Médico gaucho atendió un parto en una jineteada y casi tuvo que pagar $9000

medico gaucho

Raúl Olivero tiene 79 años y hace 51 trabaja en los campos de jineteada de todo el país. Fue su abuelo quien desde pequeño lo educó en el ámbito de la medicina, pero también lo crió entre paisanos.

Raúl Olivero, más conocido como “el médico gaucho”, tiene 79 años y nació en Córdoba. Desde siempre, es el médico oficial del Festival de Jesús María. Como viene de una familia de médicos, el legado fue casi inevitable: desde muy chico ya cortaba cordones umbilicales y daba inyecciones, junto a su abuelo.

Hace 54 años se recibió de cirujano y hace 51 que trabaja en los campos de jineteada de todo el país. “Recorro la Argentina cuidando lo más noble: el jinete, el tropillero, el palenquero, el camionero”, contó desde Urdinarrain, en diálogo con el programa Tierra Gaucha, que se emite por Elonce TV.

medico gaucho '01

Después de tantos años de trabajo y dedicación, admite que el día que deba abandonar su profesión sentirá una gran tristeza. “Los años corren, a veces hay que dar un paso al costado. Atrás del alambrado no sirvo, adentro del campo sí. Desde chico que mi abuelo me educó en este ámbito, en medio de paisanos, gente que su palabra era un documento”, explicó.

Uno de los días que más recuerda fue aquel en el que tuvo que atender un parto en plena jineteada: “se paró todo, me llamó el intendente, atendí a la mujer y nació un varoncito. El padre le puso Raúl, como yo. En ese momento se decía que el padrino pagaba la fiesta y a eso no lo sabía. Hubo un gran festejo y cuando me estaba yendo el bolichero me dijo que le debía pagar un poco más de 9000 pesos, pero el intendente lo frenó. La próxima vez atiendo el parto pero no soy padrino”, relató entre risas.

Consideró que antes los paisanos eran “más rápidos” y en la actualidad “se demoran más en salir”. No obstante, aclaró que “pueden cambiar ciertas técnicas pero no cambia el alma de la jineteada”.

Finalmente, aseguró que ama a Entre Ríos y que “si no hubiera nacido cordobés, sin dudas me hubiera gustado ser entrerriano”. También, manifestó que todos los días le da a la Patria media hora más de trabajo.

medico gaucho 02

“Si alguien me quiere invitar me quedo, el que tiene plata me paga y lo atiendo, al que no tiene también lo atiendo. Es la manera de ser un poco argentino y voy a seguir hasta donde me dé el cuero. Le pido a la Santísima Virgen del Luján que no se me golpee ningún jinete y si se me golpea pido sacarlo lo más rápido posible”, finalizó.

Fuente: Elonce.com

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.