Nina Fuentes sorprendió con “Alicia, el regreso al país de las maravilla”

nina fuentes 1 WEB

Con unos 180 bailarines en escena, la referente del ballet en la ciudad realizó una puesta en escena renovada, actual y muy entretenida para toda la familia.

Nuevamente, el teatro Gualeguaychú volvió a tener sobre su escenario durante dos jornadas seguidas el espectáculo anual organizado por el Instituto Nina Fuentes, que en esta ocasión realizó una adaptación del legendario cuento “Alicia, el regreso al país de las maravillas”.

Dirigida por la propia Nina Fuentes y con producción de Wolf Sheep de Rogelio Martinelli Fuentes, esta adaptación del relato de Lewis Carrol tuvo una puesta en escena copn gran despliegue que supo tocar una fibra sensible a muchos de los que estuvieron esa noche en el teatro, y todo gracias a la destreza y el talento de los bailarines formados en la academia.

La sincronía musical, una puesta de luces acertada y una narrativa sin baches, ágil y vertiginosa permitieron a los bailarines en escenas mostrar sus mejores dotes en la danza y en  los actoral.

En cada uno de los tres actos El País de las Maravillas, la Fiesta del Té y El Reino de Corazones los bailarines demostraron el amplio abanico de diferentes matices de danza contemporánea que cosecharon a lo largo de sus años de formación y aprendizaje, con un vestuario metódicamente pensado elevó cada caracterización.

Todo el conjunto (bailarines, dirección, producción, escenografía, música, luces y vestuario) recibieron una ovación de pie las dos noches de presentación en el teatro más importante de la ciudad.

La trama estuvo centrada en Alicia (interpretada por Giuliana Watters), quien regresa con sus hermanas (Carolina Susco y Mercedes Barel) al País de las Maravillas. En él, se volvieron a encontrar con los personajes más asombrosos, desde El Conejo Blanco (Juan Montenegro) , pasando por el Sombrerero Loco (Edu Sánchez), la Oruga (Juan Urbini) , la Liebre de Marzo (M. Bonilla), el Gato Chesire (Pedro Serrano), el Conejo Negro (Nicolás Iglesias), y terminando en la gran malvada Reina de Corazones (Ailín Dunn).

Sin dudas, una vez más Nina Fuentes y su hijo Rogelio, que con el correr de los años conformaron una dupla sólida y consolidada en todo lo referente al montaje de espectáculos de gran producción, demostraron seguir siendo fieles a la calidad, al montaje y a no escatimar en nada, todo con el único objetivo de seguir sorprendiendo año a año.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.