Matías Márquez: “La actividad ovina nos mantiene en pie”

ovino

El pequeño productor de Irazusta  la pelea día a día con su cabaña de ovejas, raza Hampshire Down, además de prestar servicios con sus maquinarias agrícolas.

Matías tiene a su cargo la Cabaña Don Alberto, establecimiento que consiste en un galpón  y lotes de campo, divididos para los ejemplares de la raza. El cabañero comentó que se encuentra preparando los animales para distintas exposiciones, aunque a la principal (Palermo 2015) no pudo concurrir. “Esa  era la idea, sin embargo la situación económica no nos permitió viajar. El presupuesto no cerraba, así que lo dejamos para el año que viene,  ahora en lo que resta del año participaremos en exposiciones cercanas”, indicó.

En el mes en curso, la cabaña, cumple 15 años de trabajo en la  raza Hampshire Down, que Matías puso en marcha junto a su señora. Gracias al esfuerzo y mucha dedicación “hemos crecido y logrado premios en todos lados. Anduvimos bien en Entre Ríos, como así también en Buenos Aires, pero lo mas destacado pasa por Palermo 2014, con la obtención de premios y el segundo mejor precio de la raza”.

Márquez, como buen cabañero,  hace hincapié en la genética y piensa para el año en curso, comenzar a trabajar en transplante embrionario.

Dijo que le da un valor agregado a la producción con el pedigree, ejemplares, que tienen un valor diferente a lo que es “un cordero de consumo, además de un rentabilidad mayor a las pocas hectáreas que tenemos”.

Maneja un plantel de 57 madres pedigree, mas algunas borregas que nacieron el año pasado, en los primeros meses del 2015, con un stock de aproximadamente 100 animales en 8 hectáreas”

La carga animal por hectárea es muy alta, sin embargo la chacra responde muy bien. “Hago  una pradera cada dos años, y únicamente doy ración a los animales que preparo en la cabaña. Todo lo que es destete, y que va salir a la exposición el año siguiente se raciona. No así la madre que está todo el año a campo. La idea es de darle rusticidad, para que cuando un ejemplar de la cabaña sea comercializado y trasladado a un campo, no tenga problemas de adaptación”, cuenta Márquez.

La cabaña,  trabaja desde el 2000 en  la producción de esta raza en base a una minuciosa selección basada en estrictos controles y registros productivos, controlando la calidad y aspectos de los mismos, como la rusticidad, ganancias diarias de peso, conversión de alimentos en masa corporal, amplia adaptabilidad a cambios de clima y alimentación, y correcta estructura corporal. La selección de las ovejas incluye el comportamiento, kilogramos del cordero nacido y detestado interviniendo en la eficacia para constituir la productividad de un buen plantel.

Dijo, que a pesar de lo mal que está el sector agropecuario, la actividad ovina “se maneja bastante bien, porque el animal es noble, se trabaja con cargas altas, el cordero vale y siempre tenemos demanda”.

Márquez se inició en el mundo ovino con cinco ovejas, además de todo lo necesario para ser un criador de pedigree.  “Compré ejemplares de buena genética durante tres temporadas, luego fui dejando hijas de los primeros ejemplares”. Contó que   hasta hace  tres temporadas   no  “vendía las hembras, quienes  quedaban como reproductoras en el campo, además de comprar  buenos padres como  el  Reservado Gran Campeón de la Expo de Gualeguay y ejemplares en Palermo”.

Hampshire Down

Es una raza de ovinos, que fue lograda en el sur de Inglaterra, en el condado de Hampshire, en la década de 1880 con la mezcla de distintas razas, entre ellas la Bershire Knot, Hampshire Old, Southdown y Willshire Horn.

La preparación

Todos los animales que se preparan para exponer  “pasan por el galpón, donde  entre  otras tareas,  se esquila  tres meses antes,  además en la semana previa se lo baña, tapa con una manta especial, luego se abre la lana con una escardilla, además de una alimentación acorde”.

Prestador de servicios

Junto a un socio, tiene un parque de maquinarias agrícolas, con las cuales presta servicios de siembra, trilla, embolsado y movimiento de suelo. Tareas que ayudan en la economía familiar, aunque los pagos vienen algo atrasado. “Lo que trillamos en abril, todavía no lo hemos podido cobrar. La situación de la agricultura es harta complicada, y si no vendo hembras de pedigree, no podría alimentar los ejemplares que van a las exposiciones y afrontar los costos que las mismas demandan”, cerró.

 

 

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.