tango 2

Un médico que toca el piano como los dioses, una médica que canta como si fuera profesional, un cantante que con más de 80 pirulos entona en público un valsesito como si tuviera 40. Esto, y más, pasaron en la noche mágica del sábado.


Por Julio Majul

Colaboración

Algunos de ustedes saben que tengo una tanguería los sábados, en calle Victoria 81, en la casa de Sinergia Teatral.

El último sábado conseguimos que Juan Luis Vallenari, que fuera uno de los mejores cantantes locales, a los 80 y pico de años, entonara micrófono en mano un valsecito, terminando a dúo con Mario Gebhardt.

El doctor Mario Ferro abandonó su rol de médico nefrólogo y tocó (luego de más de un año sin hacerlo, dijo) el piano, en el instrumento electrónico de Juan Leuze. “Ni sé bien cómo se toca esto”, se disculpó. Mostró a las claras que los años del Conservatorio Nacional no se olvidaron.

De Concepción del Uruguay había una pequeña delegación, de la que formaba parte la médica Rosalía Villoldo, bisnieta del formidable compositor, por ejemplo de “El choclo”.  Pues ella se animó y acompañada por la pequeña gran orquesta del lugar cantó varios temas.

En fin: los músicos pasaron con sonrisas la noche, delatando la felicidad de hacer lo que les gusta, y bien. Imposible olvidar la caripela de Miguel Pereyra, que parecía rejuvenecido. Y Carmelo Silva, Juan Leuze y el flaco Faiad.

La magia envolvió también a los asistentes, entre los que estaba el poeta Jorge Fernando Landó, el turistólogo (¿existirá esta palabra?) Alberto Flejas, el profesor Marcos Henchóz, y varios más que olvidamos, cada quien con su esposa por cierto. 

En fin: decir que Flejas nos hizo recordar el bar Volga, de San Telmo, que a mí me trajo la evocación del fabuloso violinista Hernán Oliva tocando a la gorra en la calle, decir que Jorge Fernando trajo a colación poetas, que cada cual hizo algo para que ese rincón de arte se llenara, además, de calidez y solidaridad.

No sé lo que ustedes creen que es una tanguería. Tendrían que ir para comprobar que ésta tiene magia.