El Papa es Pastor de Pastores

Pope Francis waves after leading his weekly general audience at St. Peter's Square at the Vatican

Todos necesitamos que nos cuiden. Desde que nacemos hasta que morimos nos hace falta la presencia de los demás en general, y de algunos en especial.

 

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano

 

Los cristianos precisamos a aquellos que siguiendo los pasos de Jesús sean Pastores de quienes les son encomendados.

Los obispos somos sucesores de los Apóstoles, y recibimos esa hermosa misión de evangelizar, y a su vez cuidar del rebaño que se nos confía. Esta semana que pasó hubo dos acontecimientos importantes en torno al Papa, sucesor del Apóstol San Pedro. El miércoles 28 se instituyeron 5 nuevos Cardenales de diversos lugares del mundo. Ellos tienen la función de colaborar de modo directo con el Papa en el gobierno de la Iglesia Universal por medio del consejo, la cercanía, y algunos también formando parte de organismos del Vaticano.

El jueves 29, solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo (el día del Papa), Francisco nos entregó el Palio a los nuevos Arzobispos designados por él desde el 29 de junio del año pasado. Éramos  36 de diversos países.

El Palio es un ornamento que el arzobispo se coloca encima de la casulla, alrededor del cuello y que se utiliza en la celebración de la misa. Está elaborado con lana de ovejas pequeñas bendecidas por el Papa el día de Santa Inés, el 21 de enero de cada año. Luego una comunidad religiosa con esa lana teje cada Palio que es colocado sobre la tumba del Apóstol San Pedro antes de ser bendecido y entregado a cada nuevo Arzobispo. Es un signo exterior que expresa la comunión con el Papa y con las Diócesis circundantes. Acompaña la disponibilidad espiritual efectiva para colaborar en la comunión para fortalecer la misión. Jesús pidió al Padre en el huerto de los olivos “Padre, que sean uno para que el mundo crea que Tú me enviaste” (Jn 17).

La misa se celebró en la explanada delante de la Iglesia de San Pedro. Una multitud daba un colorido particular con banderas de países, carteles identificadores de Movimientos e Instituciones Eclesiales…

El cariño manifestado hacia Francisco es conmovedor. Hablando con alguno de los Cardenales y varios obispos me comentaban de la admiración que les suscita la sencillez de vida, la humildad, y a la vez la firmeza en las decisiones y los rumbos que marca para la Iglesia: el seguimiento de Jesucristo, la misión, la misericordia, la cercanía con los que sufren. Su compromiso con los pobres, con el cuidado del ambiente, con la paz entre las naciones.

Su predicación y ejemplo son fundamentales para poner sobre la mesa la situación desesperante de los migrantes en Europa y el mundo entero.

Las enseñanzas de la Encíclica Laudato Si’ han causado alegría y esperanza aún fuera de las comunidades cristianas, despertando gran interés en ámbitos académicos y sociales.

Algunos lo critican (como le sucedió también a otros Papas), siembran confusión, y distraen con miradas mundanas alejadas de la fe. Es el sucesor de Pedro sea italiano, polaco, alemán o argentino. A él lo seguimos como nuestro maestro y Pastor de los Pastores.

En la predicación nos iluminó acerca de tres palabras: confesión, persecución y oración. Estas tres expresan la vida de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, a quienes estamos llamados a imitar también hoy, sabiendo que contamos con su intercesión. Señaló que hoy muchos son perseguidos y martirizados a causa de la fe ante la indiferencia de buena parte de la sociedad.

Les comparto este párrafo de la homilía de Francisco, donde nos pide (especialmente a los obispos) ir a fondo en el compromiso con Jesús: “Preguntémonos si somos cristianos de salón, de esos que comentan cómo van las cosas en la Iglesia y en el mundo, o si somos apóstoles en camino, que confiesan a Jesús con la vida porque lo llevan en el corazón. Quien confiesa a Jesús sabe que no ha de dar sólo opiniones, sino la vida; sabe que no puede creer con tibieza, sino que está llamado a «arder» por amor; sabe que en la vida no puede conformarse con «vivir al día» o acomodarse en el bienestar, sino que tiene que correr el riesgo de ir mar adentro, renovando cada día el don de sí mismo. Quien confiesa a Jesús se comporta como Pedro y Pablo: lo sigue hasta el final; no hasta un cierto punto sino hasta el final, y lo sigue en su camino, no en nuestros caminos. Su camino es el camino de la vida nueva, de la alegría y de la resurrección, el camino que pasa también por la cruz y la persecución”.

Confesar a Jesús dando testimonio de que sólo Él colma los anhelos más profundos del corazón humano, soportar con paciencia las persecuciones o ninguneos, y dedicarnos a la oración para fortalecer la fe y la esperanza son como las claves de su mensaje. Al acercarnos al recibir este ornamento al final de la Misa, nos saludó a cada uno con cariño y palabras de saludo para las Arquidiócesis encomendadas.

El Palio que recibimos en Roma, lo coloca por primera vez a cada nuevo Arzobispo el Nuncio Apostólico, un obispo representante del Papa en cada país. En nuestra Arquidiócesis de San Juan de Cuyo esto sucederá el próximo viernes 7 de julio a las 20 hs durante la misa en la Iglesia Catedral. Te invito al sumarte con la oración para que mi corazón acompañe esta misión que la Iglesia me encomienda.

Antes de partir a Roma varios me pidieron oraciones particulares por algunas intenciones. Tengan la certeza de que recé por todos esos encargos, por los que llevo en el corazón, por la misión que el Buen Pastor me encomienda en San Juan y en la Pastoral Social, ante las Tumbas de San Pedro, San Juan XXIII, San Juan Pablo II. Aunque no pude acceder estuve también cerca del Beato Pablo VI y de Pío XII, el creador de la Diócesis de Gualeguaychú hace 60 años.

Para todos, mi cariño y bendición.

 

*Arzobispo de San Juan de Cuyo y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.