Comerciantes locales de telefonía celular se oponen a los vendedores golondrinas

Un grupo de propietarios de comercios de venta de celulares se reunieron el viernes al mediodía con directores municipales y expusieron su malestar con colegas oriundos de otras ciudades que realizan sus ventas frente a sus negocios.o



Por Carlos Riera

redaccion@eldiadegualeguaychu.com.ar

 

Muchos son los oportunistas que llegan a Gualeguaychú en época de verano a vender sus productos, colocan una sombrilla con dos sillas en cualquier parte de la ciudad y compiten en forma desigual con los comerciantes locales que han pagado todas las tasas municipales y provinciales, además de todos los servicios, durante todo el año y esperan estas fechas para hacer una diferencia en sus ingresos.

Uno de los varios comerciantes que se acercó hasta la Municipalidad a plantearle este problema a los directores de las áreas de habilitaciones e inspección, contó el engañoso tipo de venta que utilizan estas personas que se acercan desde otros puntos del país hasta nuestra ciudad: “estafan a la gente haciéndoles creer que se han ganado un equipo celular por tener un determinado número en su tarjeta de crédito, una vez que convencen al público de su supuesto premio les hacen firmar un contrato, del cual no les dan un original, y utilizan la tarjeta de crédito para cobrarles un “seguro” que en realidad es el pago del celular en 12 cuotas”.

Estas personas provienen, según los comerciantes, desde Buenos Aires y de otros puntos de la provincia de Entre Ríos, estacionan las camionetas en puntos céntricos estratégicos, despliegan mesas y sillas en la vereda y comienzan con la promoción de los productos, y luego finaliza en una venta encubierta. El director de Habilitaciones Mario Damer declaró que estos vendedores tienen la autorización municipal para realizar promociones y entrega de folletería en la vía pública, pero no están autorizados para la venta.

Lo que manifiestan los comerciantes locales es la desigualdad que hay con respecto a ellos, ya que la mayoría de las veces realizan las promociones y ventas en la puerta de sus negocios, cualquiera sea la marca de celular. “La Municipalidad le cobra 100 pesos diarios a estas personas, a nosotros nos conviene cerrar nuestros negocios, poner una sombrilla y vender en la calle, en vez de tener un local donde pagamos empleados y todos los impuestos”, declaró otro de los comerciantes. 

Comprar un equipo celular en uno de estos puestos ambulantes acarrea futuros problemas que luego son volcados a los comerciantes locales que venden la misma marca del celular adquirido en la vía pública. “Estas personas venden los teléfonos y ni siquiera se lo dan activado, luego los reclamos vienen a nosotros cuando la camioneta con los vendedores ya se fueron de Gualeguaychú, y nosotros por más que vendamos la misma marca de teléfonos no tenemos nada que ver y no nos responsabilizamos por esas ventas, cosa que la gente no lo entiende, a la hora de reclamar piensa que todos pertenecemos a la misma empresa”, explicó un comerciante y agregó que “uno es responsable por lo que vende, el problema luego lo tendrá la Municipalidad porque toda esta gente que fue engañada deberá venir al municipio a buscar una respuesta, porque por 100 pesos diarios dejó engañar a la gente”.
Mario Damer y  el director de Inspección municipal, Sebastián de los Santos, se comprometieron a trabajar en conjunto y poner en aviso a la oficina de defensa al consumidor (OMIC). Para este fin de semana y siguientes, se decidió trasladarlos de los lugares céntricos hasta comprobar que se realiza una venta. Una vez que se compruebe que se engaña al público y que se realiza la venta bajo un supuesto pago de “seguro” del teléfono, las distintas áreas municipales podrán actuar y hacerlos retirar de la vía pública.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.