Pandemia, el miedo que acosa al hombre 

Nada indica que la subsistencia de la especie esté garantizada, ya que sobre ella pesa la hipótesis de la extinción. ¿Será acaso la humanidad víctima de una enfermedad infecciosa?

Las situaciones en las que podría ocurrir el fin de la civilización humana son muchas y ninguna de ellas suena descabellada. La calcinación de los humanos por la detonación de bombas mortíferas, como la de Hidrógeno, es una de ellas.

Pero hay otras hipótesis en danza. Algunos no descartan una hambruna, como resultado de la superpoblación y una reducción considerable de los recursos naturales. Conectado con esto, crece la idea de que el hombre podría sucumbir ante la destrucción ecológica que él mismo viene haciendo de su hábitat, la Tierra.

Otras posibles formas de extinción humana se relacionan con los peligros inherentes a los avances científicos. Y al respecto se menciona la sustitución de las personas por máquinas.

Pero dado que el hombre a lo largo de la historia ha debido lidiar con diversas enfermedades, muchas de ellas mortíferas, es fuerte la especulación alrededor de la posibilidad de que finalmente sucumba por una pandemia catastrófica.

La palabra pandemia se refiere a una enfermedad que ataca diferentes regiones simultáneamente y que es consecuencia de un agente infeccioso. La humanidad ha sufrido varias epidemias causadas por virus,  bacterias y  parásitos.

Entre las más famosas está la Peste Negra, que sin duda se mantiene dentro del imaginario colectivo como la más terrible de todas. Como su nombre lo sugiere, fue la peste más mortal de toda la historia.

También conocida simplemente como La Peste, ocurrió entre 1348 y 1350, y se estima que se hizo con la vida de más de 25 millones de personas en el viejo continente, dicho de otro modo: mató a un cuarto de la población mundial del Siglo XIV.

Llegó a Europa por mercaderes trotamundos desde la India. Se trató de un tipo de peste bubónica y constituye la pandemia más conocida de toda la historia. 

Como buen canal de comunicación, el cine contemporáneo explora estos fenómenos en diferentes cintas, sugiriendo que una pandemia marcará el fin de la raza humana.

¿Qué pensar de las películas de ficción que escenifican tenebrosas realidades? Ciertas obras de arte tienen la capacidad de prefigurar una época. El artista, dotado de ciertas facultades proféticas, puede captar así fuerzas reales del proceso histórico que el común de las personas no registra.

Por lo pronto cabe postular que el cine está cumpliendo la función de hacer explícitos determinados miedos inconscientes que hoy perturban la psique de la sociedad global.

Por ejemplo “Guerra Mundial Z” es una película que vuelve a presentar a los zombis como si de una enfermedad infecciosa (supuestamente viral) se tratara. En este caso, la infección zombi acaba extendiéndose por todo el mundo.

La película tiene algunos detalles que se acercan a la “ciencia real”, como la búsqueda del origen de la epidemia (el caso cero o primera persona infectada), así como el intento de aislar el agente infeccioso en el laboratorio.

El virólogo Ian MacKay dijo en una ocasión que “un zombi es como ponerle a un virus patas y dientes”. Es decir, es una manera elocuente y gráfica de capturar lo que le pasa a un organismo infectado.

Las infecciones zombis –que se reproducen en la pantalla a través de series populares como “The Walking Dead”- simbolizarían el terror que tienen los humanos a sufrir una pandemia devastadora.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.