erosión, serían cultivos de cobertura que, hoy por hoy, en virtud de la carga impositiva que tiene el sector no son posibles en nuestro país.

Acotó que sería bueno hacer  un poco “avena, raigrás, pasarle un herbicida y de esa manera aportar materia orgánica”, pero esta tarea resulta casi imposible en una zona marginal “como la nuestra”.

Los potenciales de rinde, en la zona, están en el orden del “cincuenta por ciento de los que se obtienen en  la zona núcleo”, explica.

En lo que se refiere al uso de fertilizantes, indicó que la demanda ha crecido, debido a que los “lotes requieren reponer la exportación de nutrientes que se les hace”. Por parte, indicó que las expectativas son interesantes, razón por la cual el productor comienza a “pensar en el mediano y largo plazo, algo que no estaba ocurriendo, y a invertir”.

Indicó, que en los últimos cuatro años, el avance de las malezas, incide cada vez más  en los costos de producción con “gastos adicionales en el control del raigrás resistente al glifosato, también en capín, maleza que se limitaba a los campos arroceros se ha difundido en todos los campos, además de  malezas, que hace unos años controlábamos con facilidad, hoy requieren una aplicación específica”.

 

Los cultivos

Vaticinó que en  el “maíz de primera, vamos a tener una de las  mejores cosechas  de los últimos tiempos”. Sobre el destino que se le dará, señaló que el “mismo es incierto, pero, en los alrededores, tenemos un fuerte consumo avícola, también en la parte ganadera”, mientras que al resto iría  a exportación, dado que “no creo que se pueda consumir toda la producción en la zona”, acotó.

 

Rentabilidad

Los márgenes de ganancia en el negocio agropecuario, por razones varias, se han dilatado considerablemente. Pese a seguir con retenciones, la soja, vedette de los últimos años, continúa siendo el cultivo más rentable.  Y alertó  sobre el “riesgo empresarial”. Dijo que “una inversión tan alta genera un poco de miedo, debido a que si los rendimientos no son óptimos,  generarían  un rojo importante en las finanzas del productor, dado que los costos son muy altos”.

Agregó que el arrendamiento  es un “componente destacado, aunque en las últimas temporadas se está volviendo al viejo sistema de porcentaje, donde el dueño del campo participa del resultado final de la campaña”.

 

Las praderas

“Lentamente se empieza a recuperar tierras para la explotación ganadera, lo que se nota, a nivel nacional, en la retención de vientres. Señal que se quiere recuperar el stock perdido, (11 millones de cabezas), tanto por el negocio, como para equilibrar “riesgos y opciones, también para darle un alivio a los suelos”, expresó.

 

La red caminera

El Ingeniero, por su labor, recorre y conoce a la perfección  los denominados caminos de la producción que presentan  un “abandono y falta de mantenimiento que preocupa” por un lado, mientras que por el otro la ley que impide transitar por las banquinas, provoca que los caminos se “hayan transformado en túneles, por la vegetación circundante, con yuyos y árboles.” Acotó que el diseño de los caminos en el “departamento y la provincia responden a la producción de 60 años atrás”, cuando la carga máxima  llegaba, como mucho, a los diez mil kilos”. Destacó como prioritario solucionar todo lo referente a “alcantarillado y puentes, hoy obsoletos para los transportes y maquinarias agrícolas que circulan por los mismos”.

Recordó que el “anterior gobierno nacional tuvo una recaudación récord, durante mucho tiempo, gracias a la producción agropecuaria, pero esas divisas, generadas por el campo, no retornaron  al sector en obras e infraestructura”.

 

Problemas

Una de las plagas que debe sufrir el productor, además de insectos y enfermedades en los cultivos, llega desde el aire. La referencia es para el loro, que no para de multiplicarse en la zona. La presencia de esta ave plaga, había menguado” gracias a las campañas efectuadas por el recordado Curita Gaucho Luis Jeannot  Sueyro, pero ahora resulta imposible sostener en pequeñas chacras producción frutal (durazno, higo, peras, ciruelas), debido a que se come todo, también en pequeños lotes de maíz”. Por fortuna, en  grandes extensiones  no llegan a afectar demasiado, comen en las cabeceras, en los bordes del campo, tres o cuatro surcos “, nada más.

 

El éxodo rural

Lo que antes eran colonias prósperas, extensiones de tierra de 50 a 200 hectáreas, pobladas por sus propietarios, escuelas con una buena matrícula, actividades sociales varias, hoy se limitan a unos pocos establecimientos en actividad y taperas que ya se ven por el avance del monte. El llamado éxodo rural  no se habría destinado, sin embargo con caminos rurales transitable, quizás “mucha gente preferiría vivir en el campo, con todos los servicios, electricidad, internet  y demás”, opinó.

Luis Otto, nació y se crió en Colonia Stauber, zona rural en la que actualmente viven y trabajan unas cinco familias,  y “unas veinte taperas”, en campos que hoy son arrendados y otros anexados.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.