Media hora le alcanzó para cerrar un partido soñado 

Juve Rugari 1 web

A los 32 minutos del primer tiempo, Renzo Tesuri puso el 5 a 0 ante la sorpresa y la alegría desmedida de los miles que le dieron un marco soñado a la vuelta del Decano a La Vía. Antes, Blanco en dos oportunidades, Impini y el propio Tesuri habían festejado. En el complemento, Noriega descontó para Douglas Haig.

Le salió todo. Afortunadamente, parece que todas las que no quisieron entrar el semestre pasado –situación que generó la salida del técnico Norberto Acosta, primero, y del 9 Javier Velázquez, después–, empiezan a hacerlo ahora. Con Carlos Macchi en el banco de suplentes, quien había dirigido interinamente ante Argentinos el año pasado, pero como DT oficial hacía su presentación, Juventud jugó un partido sin fisuras.

De entrada, luego de un tibio aviso del equipo de Andrés Guglielminpietro, que debutaba en esta nueva etapa al frente de Douglas, Alexis Blanco abrió el marcador. Morello y Tesuri combinaron bien por la izquierda y el lateral le puso la pelota a en la cabeza al delantero, que les ganó a todos en el área y dejó sin nada que hacer al bueno de Di Fulvio.

Decidido a jugar en el campo rival, Juventud manejó siempre la pelota. Barrado, Ramírez, Tesuri, más los laterales, que pasaron todo el partido, le daban movilidad al mediocampo. Mientras Gastón Ada se volcaba hacia la derecha y hacía lo que quería ante una defensa estática y sin reacción.

A los 18’ llegó el centro desde la izquierda, el rebote le quedó a Paolo Impini y el larroquense estampó el 2 a 0. Apenas 4 minutos después, Barrado buscó a Ramírez, que entrando por el segundo palo se la sirvió a Tesuri, para que el juvenil convierta, sin resistencia alguna, el tercero.

No se jugaban siquiera 20 minutos y el partido parecía liquidado. La entereza de un equipo que se sabía fuerte, que venía de sacar pecho ante las adversidades en San Luis y José Ingenieros (en el triunfo ante Estudiantes y en el empate con Almagro terminó con uno menos), y que, ante su gente, veía que las cosas le salían. Eso de un lado. Del otro, eran todas dudas, todo desaliento.

Para colmo, a los 24’ volvió a aparecer Blanco. Otra vez por derecha, Gastón Ada puso el centro que volvió a ganar el ex Alvarado y de cabeza estiró la diferencia.

Todo era de Juventud. Los dirigidos por Guglielminpietro le regalaron el mediocampo nada menos que a Barrado y Ramírez, que con espacios hicieron y deshicieron a gusto y placer, mientas que Juan Sánchez –ocupó el lugar del expulsado Augusto Max– cumplió, a la perfección, el papel de la marca, unos metros más atrás.

La defensa visitante hacía agua por todos lados. Pero Ada ya había elegido el sector derecho para hacer lo que mejor sabe: llegar hasta el fondo y tirar el centro. Así llegó el cuarto. El ex Acassuso volvió a ganar, puso el centro y, otra vez Tesuri, en posición de centrodelantero, cabeceó a la red para desatar una fiesta en el estadio de La Vía.

Con el inapelable 5 a 0, el segundo tiempo estuvo de más. El gol de Alejandro Noriega, a los 6’ del complemento, quedará para la estadística. Lo cierto es que Juventud mostró su mejor cara, fue muy superior a Duglas, que dejó claro por qué se hunde en las posiciones, y volvió a sumar de a tres.

Macchi saca cuentas. Consiguió 7 de los últimos (sus primeros) 9 puntos en juego. El equipo gana en identidad y escala en las posiciones. Ayer, además, media hora le alcanzó para resolver un partido que, sin lugar a dudas, fue soñado.

  

“Yo sueño grande”

 

Blanco RECUADRO WEB

“Busco esto, vivo de esto. Soy 9 y quiero hacer goles. Pero, si bien lo deseaba, nunca pensé que se me iban a dar las cosas como se están dando”, expresó a ElDía Alexis Blanco, quien convirtió cinco goles en los últimos tres partidos, y ayer se fue ovacionado de la cancha.

“Era una final para nosotros, estamos peleando abajo y de local teníamos que ganar. Por eso salimos a imponer nuestro juego. Demostramos que somos un grupo sólido y que, a pesar de que la pasamos mal durante todo este tiempo que el campeonato no arrancaba, estamos más unidos que nunca, y eso se nota adentro de la cancha”, agregó el pampeano de 28 años.

Dulce con el arco, Blanco dijo ser “consciente de que tengo que aprovechar los momentos” y, sobre el buen presente decano, aseguró que “el grupo está para algo grande, yo sueño grande, quiero pelear lo más arriba posible” y “si bien el objetivo es sumar en cada partido para dejar a Juventud en la B Nacional, estoy seguro de que jugando así vamos a conseguir cosas importantes”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.